Editorial, SPORTS

La Degradación del Boxeo

May 5, 2017

Por León Bravo 

Foto: Boxingscene.com

Dando la vuelta por el mundo de la información cibernética me encontré con esta información publicada el 15 de febrero de 2016 en una página digital especializada en boxeo.

La nota iniciaba así: Óscar de la Hoya dijo que la enorme diferencia de peso entre Saúl “Canelo” Álvarez y Julio César Chávez Jr. hace imposible que se lleve a cabo uno pelea entre estos dos boxeadores mexicanos.

“Yo quisiera que se haga la pelea, pero sería imposible. Ellos están en pesos mucho muy diferentes, diferentes divisiones. Julio ahora esta por las 175 libras, eso es demasiado para Saúl que anda peleando por ahí de las 154 libras.”, señaló de la Hoya al sitio web Sports World News.

Quince meses después de que de la Hoya hiciera esa declaración, Saúl “Canelo” Álvarez y Julio César Chávez Jr. se verán las caras arriba del cuadrilátero.

Los guerreros aztecas se enfrentarán el sábado 6 de mayo en la ciudad de las Vegas, a pesar de que la diferencia de peso entre ambos peleadores es abismal.

Para esta confrontación, el pelirrojo de Guadalajara tuvo que aumentar más de 10 libras para poder pactar el pleito contra el hijo de la leyenda.

“Canelo” prefirió inflarse como globo en lugar de enfrentar al rival natural que le tocaba, Gennady Golovkin.

Además del temor que el tapatío le tiene a los puños del kazajo, “Canelo” y su promotor, Óscar de la Hoya, vieron que enfrentarse a Chávez Jr. les representaba un negocio multimillonario.

La desesperación de “Canelo” y de la Hoya por enganchar a Chávez Jr. era tan grande que ambos confabularon una estratégica campaña de presión en las redes sociales.

En enero de 2017 “Canelo” y de la Hoya publicaron estos mensajes en sus respectivas cuentas de Twitter.

“Junior, te estamos dando la oportunidad de pelear contra “Canelo”. Tu manager tiene el contrato en sus manos, solo tienes que firmarlo para que la pelea se haga el 6 de mayo”, escribió de la Hoya.

A las palabras de su promotor, “Canelo” las siguió con estas.

“Chavez Jr, no dejes que te traten como a un niño, el contrato lo tiene tu gente desde ayer, fírmalo y que se haga la pelea”.

Las palabras, acciones y comentarios emitidas en febrero de 2016 y en enero de 2017 representan el grado de prostitución en que ha caído el boxeo.

En términos normales, el pleito entre “Canelo” y Chávez Jr. nunca se debió haber concretado por la coherente explicación que Óscar de la Hoya ofreció 15 meses atrás.

La diferencia de peso entre ambos peleadores es mucha.

Obligar a que “Canelo” aumentara su peso de 10 a 12 libras, y exigir que Chávez Jr. bajara esa misma cantidad, es una locura.

Bajar o subir esa cantidad de libras lo único que hace es desgastar al boxeador y estropearle sus dotes naturales arriba del encordado.

La realidad de las cosas es que a Chávez Jr. esta pelea le cae del cielo porque él no tienen la disciplina y trayectoria que lo respalde para ser protagonista de un evento de esta magnitud

A “Canelo”, este combate le presenta tender una cortina de humo para seguir escondiéndose de Golovkin.

El pleito del 6 de mayo entre “Canelo” y Chávez Jr. se armó simple y sencillamente para exprimir la billetera y el morbo de aquellos que siempre han querido ver el enfrentamiento entre estos dos mexicanos.

La pelea, en la que no hay título mundial de por medio, será una contienda sin equidad deportiva que representará el ejemplo más grande de como dos boxeadores prostituyen su cuerpos por dinero.

Be Sociable, Share!
  • www.youtube.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.youtube.com