Featured

Desde El Salvador Hasta Tijuana

November 20, 2018

Integrante de la Caravana Migrante Comparte su Historia

Por Mario A. Cortez

Fátima Del Carmen Castro

El sonido de los pasos de Fátima Del Carmen Castro sobre el malecón de Playas de Tijuana se pierde entre requintos de conjuntos norteños y las olas que azotan la arena. Aún después de haber recorrido las geografías de tres países, ella sigue caminando, buscando ganarse la vida dignamente vendiendo brochetas de camarón asado mientras espera exponer su petición de asilo a las autoridades de Estados Unidos.

Fátima es oriunda de Puerto de la Libertad del Majahual, un concurrido destino turístico en la costa central de El Salvador. En su tierra natal, ella y su hija se dedicaban a la panadería tradicional salvadoreña. Sus reposterías preferidas para elaborar eran los salpores de arroz, las quesadillas salvadoreñas y el pastel de piña.

Fátima llegó a Tijuana la noche del 15 de noviembre con un grupo de la caravana migrante que busca asilo en Estados Unidos. La inseguridad y amenazas de muerte por parte de pandilleros que querían secuestrar a su hija y matar a su yerno la desplazaron de su país de origen.

“Mi vida familiar estaba toda tranquila hasta que llegó este grupo de delincuentes a amenazarnos de muerte”, dijo Fátima a La Prensa San Diego.

Sin pensarlo dos veces, Fátima huyó hacia el norte junto a su hija y yerno, dejando atrás a dos hijos adultos y su panadería. A la hora de su partida, el primer grupo de la caravana migrante saldría de su punto de origen en Honduras un mes después.

Mientras esperaba recibir de manera oficial sus documentos de trabajo y estadía legal en México, la caravana migrante alcanzó a Fátima en Tapachula, Chiapas, cerca de la división entre México y Guatemala.

“Y pues, por ahí pasó la caravana y ahí nos pegamos. Nunca fui a recoger mis papeles”, mencionó.

Desde que se incorporó al éxodo centroamericano, Fátima ha recorrido lo largo de la ruta que toman los migrantes por el oeste de México, sin importar la adversidad en el camino.

“Hemos aguantado tormentas, hemos aguantado calor y tener que caminar por días sin parar para dormir en la acera por la noche”, detalló. “Pero también hemos encontrado gente que nos dio (viajes en transporte) y hemos encontrado gente buena en el camino que nos ha dado regalos, nos ha dado comida y aveces un albergue en donde descansar”.

Fátima recuerda pocos de los nombres por donde transitó. Ella dijo recordar nombres de estados como Nayarit y la ciudad de Guadalajara pero no mucho más que eso.

“No me acuerdo de todos los nombres por donde he venido pasando, pero llegamos a varios pueblos,” notó.

La noche que llegó a Tijuana junto a sus familiares, Fátima fue sorprendida por el ruido de un ataque a miembros de la caravana, quienes dormían en un mirador de Playas de Tijuana, a pasos de la frontera con Estados Unidos.

“Agredieron a muchas personas que dormían ahí. Ellos no habían hecho nada pero vinieron a agredirlos y se armó el desmadre ahí”, dijo.

Al día siguiente, mientras el resto de la caravana se dirigió hacia un albergue en el centro de Tijuana, ella decidió permanecer en Playas, en donde había encontrado un refugio para migrantes en donde quedarse y presintió poder encontrar un trabajo.

“Salí el próximo día completo a buscar el trabajo y me encontré al don que vendía pinchos (brochetas) y me dijo si quería experimentar con venderlos. Salí con 10 pinchos y los vendí, luego regrese por más por que me agradó ya poder trabajar.”

Por cada brocheta de camarón que vende a 50 pesos mexicanos (2.50 dólares), ella se lleva a la bolsa 10 pesos (aproximadamente 50 centavos de dólar).

“Estos días he ganado hasta 300 pesos (14.75 dólares) al día vendiendo camaroncitos y para mi esto me sirve en lo que me estabilizo en un empleo formal”, afirmó.

A pesar de las hostilidades por parte de un sector de la sociedad tijuanense y el rechazo del presidente de los Estados Unidos hacia quienes buscan la protecciones del asilo, está migrante dice sentirse cómoda en Tijuana al tener un techo sobre su cabeza y un empleo. Sin embargo, su meta es ingresar por la vía del asilo a los Estados Unidos, en donde la esperan amistades de toda la vida en Los Ángeles y en Nuevo Laredo, Texas.

Aunque su travesía ha sido difícil, y la espera para que se escuche su petición de asilo será larga, Fátima extiende su agradecimiento al pueblo de México.

“Gracias a Dios, los mexicanos nos han tratado bien y a mi me han tratado bien, con demasiada generosidad. Los mexicanos no han tenido por que darnos de comer o dónde ir al baño y ellos lo han hecho. Estoy eternamente agradecida con los mexicanos”, consideró Fátima.

También extendió palabras a quienes ven a los miembros de este éxodo humanitario como plagas sobre las localias a las que llegan.

“No todos los inmigrantes somos malos, pero por ahí han habido personas malas por las que hemos pagado todos nosotros que no debemos nada. La gran mayoría somos trabajadores y somos buenos y buscamos nuestro sueños de sacar adelante a nuestras familias”, dio a saber Fátima.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com