Niños Que Migran a EE.UU. Sin Padres

Por Katia Lopez-Hodoyan
U.S. Agents Take Undocumented Immigrants Into Custody Near Tex-Mex Border
Imágenes de niños caminando por el desierto, intentando llegar a los Estados Unidos le dieron la vuelta al mundo en el 2014, sobre todo porque se trataba de menores que llegaron al país sin sus padres. Los medios de comunicación le dieron una amplia cobertura al tema, mientras expertos y políticos analizaron el tema de inicio a fin. Sin embargo, dos años después, el tema sigue vigente y los niños siguen cruzando solos.

Según el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza, en el año fiscal del 2016, un total de 606 menores que cruzaron la frontera sin sus padres, fueron detenidos en el Condado de San Diego. Esta cifra marca un aumento, ya que en el 2015 se registraron 396 detenciones localmente.

A nivel nacional, la Ciudad de San Diego, tiene uno de los índices más bajos de detenciones de niños migrantes que cruzan la frontera sin sus padres. En el área del Río Grande, que incluye territorio en Texas y Nuevo México, un total de 13,946 menores fueron detenidos ese mismo año fiscal a lo largo de la frontera, entre Estados Unidos y México,  un total de 23, 553 niños fueron detenidos tan solo en un año. (El año fiscal se registra del 1ro de octubre, 2015 al 29 de febrero, 2016).

La pregunta que surge es: Qué les depara a estos niños tras ser detenidos?. Lo primero es que agentes fronterizos llenan los formularios indicados para procesar el caso. Después los menores son asignados a un centro para  inmigrantes menores. En el Condado de San Diego existen dos centros para inmigrantes menores. Uno, está localizado en  El Cajón y cuenta con 11 camas, el otro se encuentra en Lemon Grove y tiene la capacidad para recibir a 14 menores. Ambos centros son de Southwest Key Programs, una organización sin ánimo de lucro, contratada por el Gobierno Federal para cuidar temporalmente a los menores. La estancia generalmente es de un mes, mientras autoridades buscan dar con los padres de los niños, o con algun familiar que quizás ya viva en los Estados Unidos. La mayoría de los menores son originarios de Centroamérica, donde la violencia es una realidad social, pero a pesar de hacer el recorrido peligroso desde El Salvador, Honduras o Guatemala, los menores seguido enfrentan la deportación.

Según Southwest Key Programs, los centros son “auto-suficientes, ofreciendo vivienda, comida, cuidado de la salud, recreación y apoyo legal para los niños”.
A pesar de que el Gobierno Federal, asume todos los gastos de estos servicios, no siempre es fácil el que sean recibidos en ciertos vecindarios, sobre todo porque  la inmigración sigue siendo un tema que divide al país.

En octubre del 2014, la Ciudad de Escondido, consideró el tener un centro para inmigrantes menores, pero el cabildo rechazó la propuesta. El centro hubiera recibido  aproximadamente 100 niños inmigrantes. Los recursos de estos centros dependen de estado a estado, por ello, un menor que es detenido en Texas, podría ser asignado a un centro en Arizona o California.

El concepto de estos centros para menores es relativamente nuevo. Hace aproximadamente 20 años, cuando niños inmigrantes eran detenidos sin sus padres, los menores se quedaban en centros de detención del gobierno, mientras se procesaba su caso migratorio. Se sometió una demanda y la Corte Suprema de los

Estados Unidos, declaró que tales condiciones eran inaceptables. Como requisito, se le exigió al Gobierno Federal proveer un centro con condiciones más humanitarias.

Ahora el tema también ha surgido en las elecciones presidenciales. Mientras candidatos republicanos apoyan el que se termine el muro fronterizo, y se incremente la seguridad, son los candidatos demócratas, quienes cuentan con estrategias muy diferentes de cómo lidiar con el tema.
Durante un debate televisivo en Milwaukee, el Senador Bernie Sanders, destacó que Hillary Clinton apoyó la deportación de menores, cuando surgió el tema a nivel internacional.
“Si  me equivoco” comentó  Sanders, “creo que cuando vimos a niños escapar  en aquellas condiciones terriblemente violentas, desde Honduras o países vecinos, la gente intentaba huir de la violencia que provoca el narcotráfico. Yo consideré que era una buena idea, el dejar que estos niños se quedaran en el país. Esto es algo con lo que usted no estuvo de acuerdo”.
Clinton defendió su récord, señalando que el no ponerle freno a la inmigración de menores, podría provocar un efecto dominó. Al apoyar su deportación, añadió, se les envía un mensaje claro a los padres de estos niños,  un mensaje que recalca que el mandar a sus hijos a los Estados Unidos, conlleva un recorrido que aparte de peligroso, podría ser mortal.
El hecho es que la administración de Obama, hizo un gran esfuerzo para enviar un mensaje claro. Dijo Clinton:  “Sabemos que muchos de estos niños enfrentan abuso cuando intentan cruzar la frontera”.
Según la publicación del New York Times, el presidente Obama aprobó un plan, donde estos menores de Centroamérica, podrían solicitar quedarse en el país como refugiados bajo ciertas condiciones.
Mientras las primarias presidenciales siguen adelante, el tema seguramente se analizará una y otra vez, a nivel nacional. Sobre todo ya que a pesar de las promesas de un partido u otro, las estadísticas muestran que niños siguen cruzando la frontera, sin sus padres…arriesgándolo todo, bajo la esperanza de llegar a los Estados Unidos.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *