Featured

La Esperanza Crece Para Las Víctimas del Abuso en San Diego

May 31, 2018

Por Marielena Castellanos

Hace ocho años, Lisbet Pérez llamó a la policía por segunda vez. Pérez no tenía idea de lo que sucedería, en lo único que podía pensar era en proteger a sus hijos de su abusivo padre.

El agente de policía le dijo que tenía que ir al el Centro de Justicia Familiar de San Diego para obtener una orden de restricción. Pérez fue al centro al día siguiente.

“En ese momento, no tenía idea de nada, pero me asignaron a un defensor muy compasivo que me dijo que todo iba a estar bien, y un detective que miró mi archivo y me dijo que estaba en peligro y necesitaba obtener fuera “, dijo Pérez.

Pérez, quien vivía en el país ilegalmente en ese momento, recordó que esa reunión cambió su vida.

A partir de ese día, el Centro de Justicia Familiar de San Diego se convirtió en su segundo hogar, y casi como su casa principal porque pasó tanto tiempo allí.

La historia de Pérez es parecida a muchas otras.

Yvette Lopez-Cooper, directora ejecutiva del Centro de Justicia Familiar de San Diego, explicó que un gran número de personas que vienen al centro son de origen hispano. Pero Pérez era diferente en que ella se adelantó para salir de las manos de su abusador. López-Cooper, quien también es una abogada de inmigración, agregó que muchos en la comunidad latina temen reportar crímenes, pero señaló que una comunidad es más segura cuando todos denuncian un crimen.

El Centro de Justicia Familiar de San Diego, el cual lleva ya 15 años de servicio, tiene la práctica de no preguntar sobre el estatus migratorio de ninguna persona que necesita ayuda.

Pérez dijo al principio que estaba preocupada de que su situación legal fuera un obstáculo, pero en cambio se encontró sintiéndose segura y aceptada. Ella también recibió ayuda en el centro para obtener una visa U, una visa de estatus no inmigrante destinada a ciertas víctimas de delitos en los Estados Unidos, y una visa VAWA, que otorga residencia permanente para cónyuges maltratados.

Pérez también es uno de los miles que han caminado por las puertas del Centro de Justicia Familiar de San Diego, donde hay varias agencias y servicios en una sola instalación, lo que permite a las víctimas y sobrevivientes obtener todos los servicios que necesitan bajo un mismo techo. Anteriormente, una víctima tenía que hacer visitas por separado a todos los proveedores de servicios, y estos se encontraban en todo San Diego.

Los servicios no son solo para víctimas de abuso doméstico, sino también para aquellos afectados por abuso sexual, violencia familiar, abuso infantil, abuso de ancianos y tráfico de personas. Los sobrevivientes declaran públicamente que hace una gran diferencia ir a un lugar para obtener ayuda con asuntos de divorcio y custodia infantil, conseguir alimentos, reunirse con defensores y terapeutas, reunirse con detectives y fiscales de la policía para obtener ayuda para encontrar un trabajo, actividades para niños para sanar y divertirse y una gran variedad de otras formas de asistencia.

En 2002, el entonces Fiscal Municipal de San Diego Casey Gwinn y su viceadministrador, Gael Strack, abrieron el Centro de Justicia Familiar de San Diego.

Gwinn apareció en el programa de televisión de Oprah Winfrey en 2003 y habló sobre cómo tener servicios en un solo lugar puede salvar vidas. Poco después, el presidente George W. Bush financió la creación de 16 nuevos Centros de Justicia Familiar en todo el país, todos basados en el modelo de San Diego.

Gwinn y Strack ahora viajan por el país y el mundo para enseñar cómo crear el programa en sus comunidades. Más de 140 Centros de Justicia Familiar están en operación en todo Estados Unidos y en otros países del mundo.

Esta semana, se llevó a cabo una sesión de planificación estratégica en el Centro de Convenciones de San Diego con más de 100 personas de organizaciones comunitarias, médicas, militares, policiales y gubernamentales para planificar el futuro del Centro de Justicia Familiar de San Diego y mejorar los servicios ofrecidos en este primer Centro en el mundo.

Actualmente dentro del organismo se están considerando varias ideas, como expandir cobertura a todo el condado y ofrecer más viviendas para sobrevivientes. También hubo conversaciones sobre ayudar a los delincuentes, quienes a menudo son víctimas de abuso ellos mismos.

López-Cooper dijo que el evento fue organizado por la Fiscalía Municipal de la Ciudad de San Diego, bajo el liderazgo de Mara Elliott, quien estuvo en la sesión. También asistieron el Alcalde de San Diego Kevin Faulconer, la Fiscal del Condado Summer Stephan y el Regidor de Chris Cate.

Durante la sesión de visión de elaboración, Casey Gwinn, presidente de la Alianza por la Esperanza Internacional, habló sobre la esperanza y su importancia para establecer objetivos futuros para ayudar a las víctimas de abuso.

“Uno de nuestros retos en el futuro, todo lo que hagamos, el Centro de Justicia Familiar lo queremos medir, queremos medir la esperanza, la resiliencia y la inteligencia social y emocional. Queremos saber, lo que estamos haciendo no son solo más órdenes de restricción, o más casos criminales, o más llamados de ayuda, eso no es lo que queremos. Queremos que las personas encuentren la esperanza, y queremos que encuéntren la resiliencia, y queremos poder demostrarlo en nuestro proceso “, dijo Gwinn.

Pérez, quien ahora trabaja con la Fiscalía como navegador de recursos para víctimas de comunidades in hogar, dijo que el Centro de Justicia Familiar de San Diego salvó su vida y la de sus hijos, y continúa involucrada con la organización.

“Estoy agradecida por todo lo que hicieron por mí y también quiero devolver algo. No sabía que solo compartir mi historia podría hacer la diferencia”, dijo Pérez.

Be Sociable, Share!

Comments

No comments yet.

Leave a Reply