Editorial, SPORTS

Extorsión

April 30, 2018

Por León Bravo

Mal hizo Vergara en aceptar la presión de sus estrellitas bien pagadas para darles premios por ganar títulos.

¿Cuántas veces en tu vida laboral se te ha ocurrido entrar a la oficina de tu jefe por exigirle un bono monetario por el buen trabajo que has desarrollado?

“Jefe, todo el año llegué a tiempo y no falté ningún día por enfermedad. ¿No cree que merezco una compensación por eso?”

“Jefe, ya terminé el reporte que me encargó. De hecho, lo terminé una semana antes de lo que se suponía. ¿No cree que merezco un bono por eso?”

“Jefe, con mis ideas de promoción, los productos de la empresa se están vendiendo mejor que nunca. ¿No cree que merezco un premio por eso?”

En el mundo real, los premios al trabajo bien hecho no existen.

Ninguna empresa compensa a sus empleados por la labor para la que fueron contratados y por la cual perciben un sueldo previamente pactado entre ambas partes.

Lo que sí sucede a menudo en el mundo real, es reestructurar los sueldos de aquellos elementos que con su trabajo y esfuerzo se han convertido en una fuerza positiva dentro de la compañía.

Un buen elemento siempre será bienvenido y bien compensado en cualquier oficina, hospital, periódico, almacén, fábrica o donde sea que trabaje.

En el mundo de fantasía en la que viven los futbolistas, entregar buenas cuentas a sus jefes y a la afición equivale, según ellos, a que les otorguen un jugoso premio económico además del fenomenal salario que reciben.

Los jugadores de Chivas de Guadalajara, de los mejores pagados en toda la Liga MX, están enojados porque su jefe no les ha entregado premios por haber hecho bien las cosas.

Claro que de eso ya pasó mucho tiempo, porque en la actualidad, el cuadro tapatío es un verdadero desatare, y más que premios, merecen que les rebajen el salario.

Los jugadores de Chivas reclaman que hace un año pactaron con Jorge Vergara la cantidad de cinco millones de dólares si el equipo salía campeón del torneo de Copa y campeón de Liga.

Para dicha de los seguidores del Rebaño Sagrado, el histórico doblete se hizo realidad y pudieron gozar una etapa llena de triunfos importantes.

Por haber cumplido con su obligación, los jugadores de Chivas esperaban ansiosos el gran premio que habían pactado con su jefe.

Los negocios de Vergara no han ido muy bien que digamos y es por eso que el empresario no ha podido juntar el dinero para recompensar a sus empleados.

Ante esa situación, los integrantes del cuadro rojiblanco han estado denunciando en las redes sociales el incumplimiento de su jefe.

Mal hizo Vergara en aceptar la presión de sus estrellitas bien pagadas para darles premios por ganar títulos.

A final de cuentas, el objetivo de la empresa, en este caso Chivas, es ganar títulos, y la obligación de sus empleados, en este caso los jugadores, es ganar partidos de futbol.

No había necesidad alguna, por parte de Vergara, de regalarle cinco millones de dólares a sus ya de por si sobrevalorados empleados del balón.

Tampoco había ninguna necesidad por la que los futbolistas exigieran un premio por hacer bien su trabajo.

La idea de pedir compensación por hacer el trabajo para el que fueron contratados es, a mi punto de vista, una vil, llanera y mera extorsión.

A propósito: Jefe, entregué mi columna a tiempo para que saliera publicada en el periódico de hoy. ¿No cree que me merezco un premio por eso?

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com