Featured

Continua Indignación por el Uso Excesivo de la Fuerza por la Policía

August 2, 2018

Por Marielena castellanos

Mario A. Cortez | La Prensa San Diego

Bajo un sol abrasador el domingo pasado, un grupo marchó por las calles de Néstor y pidió justicia y responsabilidad a la policía.

La marcha y la manifestación fueron organizados por la familia de Raúl Rivera, quien sufría una enfermedad mental antes de que la policía le disparara fatalmente en mayo de este año. Una declaración del Departamento de Policía de San Diego dijo que supuestamente se negó a soltar un cuchillo. La familia de Rivera ha planteado preguntas sobre la muerte de Raúl. Creen que los agentes de policía podrían haberlo evitado. Una investigación está en curso.

La marcha comenzó en las calles donde Rivera fue abatido. Ahí, Flora Rivera, hermana de Raúl, fue una de las primeras en hablar. “No hay nada peor que perder a un miembro de la familia así”, afirmó.

Un informe reciente publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health encontró que la policía mata de forma desproporcionada a afroamericanos, latinos y nativos americanos.

En 2016, Alfred Olango, un refugiado ugandés que llegó a Estados Unidos a la los 12 años de edad, fue asesinado por la policía en El Cajón después de que su hermana llamó al 911 solicitando ayuda para su hermano.

Tony Abuka, el hermano menor de Olango, habló en la manifestación recordando que antes de morir Olango estaba pasando por una crisis emocional después de que su mejor amigo se suicidara.

“Esto tuvo un gran efecto en él. Mi hermana llamó a la policía y realizó tres llamadas en el lapso de una hora. Dijeron que no estaba en la parte superior de su lista de prioridades para venir a ayudar. Cuando finalmente llegaron, les tomó menos de un minuto acercarse a mi hermano, un oficial lo atemorizó, y otro oficial disparó varios tiros “.

En marzo de este año, en Sacramento, la policía disparó y mató a Stephon Clark, de 22 años, quien estaba desarmado en el patio trasero de la casa de su abuela.

En National City en mayo de este año, un día antes de la muerte de Raul Rivera, Earl McNeil murió luego de ser arrestado y sufrir un severo daño cerebral mientras estaba bajo custodia de la policía. La semana pasada, el médico forense proporcionó los resultados preliminares de la investigación a la familia de McNeil. Se espera un informe completo a mediados de agosto.

Durante la manifestación Tasha Williamson, una amiga de la familia de Earl McNeil dijo, “no deberíamos tener que crear una ley que diga que es un delito lincharnos. Creemos que las familias de Raúl Rivera y Earl McNeil no están pidiendo cosas que no pueden suceder, cosas que deberían ser parte de la política del departamento de policía”.

“Apoyamos a la familia Raúl Rivera que se une con la familia Earl McNeil que se une a la familia Olango que está unida con la familia Sergio Weick y la familia Jonathan Coronel”, agregó Williamson.

En julio del año pasado, en Vista, Jonathan Coronel, fue fatalmente baleado por la policía y Sergio Weick, quien también recibió disparos de la policía en Vista, murió de 18 disparos en agosto de 2016. La Fiscalía del Condado de San Diego dictaminó que el tiroteo de Weick estaba justificado y recientemente dijo que la fuerza letal era razonable en el caso de Coronel.

Los tiroteos continúan encendiendo el debate sobre el uso letal de la fuerza por parte de la policía y las demandas de rendición de cuentas.

Los miembros de la asamblea Shirley Weber (D-San Diego) y Kevin McCarty (D-Sacramento) han propuesto legislación para crear límites más estrictos sobre cuándo la policía puede usar la fuerza letal.

Si se aprueba, la ley AB 931 de Responsabilidad y Protección de la Policía requeriría que los agentes usen la fuerza letal solo cuando sea “necesario” para detener una amenaza inminente y solo cuando los intentos de reducir la situación con tácticas no letales no hayan funcionado.

“Debemos asegurarnos de que nuestra política estatal que rige el uso de la fuerza letal haga enfatice en la santidad de la vida humana y solo se use cuando sea necesario”, dijo la asambleísta Shirley Weber, una demócrata de San Diego que presentó el proyecto de ley. “Se puede usar fuerza mortal, pero solo cuando sea completamente necesario”.

Las condenas contra los oficiales de policía son raras. El Tribunal Supremo ha dictaminado que no se puede responsabilizar penalmente a los agentes en tiroteos en los que temían por sus vidas.

Alex Vitale, profesor de sociología en el Brooklyn College, dijo a la revista semanal The Nation que la propuesta podría generar algún progreso, pero que, en última instancia, es probable que falle. “Los mecanismos de rendición de cuentas requieren discreción por parte de fiscales y jurados que típicamente han otorgado a la policía una tremenda libertad en su uso de la fuerza, independientemente de cuál sea el estándar legal”, afirma.

El proyecto de ley también enfrenta oposición. En abril de este año, ABC 10 News en Sacramento informó que una docena de jefes de policía y ejecutivos de asociaciones policiales del estado anunciaron su oposición al proyecto de ley que expresaba preocupaciones de que causaría dudas por parte de los oficiales, poniéndolos en riesgo.

El presidente de la Asociación de Oficiales de Paz del Aeropuerto de Los Ángeles (LAAPOA, por sus siglas en inglés), Marshall McClain, que se encuentra entre varias organizaciones policiales opuestas al proyecto de ley, dijo, “si bien la intención del AB 931 es encomiable, este proyecto de ley carece de dirección y previsión claras. Es obvio que estos legisladores no tienen idea de que peligrosa puede ser la policía y cómo una situación aparentemente no amenazante puede convertirse rápidamente en una tragedia”.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) apoya el proyecto de ley y ha declarado un estudio del defensor de la justicia racial Samuel Sinyangwe, que encontró que los oficiales que están sujetos a políticas más restrictivas tienen menos probabilidades de matar. Esos departamentos en promedio también ven menores tasas de agresiones de oficiales.

Dos importantes grupos policiales, el Foro de Investigación Ejecutiva de la Policía y la Asociación Internacional de Jefes han publicado pautas modelo de política que exigen normas más estrictas que la razonabilidad, incluida la reducción de la escalada y hacer responsables a los agentes por crear circunstancias que justifiquen la fuerza letal.

Charlie Lakony, un amigo cercano de la familia Olango que también asistió a la marcha y a la manifestación, resumió su punto de vista sobre los tiroteos policiales. “Una vez que llega la policía, te matan muy rápido, te disparan muchas veces. Se puede explicar la primera bala, la segunda bala, la tercera bala. ¿Cuál es la séptima, la décima bala, la decimoctava bala? Es para deshumanizarte. Está haciendo una declaración mordaz de que te odiamos y queremos que te vayas”, aseveró.

Lakony agregó,”en los próximos meses, en las próximas semanas, vamos a comenzar a trabajar con todas y cada una de las familias y vamos a comenzar a hablar con una voz más fuerte”.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com