Editorial, SPORTS

Traicioneros de Profesión

June 11, 2018

Por León Bravo

Esta conversación se desarrolla entre un hombre y su esposa, una ejecutiva de una empresa muy importante que se encuentra de viaje en el exterior por cuestiones de trabajo.

Esposo: ¿Hola cariño, cómo te fue hoy?

Esposa: Bien, mucho trabajo, ya sabes. Ahora me preparo para irme a descansar al hotel porque mañana tengo un día muy importante, tengo que hacer la presentación financiera de la empresa.

Esposo: Muy bien, descansa. Te quiero mucho, nos hablamos mañana.

Bajo ese entendido, el hombre se va a dormir tranquilo, pero contrario a lo que dijo, la mujer se va de fiesta.

A la profesionista no le importó ser una madre casada, y tras rentar una casa privada en una lujosa zona habitacional, invitó a siete de sus amigas a la reunión.

A la residencia donde la mujer organizó la fiesta, llegaron 30 hombres muy bien parecidos que trabajan como modelos y acompañantes profesionales.

Tras pasar toda la noche divirtiéndose a golpe de tragos de alcohol, caricias y besos, las mujeres se presentan al día siguiente a trabajar.

El problema para las damas, todas ellas casadas o con novios, es que alguien les tomó fotos indiscretas en el momento en que se metían entre los brazos de los hombres que contrataron para que las hicieran felices por una noche.

Al enterarse de los hechos, y ver las fotografías de su mujer con otros hombres, el esposo de la organizadora de la fiesta enfureció y le advirtió a su pareja que su relación está en peligro de romperse para siempre.

Ante la pena, la vergüenza y el temor de perder a su familia, la ejecutiva pierde la concentración y eso la lleva a fracasar el día en que le tocaba hacer la presentación más importante de su carrera profesional.

Quise hacer este recuento imaginativo para que nos pongamos en el lugar de las esposa y novias de los integrantes de la selección mexicana que fueron descubiertos haciendo lo mismo que la ficticia mujer ejecutiva.

Después del partido amistoso ante Escocia, el 2 junio pasado en el Estadio Azteca, ocho seleccionados mexicanos organizaron un bacanal.

En una casa de la colonia más lujosa de Ciudad de México, los futbolistas hicieron ingresar a 30 edecanes o escorts, como se les dice ahora a las mujeres que venden sus besos y caricias.

Al ser descubiertos, los jugadores de la selección mexicana dejaron muy en claro que poco les interesa el Mundial en el que están a punto de debutar.

Peor aún, los mozalbetes dejaron muy en claro que no tienen el mínimo respeto por sus esposas, novias o hijos.
Los mismos jugadores que fueron sorprendidos en la casa de las Lomas de Chapultepec, son los que nos querían vender el cuento de que México está para ser campeón del mundo.

Estos hipócritas, son los mismos que supuestamente integran la mejor generación de mexicanos que nunca jamás hayan formado una selección de futbol.

Más allá de que todos ellos terminaron por ser jugadores sobrevalorados que actúan en equipos mediocres, estos hombres son unos engreídos carentes de cualquier valor moral primordial.

Ninguna hazaña heroica que estos jugadores consigan realizar en la cancha podrá borrar la vergüenza que le han hecho pasar a sus familias.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com