SPORTS

Se Merece Eso y Más

June 2, 2017

Por León Bravo

Jesús Dueñas y la “dama de compañia”

“Perdóname, te juro que nunca lo volveré a hacer”. Si en alguna ocasión te ves en la necesidad de utilizar esta frase, quiere decir que estás metido un un grave problema.

Para cuando tengas que usar esas palabras, tal vez sea demasiado tarde y la situación ya no tenga remedio.

Lo mejor sería no cometer acciones que terminen por lastimar a otros y que te orillen a pedir perdón de rodillas.

Jesús Dueñas está precisamente en esta situación.

El jugador de Tigres y de la selección mexicana está a punto de echar su matrimonio por la borda por creer que puede seguir comportándose como si fuera un hombre soltero.

Tigres y Chivas jugaron el primer partido de la final del Torneo Clausura 2017 el jueves 25 de mayo.

La noche siguiente a ese encuentro, el equipo de Tigres se concentró en un hotel de Monterrey y fue ahí donde Dueñas cavó su propia tumba.

Para pasar el tiempo y matar el aburrimiento, al jugador del cuadro felino se le ocurrió hacer una fiesta con varios varios de sus compañeros de equipo, muchos de ellos también casados.

El convivio que se organizó a las espaldas de la directiva y el cuerpo técnico de Tigres estuvo amenizado por un grupo de simpáticas, jóvenes y complacientes mujeres de la vida galante de Monterrey.

Los jugadores de Tigres se estaban divirtiendo de lo lindo cuando de repente al salón de fiestas llegaron esposas y novias de algunos de los jugadores.

En plena movida, los futbolistas fueron atrapados literalmente con las “manos en la masa”, pero al que más caro le costó la irresponsabilidad fue a Dueñas.

Una foto del jugador de Tigres con una de las animadoras de la fiesta sentada en sus piernas recorrió las redes sociales y eso fue la puntilla que desató la ira de la esposa de Dueñas.

El domingo 28 de mayo, día del segundo y decisivo partido de la final ante el Guadalajara, Dueñas saltó a la cancha del estadio de Chivas con la noticia de que su esposa, con la que contrajo nupcias apena hace un año, le estaba pidiendo el divorcio.

Al término de la final contra Chivas, Dueñas tenía el deber de responder al llamado que le había hecho el entrenador de la selección mexicana, Juan Carlos Osorio.
Ante la crisis matrimonial que lo envolvía, Dueñas le pidió a Osorio que le concediera tres días para arreglar su problema, pero el técnico del Tri, al enterarse de las causas por la que el jugador estaba pidiendo permiso, decidió darlo de baja.

La falta de profesionalismo, de madurez emocional y de lealtad, le están costando muy caro a Dueñas.

Un posible divorcio y quedar fuera de la selección mexicana es el precio justo a pagar para un hombre que no tuvo en consideración los sentimientos de su pareja y que no respetó los preceptos fundamentales de un futbolista profesional.

Dueñas creyó que su esposa y la selección mexicana le iban a aguantar su desplante de irracionalidad y lujuria, pero no fue así.

Dueñas se merece el rechazo de su esposa y el de la selección mexicana.

Hombres como esos, no valen la pena.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com