Se pasa de Chillon


chillonPor León Bravo

Por muchos años nos engañó disfrazando con una sonrisa sus sentimientos de rencor. Por muchos años nos hizo creer que su fe era inquebrantable y que aceptaba a todos, con sus errores y sus defectos, por igual. Por muchos años se escondió en las sombras de la timidez y la sencillez, para hoy salir a atacar con el cuchillo entre los dientes a todos por igual.

La transformación de Javier “Chicharito” Hernández me lleva a reflexionar que en todos estos años, estuvimos tratando con un  hipócrita que nos tomó el pelo a su conveniencia. El delantero mexicano siempre ha recibido pleitesías por parte de los medios de comunicación, que han seguido su carrera desde que inició en Chivas, y hasta su llegada al fútbol alemán.

En los periódicos, noticieros de televisión, programas de radio páginas de Internet, se detallaron los logros y conquistas del Chicharito en Europa.

En su paso por el Manchester United de Inglaterra, en sus actuaciones con el Real Madrid, en sus presentaciones con el Bayer Leverkusen, el joven artillero recibía reconocimientos y elogios por parte de los periodistas y la afición.

Es cierto que en algunos casos, Chicharito llegó a escuchar críticas, por su forma  absurda, cuando desperdiciaba goles que parecían imposibles de fallar. Los señalamientos puntuales a su falta de técnica personal para controlar el balón, para crearse espacios en la cancha, para buscar ser un jugador más completo, eran completamente válidos. A pesar de que siempre ha tenido detractores, y de que ha sido objeto de críticas justificadas, Chicharito era más que venerado por la mayoría de la prensa.

Hace unos meses, Chicharito inició una campaña en contra de todos los medios en español. De su cuenta de Twitter, eliminó a todos los periodistas mexicanos y de habla hispana que trabajan en los Estados Unidos.

El delantero comenzó a dar entrevistas solamente a medios europeos, y a algunos sajones de la Union Americana. Sus entrevistas hoy, solamente las hace en inglés, y bajo ningún concepto habla con reporteros mexicanos.

En una entrevista que ofreció a Univisión la semana pasada, esta vez sí en español porque así le convenía, Chicharito dijo que tomó la decisión de no hablar con los periodistas mexicanos, o con los medios hispanos de Estados Unidos, porque estaba cansado de las críticas hacia él.

En una de sus desafortunadas declaraciones de esa entrevista, Chicharito dijo que él, no juega para agradarle a nadie, más que a  su entrenador y a su familia.

Con esas palabras, el jugador pasó a ofender a todos aquellos aficionados que lo han seguido, y respaldado toda su carrera.

Con esa actitud de soberbia que ahora se carga, Chicharito nos está mostrando su verdadera piel de lobo, que por mucho tiempo escondió haciéndose pasar por un inocente cordero.

A Chicharito ya se le subió el dinero y la fama, a Chicharito ya le da por tratar a la prensa y los aficionados como lo hacen la mayoría de los atletas profesionales, que en su delirio de grandeza terminan por creerse “Dios”.

El joven afable, agradable y amable que conocimos ya no existe.

Ahora Chicharito es uno de esos desmemoriados del deporte, que subestima a sus semejantes olvidándose de los que lo hicieron ídolo.

Chicharito es una estrella más, que se desintegra en la galaxia de la altanería y la soberbia.

0 comments on “Se pasa de Chillon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *