Editorial, SPORTS

Cuidado con el Bravucón

August 27, 2018

Por León Bravo

Suelen ser mal pagados, enfrentan largas jornadas de trabajo y descansar los fines de semana es un lujo que no conocen.

Su incansable actividad los lleva a mal pasarse, a comer algo rápido en la calle, a pasar la mayor parte del día fuera de casa, a sacrificar la convivencia en familia.

Durante sus asignaciones deben soportar las inclemencias del clima desafiando sol, lluvia, viento, nieve o hielo para cumplir con su labor.

Entre ellos suelen respaldarse, apoyarse y ayudarse, porque solamente ellos entienden lo complicado que es ejercer la profesión que escogieron desarrollar.

El que tiene la suerte de poseer un automóvil suele darle el típico aventón al resto de sus colegas, que curiosamente, son su competencia directa.

Al que se le descompuso la computadora, la grabadora o la cámara en el peor de los momentos, siempre encuentra la bondadosa cooperación de alguno de sus compañeros que le ayuda a cumplir a tiempo con la entrega de su material.

Son hombres y jefes de familia, son mujeres que cuidan de sus hijos, son seres inquebrantables.

A pesar de todos los sacrificios que hacen, de todo el profesionalismo que demuestran, de toda la pasión que le imprimen a su labor, los periodistas deportivos de México son despreciados y maltratados.

Muchos han sido los desplantes públicos escenificados por jugadores o entrenadores que demuestran el menosprecio que sienten por los verdaderos profesionales de la comunicación.

El arranque de intolerancia y patanería protagonizado hace un par de semanas por Ricardo “Tuca” Ferretti fue el más claro ejemplo del poco respeto que se le tiene a los reporteros deportivos en México.

El técnico de Tigres, que en muchas ocasiones ha abusado verbalmente de los comunicadores, volvió a hacer de las suyas.

En esta ocasión, Ferretti explotó en una conferencia de prensa cuando un reportero se encontraba hablando mientras un colega hacía una pregunta el entrenador.

“Voy a esperar a que aquel idiota termine de hablar para poder contestarte”, gruñó el técnico felino.

La prepotencia de Ferretti hacia los periodistas que cubren sus conferencias de prensa, en su mayoría jóvenes y con poca experiencia, suele ser el sello característico de este brasileño que en México amasó fama y una fortuna millonaria.

Al técnico de Tigres lo están buscando para que interinamente se haga cargo de la selección mexicana y después tratar de convencerlo para que siga en el cargo hasta el Mundial de Qatar 2022.

Sus logros como estratega le merecen la consideración de convertirse en el próximo timonel del Tri, pero por su larga historia de abuso a los reporteros, Ferretti no merece llevar el escudo mexicano ceñido al corazón.

A Miguel Herrera le costó el puesto de entrenador de la selección mexicana por agredir físicamente a un comentarista de televisión.

Llamar idiota a un reportero, equivale a mi parecer, a una agresión igual de artera, brutal y desleal que darle un golpe.

Los periodistas, los que nos dedicamos en cuerpo y alma a esta profesión, debemos oponernos a que el técnico de la selección mexicano sea un energúmeno que no sabe respetar a los demás.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com