Featured

Empeoran las Diferencias Raciales Bajo la Presidencia Actual

April 16, 2019

Por Manuel Ocaño

La señora Adela dice que a su hija una compañeritas la ofendieron al corearle con burla que el presidente Donald Trump va a construir el muro.

“¿Qué necesidad hay de eso? Mi niña es americana (estadunidense)”, dice la madre de familia. “Ni modo de protestar, me echo encima a las otras mamás en la escuela”.

Adela es inmigrante legal de Veracruz y vive en National City, donde dice que en los últimos dos años ha visto un incremento en actos de discriminación, especialmente en el transporte público.

“Antes, hasta hace unos años, no era así; ahora por cualquier cosa se gritan, se ofenden por diferencias de razas, y lo que he visto más es que la gente americana (anglosajones) que es pobre siempre anda como molesta, como enojada”, platica la señora de 34 años.

Algunos de sus peores temores también los ha visto en el transporte: personas que amenazan o de hecho llaman por teléfono celular a autoridades de migración, como una forma de sometimiento o de amedrentar a otros.

Dice que hasta ahora no ha visto que alguna de esas llamadas efectivamente termine en arresto de alguien, pero siempre es motivo de su preocupación y le resulta indignante.

“Por mi niña y mi esposo, me quedo callada, pero hay veces en que se ve claro injusticias, hasta porque alguien habla español o tagalo (filipino)”, comenta.

La percepción de la señora está bastante compartida actualmente en el país, de acuerdo con una nueva encuesta del Centro de Investigaciones Pew.

El análisis dice que la mayoría de quienes viven en Estados Unidos ha sentido discriminación durante la presidencia de Donald Trump, pero unos grupos la experimentan más que otros.

Han experimentado discriminación el 76 por ciento de los afroamericanos, el 75 por ciento de los asiáticos y el 58 por ciento de los latinos. En contraste solo el 33 por ciento de los anglosajones o blancos respondió al Pew que ha sido objeto de discriminación.

Más de la mitad de todos los estadunidenses consultados (el 56 por ciento) opina que, durante la presidencia de Trump, la división étnica y la confrontación han aumentado.

La influencia del presidente estriba en que, por ejemplo, se niega a condenar a supremacistas blancos y a ofender a inmigrantes que no sean europeos y incluso a países enteros.

El 45 por ciento de los consultados respondió que percibe que los estadounidenses anglosajones ofenden y amenazan con mayor facilidad.

Como resultado, no hay semana en que la redes sociales carezcan de ejemplos en video sobre actos de discriminación en tiendas de autoservicios, transporte público, en las calles o en estacionamientos, entre otros sitios concurridos.

Desde una detención a dos mujeres estadounidenses de nacimiento porque hablaban en español, a una dependiente de gasolinería en California que exige a una cliente a quien ofende abiertamente que enseñe su acta de nacimiento, los ejemplos se multiplican.

También los actos de daños a propiedades por diferencias religiosas.

El Centro Legal Sureño para la Pobreza (SPLC) informó en su reporte fe inteligencia que una proyección de la Oficina del Censo que asegura que para el año 2044 los anglosajones ya no serán la mayoría estadunidense para exacerbar el antagonismo de anglosajones.

En los últimos cuatro años, los “grupos de odio”, basados en diferencias étnicas, o formados contra algún grupo étnico, sexual o religioso en particular, aumentaron en 30 por ciento, de acuerdo con el SPLC.

Entre los años 2010 y 2012, al parecer en relación con efectos de la que inició con la crisis hipotecaria, hubo un aumento en el número de organizaciones de odio, desde Ku Klux Klan, a Neonazis, pero el actual incremento nada tiene que ver con la situación de la economía, es básicamente racial.

En acción, el aumento a 1.020 grupos de odio se traduce en más tiroteos y atentados a sinagogas, mezquitas, centros de control de la natalidad, culturales e incluso a instituciones educativas.

Benjamín Prado, un dirigente de Unión del Barrio en San Diego e investigador del Comité de Servicios Amigos Americanos, dice que mientras todos los grupos étnicos han tenido que enfrentar medidas discriminatorias durante la administración Trump, los latinos e inmigrantes latinoamericanos llevan la peor parte.

“Creímos que habíamos visto algo de lo peor cuando esta administración desconoció mecanismos internacionales de protección a refugiados, los separó de madres e hijos y puso a los menores en jaulas, pero ahora lo que vemos es un intento por institucionalizar la discriminación y el racismo contra nuestras comunidades latinas”, dijo Prado.

La exsecretaria de Seguridad, Kirstjen Nielsen, quien puso en práctica las medidas más severas contra la migración, como “cero tolerancia”, dejó el puesto porque el presidente Trump exige que el cargo lo ocupe alguien dispuesto a ser más drástico.

Este miércoles, el portal Político en Washington, informó que la administración Trump ahora busca entre organizaciones antiinmigrantes para cubrir puestos en Seguridad Interior y sus dependencias a cargo de controlar la migración.

“Se podría pensar que tiene que ver con un intento de reelección del presidente en el 2020, pero en realidad va más allá; es un proyecto de control racial a todos los niveles”, opinó Prado.

Be Sociable, Share!
Be Sociable, Share!
  • www.portofsandiego.org

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.portofsandiego.org