Commentary, SPORTS

Entre las Tinieblas de la Locura

October 5, 2017

Por León Bravo

Es todo un experto en crear divisionismo, en hacer que la gente monte en cólera, en fabricar escenarios de caos y psicosis.

Es un tipo engreído, incoherente, racista, pervertido, corrupto, misógino, traidor, canalla, vil, irracional, insensible y grosero, entre muchas otras cosas.

El actual presidente de Estados Unidos es la antítesis del hombre sobrio, tranquilo, calmado, pensante , conciliador y solidario que cualquier líder debe ser.

La verdad, yo me había propuesto nunca hablar de Donald Trump, pero hoy haré una excepción toda vez que al delirante magnate se le ocurrió meterse en mi mundo deportivo.

El año pasado, la situación social en Estados Unidos se deterioró dramáticamente a causa de una serie de asesinatos disfrazados de actos legales.

Oficiales de policía protagonizaron hechos deleznables al balear por su cuenta a jóvenes de raza negra, que en teoría, habían cometido un delito o infringido la ley.

La gran mayoría de esas casos no justificaban el uso de la fuerza letal por parte de los despiadados agentes de seguridad, todos ellos, claro está, de raza blanca.

Ante el momento de crisis que se vivía, y para llamar la atención de la sociedad al problema de persecución racial, Colin Kaepernick realizó un acto valiente e histórico.

El mariscal de campo, que en ese entonces jugaba para los 49ers de San Francisco, decidió hincarse cada vez que el himno de Estados Unidos era entonado antes de los partidos de la NFL.

Con ese solo acto, Kaepernick hizo que parte de la sociedad creara conciencia de la desigualdad racial que se vive en este país.

El problema es que mucha gente criticó a Kaepernick por considerar que hincarse durante himno era una absoluta falta de respeto a los símbolos patrios y a las fuerzas armadas de la nación.

A tal grado llegó la presión en contra de Kaepernick, que el joven atleta de raza negra no pudo encontrar acomodo en ningún equipo de la NFL esta temporada.

La semana pasada, Trump arremetió contra todos los jugadores de la NFL que han seguido el ejemplo de Kaepernick.

“Todos esos hijos de pu.. deben ser despedidos de su trabajo” dijo Trump en relación a los jugadores que ponen una rodilla en el suelo durante la entonación del himno.

La frase de Trump parecía ser el ladrido solitario de un perro rabioso perdido en un paraje oscuro y desolado, pero en realidad no es así.

Una encuesta realizada entre medio millón de usuarios de MSN.com arrojó como resultado que la mitad de ellos apoyan la idea de despedir a los deportistas que se hinquen durante la entonación del himno.

Muchos creen que Trump es un hombre que navega en soledad junto a sus denigrantes pensamientos racistas, pero desgraciadamente no es así.

En este país existen millones de personas que discriminan y que gozan ver sufrir a los que nacieron con un color de piel diferente al blanco.

Trump no está solo, a este Presidente lo acompaña un ejército de desadaptados sociales que creen en la perfección de la raza aria, que promueven la segregación y el encono social.

La guerra de Trump contra la NFL es el fiel reflejo del sentimiento racista que prevalece entre millones de estadounidenses.

Creer que Trump es el único psicópata racista en este país es caer en la peligrosa ingenuidad que décadas atrás puso la existencia de la humanidad en las manos asesinas del nazismo.

Ni más, ni menos.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com