Lo que estamos perdiendo


Por Mariana Martínez 

    Mucho se ha hablado sobre la problemática del tiempo de cruce en la frontera, sobre cómo afecta a los empresarios de San Ysidro, como se ha dejado la  calle Revolución medio vacía y esto aunado a la inseguridad ha afectado al sector médico, a  la maquila e incluso al medio ambiente.

¬†¬†¬† Pero m√°s all√° del dinero que se pierde tal o cual industria de ambos lados de la frontera, ¬Ņqu√© es lo que se est√° perdiendo realmente al limitarse los viajes entre Tijuana y San Diego? ¬ŅQu√© sucede a nuestra regi√≥n al limitarse los intercambios culturales, los grupos voluntarios que cruzaban la frontera o las visitas de estudiantes universitarios?

¬†¬†¬† La reciente Alerta de Viaje emitida por el gobierno de Estados Unidos para ciertas ciudades de M√©xico ‚ÄĒincluyendo Tijuana‚ÄĒ parece ser la √ļltima estocada para el flujo de viajeros por esta frontera parando casi por completo los ya de por si tambaleantes proyectos de intercambio y voluntariado.

    Pocas semanas después de que fuera difundida la alerta, estudiantes de Universidades de California que se encontraban de intercambio en Tijuana tuvieron que regresar a sus universidades sin terminar sus semestres y estudiantes que ya habían sido aprobados para viajar a Tijuana en su semestre de verano, han cancelado su participación en cursos y seminarios.

    El tema fue retomado en la reciente cumbre binacional de alcaldes, en la cual participaron 15 alcaldes de California y Baja California, además el comisionado de Estados Unidos para las Aduanas y Protección Fronteriza, Alan Bersin.

    En la mesa de discusión dedicada a universidades, los participantes  coincidieron en la necesidad de formalizar intercambios de universidades de ambos lados de la frontera, para fortalecer programas derivados de la formalización. Por ejemplo, el caso de las Becas Fullbright o los Programas MEXUS.

¬†¬†¬† Como 3 l√≠deres de la cumbre por el lado americano¬† se eligi√≥ al Dr. James Gerber de la San Diego State University (SDSU) y al Mtro. H√©ctor Vindiola del Departamento de Estado de los USA y por el lado¬† mexicano al Mtro. Sebast√≠an Serra Mart√≠nez de la Universidad Iberoamericana Tijuana, y al Dr. Oscar √Āvila Corrujedo, de la Universidad Rosaritense.

¬†¬†¬† Para Serra, las acciones como la prohibici√≥n de participar en intercambios acad√©micos son una gran p√©rdida para la regi√≥n; no solo las universidades mexicanas se ven limitadas en su vocaci√≥n de brindar una visi√≥n global a sus estudiantes, sino tambi√©n los estudiantes extranjeros se pierden de una experiencia internacional √ļnica, en una edad donde se encuentran generalmente dispuestos y en condiciones de retar sus propios prejuicios.

¬†¬†¬† ‚ÄúCreemos que las acciones tomadas por el sistema Estatal de Universidades de California son exageradas, ya que sus estudiantes no pueden venir a Tijuana, siendo que muchos viven y han vivido toda su vida aqu√≠‚Ķes una gran paradoja‚ÄĚ explica Serra.

¬†¬†¬† Para contrarrestar los efectos de los m√ļltiples factores que limitan el viaje de estudiantes‚ÄĒincluyendo la alerta‚ÄĒ, las universidades de la regi√≥n se han unido con las secretar√≠as de turismo y educaci√≥n de Baja California, para intentar brindar informaci√≥n respecto a las verdaderas condiciones de seguridad en las que se desenvuelven los estudiantes.

¬†¬†¬† Serra admite que por este a√Īo, las posibilidades de intercambio se ven ya muy limitadas, pero conf√≠a en el trabajo realizado por acad√©micos norteamericanos presionando en sus propias instituciones y en la labor de concientizaci√≥n realizada en Tijuana.

¬†¬†¬† ‚ÄúLo m√°s importante es que la situaci√≥n de seguridad siga avanzando, porque si retrocede, olv√≠date‚ÄĚ agrega.¬†

Menos manos, menos conciencias

¬†¬†¬† Cristina Ayala es coordinadora de proyectos comunitarios de Los Ni√Īos; un organismo sin fines de lucro dedicado al desarrollo comu-nitario y la construcci√≥n de infraestructura en escuelas.

¬†¬†¬† El modelo participativo incluye una inversi√≥n de la comunidad apoyada y el trabajo voluntario de grupos de estudiantes universitarios provenientes de Estados Unidos. Hasta hace poco ten√≠an un promedio de 30 grupos de estudiantes cada a√Īo, es decir 600 estudiantes universitarios que visitaban Tijuana para donar su trabajo en la construcci√≥n de aulas, casas, canchas, explanadas en comunidades con una gran necesidad de ayuda.

¬†¬†¬† Seg√ļn explica Ayala, el modelo que manejan crea una cadena virtuosa en la que se beneficia a una comunidad organizada, se crea una derrama econ√≥mica en la zona,¬† crea infraestructura, fortalecen relaciones sociales.

¬†¬†¬† ‚ÄúPero sobre todo enfrenta a Mexicanos y estadounidenses cara a cara; los norte-americanos se sorprenden de la voluntad y el aplomo de los mexicanos y los mexicanos aprenden mucho del sentido de justicia social que tienen los estudiantes‚ÄĚ agrega.

¬†¬†¬† Ahora, la interacci√≥n se ha reducido al m√≠nimo y Los Ni√Īos ha tenido que buscar otros grupos voluntarios para subsanar las necesidades de las comunidades donde trabaja.

¬†¬† ‚ÄúVemos todo como una oportunidad, ahora nos estamos acercando a universidades locales y empresas, pero esperamos que pronto esto pase y vuelva a haber el intercambio tan rico que hab√≠amos logrado con tantos a√Īos de trabajo y cercan√≠a con nuestros vecinos‚ÄĚ.

0 comments on “Lo que estamos perdiendo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Latest Tweets