Stories

Un Vistazo a WE Boutique Shop

November 22, 2018

Por Marielena Castellanos

Alma Rosa Sandoval sonríe cuando recuerda haber venido a los Estados Unidos de Chihuahua, México cuando tenía 23 años. La madre de tres hijos adultos trabaja medio tiempo y gana un salario mínimo cuidando personas mayores, pero sueña con tener su propio negocio.

“Siempre ha estado en mí”, dice. “Yo quiero crecer como persona, quisiera seguir adelante, valerme por mi misma porque soy sobreviviente del cáncer”.

El año pasado, Sandoval no estaba pensando en sus sueños y explicó sus pensamientos cuando supo que tenía cáncer: “¿Es mejor dejar las cosas aquí, no continuar o continuar? Uno tiene muchos pensamientos cuando te dicen que tienes cáncer, “¿Qué voy a hacer porque mi vida se va hacer más difícil? Tu mente se nubla, ” agregó sus hijas la motivaron para seguir adelante.

“Aparte de que uno está peleando por la vida, se está viendo uno al espejo perdiendo todo el pelo, todas las cejas, piensas en el futuro, si vas a poder sobrevivir, si tienes la fuerza para seguir trabajando, cubrir tus gastos. Son muchas cosas que se te vienen a la mente. Es muy difícil “.

Un año después, Sandoval es sobreviviente de cáncer y una de varias mujeres en una clase de Grupo de Ahorros dirigida por Project Concern International (PCI), organización sin fines de lucro con sede en San Diego, con la Iniciativa Mujeres Empoderadas, un programa de empoderamiento social y económico para mujeres que han sido excluidas de participar activamente en sus comunidades.

Durante aproximadamente 18 a 24 meses, los estudiantes de la clase de Grupo de Ahorros como Sandoval tendrán la oportunidad de aprender cómo crear su propio capital social y financiero sin aportes externos o apoyo a largo plazo. La clase es gratuita y está abierta a mujeres de todos los orígenes socioeconómicos.

“A uno le gustaría dedicar más tiempo a su educación, pero cuando tienes que trabajar, es decidir entre pagar tus biles o hacer lo que tu quieres”, dice Sandoval sobre los obstáculos.

Sandoval quien dijo que no le gusta depender de los demás, ha trabajado en la limpieza de casas, en las tiendas antes de estudiar para convertirse en asistente médica y más tarde como enfermera certificada auxiliar. Ella eligió ese camino porque le gusta ayudar a la gente y quería estudiar más, pero debido a sus finanzas tuvo que dedicar todo su tiempo al trabajo.

Dentro de la clase de Sandoval hay muchas mujeres que vienen de México, una que vino de Colombia y dos estudiantes con niños recién nacidos.

“Cada uno de ustedes es responsable de saber cuánto dinero tiene, Sandra Martínez, la gerente del programa Women Empowered Program con PCI y también dirige la clase, le dice a sus alumnos.

Martínez explica que algunas de las mujeres fueron educadas en otros países, pero sus credenciales no son válidas en los Estados Unidos. Otras no han tenido esas oportunidades educativas, pero todas están interesadas en dirigir un negocio y desean saber cuáles son las leyes estadounidenses y cómo navegar con éxito la creación de un nuevo negocio.

Martínez, quien ha estado con PCI por cuatro años y tiene experiencia en economía, explicó por qué trabaja en el campo de las microfinanzas: “Creo que ayudar a los microempresarios a ser empresarios exitosos es una manera de ayudar a las personas a salir de la pobreza”.

Contabilidad, la creación de un plan de negocios, mercadeo en línea y administración de créditos son algunos de los temas que los estudiantes aprenderán.

Martínez les dice a sus alumnas: “Se requiere valentía para expresar lo que sentimos. Muchas veces nos preocupamos de lo que pensarán los demás, pero muchas veces lo que piensa uno los demás lo guardan dentro. No es aceptable que tengan dudas y que se vayan a casa con la duda porque la duda va a crear resentimiento y conflicto. Es importante que se expresen y aprendan eso aquí “, dijo Martínez durante una discusión sobre cuánto ha ganado cada estudiante. Los registros contables son mantenidos por compañeras de clase, algunas de las cuales no tenían entrenamiento contable previa.

Junto a la clase de Grupo de Ahorros hay otra sala para WE Boutique o Women Empowered Boutique en City Heights ubicada en el lado sur de la calle 43 y University Avenue, donde se puede encontrar productos hechos a mano, un lugar ideal para aquellos que prefieren las cosas que no se producen en masa. Incluye una cafetería dirigida por una chef capacitada que ha trabajado en Nueva York y en varias otras empresas. Cada negocio es el sueño realizado por una ex alumna de la clase de grupo de ahorro.

La tienda es parte de la incubadora de aprendizaje de microempresas PCI en el Camino de Generación de Riqueza de PCI, donde las mujeres de comunidades marginadas tienen la oportunidad de dirigir una pequeña empresa.

En el interior hay más que productos de alta calidad.

Mayra Mache es propietaria de El Taller de Mi Tatis, que vende bolsas de mano de uso múltiple, cada una de ellas hecha por la familia de Mache, y incluye su hija y su nieto. Su sonrisa y amabilidad harán que cualquiera se sienta como en casa.

Las bolsas están hechas para hombres y mujeres. Incluyen una toalla adjunta o una cobija adjunta, y cuando se voltean hacia atrás se convierten en una toalla o cobija completa. Algunos están pintados a mano. Mache dijo que la idea se le ocurrió durante varios viajes familiares a la playa y a alguien se le olvidó traer su toalla.

El orgullo en la voz de Mache también se puede sentir, “Hemos estado aquí durante un año. El proceso para hacer las bolsas no es fácil. Nos lleva mucho tiempo “.

Mache dijo que todo lo relacionado con la clase del Grupo de Ahorros la ayudó, incluso cómo agregar el costo de su trabajo.

Jessyka Lizarraga es comerciante de Tienda Lunar, que vende productos naturales que incluyen máscaras faciales, aceites esenciales, una copa menstrual de silicona de grado médico, cuarzos, y joyas de cuarzo, que se cree que tienen propiedades metafísicas y también promueven la liberación de negatividad y estimulación de pensamientos positivos.

Lizarraga se mudó a San Diego desde Tijuana hace ocho años y ya era comerciante. Los programas de PCI la ayudaron a aprender los requisitos para los comerciantes en los EE. UU.

Ella es una experta en salud y de todo lo que es holístico, ha estudiado terapia holística, aromaterapia y también es una Doula capacitada y puede ayudar a las mujeres durante el parto. Lizarraga se enfoca en una meta más grande que solo hacer ventas: “Lo que vendo es holístico, pero quiero enseñar a las personas cómo hacer estos productos en sus casas. Estamos consumiendo a lo loco y tirando mucha basura. También estamos usando demasiados químicos en nuestros cuerpos que provocan imbalances hormonales “.

De vuelta en la clase, Martínez les dice a sus estudiantes, “El ímpetus que tienen no lo he visto. Van a llegar lejos ”. Las mujeres ya han organizado actividades para recaudar fondos sin el entrenamiento.

Sandoval, que trabaja con personas en hospicio, habla sobre cómo disfruta ayudar a las personas, y visualiza un negocio en el que puede ayudar a otros. “Siempre he estado en mí, eso es lo que me gusta hacer”, explicó.

A pesar de los desafíos antes de Sandoval, ella planea seguir yendo a la clase.

“Hay miedo. Es algo en tu mente. Veremos que pasa. Es algo que siempre he querido. Ahorita con la vida que Dios quiere darme, este es mi sueño. Yo se que uno tiene que trabajar duro, pero voy a tratar. Soy luchadora “, dijo Sandoval.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com