Origen sandieguino, orgullo dominicano

March 29, 2013

Featured

Por Pablo J. Sáinz

Creciendo en San Diego, casi todo el tiempo Felix Sanchez era la única persona de origen dominicano en cualquier lugar. Aún más, la gente asumía que ni siquiera era latino, por su piel negra.

“Yo hablaba en español y la gente decía, ‘¿Hablas español? No pareces latino, eres negro,’”, dice Sanchez, desde su casa en Los Angeles. “Yo les decía, ‘Por supuesto que hablo español, ¡soy dominicano!’ ‘¿Eres qué? ¿Eso es como puertorriqueño o algo así?’”

El único lugar donde en verdad podía apreciar sus raíces dominicanas era en su hogar. Es por eso que, cuando estaba listo para competir en atletismo, decidió representar al país de origen de sus padres, la Republica Dominicana, aunque él nació en Nueva York y creció en San Diego.

“Era mi manera de llenar ese deseo de las cosas dominicanas”, dijo Sanchez.

Por esa decisión no solo encontró su camino de regreso a sus raíces, pero en el 2004 Sanchez le dio a la isla caribeña su primera medalla olímpica, después de ganar la medalla de oro en la carrera de obstáculos de 400 metros en Atenas.

De manera instantánea se convirtió en un héroe nacional en la Republica Dominicana y en una inspiración para una nueva generación de jóvenes cuya única opción deportiva en el pasado era el beisbol o el basquetbol.

“Hubiera ganado más dinero compitiendo para los Estados Unidos, pero el sentimiento de hacer la diferencia, de ser un modelo a seguir para tantos niños, no se puede comparar, es algo que el dinero no puede comprar”, dijo Sanchez, quien vivió en Chula Vista y asistió a la University City High School y San Diego Mesa College, antes de mudarse a la University of Southern California.

Sanchez dijo que visita seguido San Diego. Uno de sus mejores amigos es el ex-Charger y paisano dominicano Luis Castillo, con quien pasará el Domingo de Pascua en San Diego.

Dos semanas antes de cumplir los 35 años, Sanchez sorpresivamente ganó la medalla de oro en la carrera de obstáculos de 400 metros en Londres, repitiendo su logro de Atenas 2004. Debido a este gran logro, ganó el premio Laureus por Atleta del Año que regresó al estrellato este mes en Brasil.

“El atletismo es un deporte donde triunfas joven y te jubilas o de plano tienes una carrera muy corta”, dijo. “Cuando empecé solo quería ganar una medalla, no importaba de que color fuera. Ganar dos medallas de oro es más que un sueño, es muy especial”.

Be Sociable, Share!

No comments yet.

Leave a Reply