Editorial, SPORTS

No es Hora de Pedir

May 17, 2018

Por León Bravo

Foto/ Mario A. Cortez

Las mujeres son los seres más bellos del universo.

El caminar de una mujer convierte cualquier tarde nublada y triste en un vivo amanecer lleno de luz.

El perfume de una mujer es el aroma que los ángeles dejan en la tierra al bajar del cielo.

El respeto y admiración que siento hacia las mujeres no hace que necesariamente esté de acuerdo con todo lo que hacen, dicen o proponen.

Este es precisamente el caso de una heroína que quiere aparecer en el mundo del futbol femenil mexicano como la voz de la justicia.

Paola Kuri es la portavoz de una campaña que busca una mejora en los salarios que perciben las jugadoras de la Liga MX.

Claro que no hay nada de malo en pedir, buscar y exigir que a las futbolistas se les pague más de los 200 dólares al mes que ganan como salario.

Lo que no está bien es tratar de comparar los sueldos de las jugadoras con las percepciones económicas de los hombres que son empleados por los 18 equipos de la Liga MX.

Kuri argumenta que existe una desigualdad muy grande entre el salario de una futbolista y los 180 mil dólares mensuales que en promedio reciben sus contrapartes masculinos.

Comparar salarios entre uno y otro bando es un gran error por parte de Kuri porque simple y sencillamente el futbol varonil es un gran negocio mientras que el femenil es todavía un gran experimento.

La Liga MX genera cientos de millones de dólares, aglutina a miles de aficionados en los estadios y genera altos niveles de audiencia en las transmisiones de televisión.

Los jugadores que trabajan en México son de los mejor pagados de todo el continente porque el producto que ofrecen en la cancha es, en la mayoría de los casos, bueno, emocionante y de respetable calidad.

Empresas privadas pagan cantidades estratósfericas para sellar su marca en los uniformes de los equipos cuyos partidos son vistos por millones de personas en ambos lados de la frontera.

La sinergia comercial que generan los futbolistas va de acuerdo a los sueldos que perciben y eso es una ley de mercado vital para entender el fenómeno del que estamos hablando.

La liga femenil mexicana tiene apenas un año de edad y sus equipos están muy lejos de generar la expectación comercial necesaria para mejorar los salarios de las jugadoras.

A estas alturas del partido, las escuadras femeniles representan un gasto muy grande para los clubs y la realidad es que no dejan ningún beneficio práctico a la institución.

No es tiempo, como quiere Kuri, de pedir mejoras salariales para las jugadoras de la Liga MX.

Ejercer una presión financiera, a todas luces innecesaria en estos momentos, podría truncar el desarrollo y el éxito de la liga femenil.

Las futbolistas mexicanas deben entender que por el momento, su función no es cobrar grandes sueldos sino construir el futuro de su liga.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com