Featured

Arturo Solís: Mejorando Nuestras Escuelas

February 10, 2017

Por Mario A. Cortez

Arturo Solis

Arturo Solis

Mientras que muchos simplemente se quejan del estado actual de las escuelas, hay ciudadanos como Arturo Solís quienes asumen el reto de tomar acción para mejorar las escuelas en su distrito. Desde noviembre de 2014, Solís ha estado sirviendo como miembro de la Junta Escolar del Distrito Escolar de Sweetwater, asumiendo la presidencia de la Junta Escolar en 2016.
“Vi las estafas de construcción del Distrito como un mal para la comunidad y no creía que fuera justo que nuestros estudiantes estén en el medio de todo eso”, dijo Solís en una entrevista con La Prensa San Diego. “Muchos dirán que no les interesa la política, pero de alguna forma uno siempre va a estar involucrado en temas políticos. Para mí, unirme a la Junta Escolar no era objetivo; lo veia mas bien como un servicio tras mis años como maestro “.
Solís nació en el área de Los Ángeles y creció en la ciudad de Lynwood, California, también el el área de Los Ángeles. Al hablar con él, se vuelve evidente que su compromiso con la educación es gran parte de su persona.
“Mi madre trabajaba como contadora en México y mi padre era muy brillante, pero fue lo sacaron de la escuela cuando era joven para que pudiera trabajar, pero él sabía que la educación puede cambiarte la vida. La importancia de la educación está arraigado en mí y para el día de hoy”.
Desde que cursaba la primaria, Solís siempre se enfocó en tener buenas notas en la escuela y tener éxito en sus actividades extracurriculares. Él, junto con sus hermanos, eran buenos estudiantes y mantenian los promedios necesarios para ser elegibles para jugar deportes en la secundaria y en la preparatoria.
“Yo tenía a varios modelos a seguir, incluyendo maestros y mis hermanos. Era casi como si tuviera que sobresalir para no dejar decepcionar a los demás”, dijo Solís cuando se le preguntó acerca de quién lo motivó en su juventud.
Solís se graduó como salutatorian de su escuela preparatoria y entró a la UCSD el otoño siguiente.
“Yo fui el primero de la familia que salió del área de Los Ángeles. Salir de la casa fue una experiencia impactante y un poco difícil, ya que estaba tan acostumbrado a estar con mi familia”, recordó Solís.
Aunque salir de casa presentó un nuevo reto, Solís logró tener buenas calificaciones en sus cursos de ingeniería computacional. Sin embargo, una situación imprevista en su familia le hizo alejarse de sus estudios durante un año.
“Después de terminar mi segundo año, mi padre perdió su trabajo, así que abandoné mis estudios por un año y volví a casa. Trabajé en las cafeterías de UCLA para ayudar con pagos de la casa de mi familia “, compartió Solís.
Poco después de regresar a la UCSD para regresar a la universidad, Solís conoció a Alejandra Sotelo, con quien casaría más adelante. “El año que volví me encontré con Alejandra y a partir de entonces ella se volvió mi motivo para quedarme en San Diego”, dijo.
Solís también cambió su carrera a psicología, campo en el que recibiera su licenciatura y también logró publicar un estudio por parte de la universidad. Poco después de graduarse, él comenzó a trabajar en el Centro Médico UCSD como asistente de investigación.
“Después de recibirme, trabaje por año y medio ayudando con experimentos. Fue una buena experiencia, pero creo que tenía que ser capaz de ayudar y hacer una diferencia en vez de estar en un laboratorio todo el día. Un día mi madre mencionó que debería ser un maestro “, dijo Solís. “Decidí acreditarme como maestro en SDSU, y después de eso me fui a dar clases en en Lynwood durante cuatro años”.
Durante esos cuatro años, Solís viajaba desde National City, donde se instaló con su esposa, hasta Lynwood. Con el tiempo, Solís consiguió un trabajo local en Nativity Prep Academy, una escuela secundaria católica para familias de bajos ingresos, donde Solís ha estado trabajando en los últimos nueve años. Nativity Prep Academy actualmente sirve a 64 estudiantes en los grados 6, 7, y 8, con un plan de clase estructurada en torno a un día escolar de 10 horas.
Tras años como maestro, Solís escuchó acerca de la corrupción y otros problemas que afectan a las escuelas en el Distrito de Escuelas Secundarias de Sweetwater y sintió la necesidad de hacer algo. Ver el trabajo que su esposa hizo por la comunidad como parte del Consejo de la Ciudad de National City le inspiró a Solís  a tomar acción .
“Muchas cosas que uno no quiere ver como un maestro ocurrían en el Distrito”, explicó Solís. “Ver a mi esposa defender a la comunidad me hizo pensar en hacer algo. Yo la veía en sus reuniones del Consejo y ella era siempre increíble “.
Solís se postuló y ganó un asiento en la Junta Escolar de Sweetwater. Desde entonces, ha estado involucrado en la creación de muchos cambios positivos en el Distrito. Acciones como la contratación de un nuevo superintendente, modificar la forma en que se otorgan contratos, y la inclusión de un consejero legal, que se centra exclusivamente en la revisión de todos los contratos, los comentarios, y litigios para que los miembros de la junta tengan la información necesaria para tomar las decisiones correctas, son cambios positivos sido que la junta ha hecho con Solís como miembro.
“Todos los miembros quieren asegurarse de que cada escuela ofrezca la mejor educación posible para nuestros estudiantes, y creo que vamos en esa dirección, porque todos nuestros niños merecen una gran educación. Veo un futuro brillante”.
Por tan positivos que sean los cambios mencionados, Solís todavía tiene una meta más alta como miembro de la Junta Escolar de Sweetwater.
“Quiero asegurarme que todos nuestros estudiantes reciban el respeto, las instalaciones, y la educación que se merecen para que puedan tener éxito y que logren llegar a sus metas”, Solís concluyó.

Be Sociable, Share!
  • Advertise Here

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • Advertise Here