Editorial, SPORTS

Los Juegos de Manos Son de Villanos

April 14, 2017

Por León Bravo

Clayton Blackmore, legendario capitan del Manchester United en los 80s

Para pertenecer a un grupo, cualquier que este sea, los integrantes del mismo ponen ciertas reglas para autorizar el ingreso un nuevo miembro.

En las pandillas criminales, por ejemplo, se les pide a los aspirantes que ejecuten ciertos actos violentos para demostrar que tienen los arrestos, y la sangre fría, para robar, para asaltar, para infringir dolor, para romper la ley.

Los equipos profesionales, de cualquier deporte, no están muy lejos de parecer grupos pandilleriles cuando de aceptar nuevos miembros se refiere.

Recientemente, David Beckham reveló en un documental de televisión los abusos a los que fue sometido en su primera temporada como futbolista profesional.

El ex mediocampista y astro del balompié inglés, cuenta que fue sujeto de bochornosos abusos por parte de los integrantes que en 1992 conformaban el Manchester United, equipo en el que debutó.

Cuando apenas tenía 16 años de edad, Beckham fue obligado por los jugadores de los Red Devils a desnudarse en el vestidor y proporcionarse placer íntimo enfrente de sus compañeros.

Para hacer más denigrante el momento, los futbolistas del Manchester United obligaban a Beckham a ejecutar el acto observando sin parpadear el póster de Clayton Blackmore, el legendario capitán del equipo inglés en la década de los 1980.

Beckham, ya retirado del fútbol y que ahora tiene 38 años de edad, aseguró que todavía sufre cuando a su mente llegan las escenas en las que él tenía que gratificarse íntimamente frente a sus compañeros de equipo.

“Todos los novatos, en cualquier deporte, tienen que hacer ciertas cosas para después ser aceptado en el equipo, pero no he escuchado a alguien que haya pasado por lo que yo tuve que pasar”, dijo Beckham en una entrevista que ofreció al diario inglés, The Daily Mirror.

Aquí en los Estados Unidos, las bromas de iniciación a los novatos de equipos profesionales es algo muy común.
En los clubes de béisbol de las Grandes Ligas, los veteranos hacen que los peloteros recién llegados carguen sus maletas cada vez que el equipo sale de gira.

También, es común que cuando el novato regresa a su vestidor después de un partido, y encuentre su saco, camisa y pantalón, hechos jirones al ser recortados con tijeras.

Es entonces que el novato se ve obligado a vestirse con su ropa desgarrada y caminar así por todo el aeropuerto para que la gente se ría de él.

En el fútbol americano, los novatos son atados de cabeza a uno de los postes que sostiene los transversales de gol de campo.
Una vez envueltos en gruesas telas adhesivas, de los pies a la cabeza, los veteranos lanzan harina, huevos y bebida rehidratante a sus nuevos compañeros, que después de todo lo recibido, quedan hechos un asco.

Además, en la NFL, ningún novato se salva que al estar dormido o descuidado, su cuero cabelludo sea rasurado en su totalidad.
Estas bromas pesadas, pero que la mayoría de los atletas pueden sobrellevar entendiendo que se trata de su iniciación en el equipo, pasan a ser un verdadero abuso de la personalidad cuando suceden situaciones como la que tuvo que experimenta Beckham.
Cuando los rituales dejan de ser un juego para convertirse en actos degradantes, es que los novatos deben salir en defensa de su dignidad y poner un alto al castigo físico o emocional, aunque esto les cueste la enemistad de quienes dicen ser sus compañeros de profesión.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com