Commentary, SPORTS

El Robo del Siglo

January 25, 2018

Por León Bravo

Cómo le llamarías a un tipo que con el rostro cubierto y una pistola en la mano te intercepta en la calle para exigir que le entregues tu cartera.

Seguramente que la primera palabra que vendría a tu cabeza sería “ladrón”.

Cualquiera que cobra un sueldo sin ganárselo con su trabajo es igual de ladrón que el tipo que pistola en mano se dedica a robar el dinero de otros.

No hay diferencia alguna entre el carterista que comete sus fechorías en las paradas de los autobuses y los altos ejecutivos de grandes empresas que a base de fraudes amasan fortunas impresionantes.

El que roba cinco dólares o el que roba un millón es igual de “rata”, así de sencillo.

Hace siete meses, una de las ratas más grandes del mundo llegó a China.

Con un contrato que le daba a ganar un millón de dólares a la semana, Carlos Téves se convirtió en el futbolista mejor pagado de la historia.

A sus 32 años de edad, Tevez dejó hace mucho tiempo de ser la gran estrella de la selección de Argentina, pero aun así, su nombre es todavía reconocido en las canchas internacionales.

Fue por esa razón que los directivos del equipo Shanghai Shenhua no dudaron en brindarle a Tevez el mejor contrato que jamás se la haya ofrecido a futbolista alguno.

Desde su llegada a China, el delantero argentino mostró una falta absoluta de profesionalismo y nunca tuvo ganas verdaderas de sudar la camiseta para desquitar su sueldo.

Con muchos kilos de más, Tévez apenas y se movía en la cancha, y cuando lo hacía, parecía una caricatura de lo que fue en sus años de plenitud.

Ademas de descuidarse físicamente, cada vez que podía, Tevez inventaba una lesión para no entrenar.

Era evidente que el plan del jugador argentino era cobrar cheques de cantidades astronómicas hasta que la directiva del club se hartara de él, y así fue.

La semana pasada, el Shanghái Shenhua logró cancelar el contrato de Tevez, quien de inmediato regresó a Argentina para enfundarse en el uniforme de su amado Boca Juniors.

Al arribar a su país, Tevez no tuvo problema alguno en expresar lo que representaron para él los siete meses que estuvo en China.

“La verdad, es como si hubiera estado de vacaciones”, reconoció el jugador con una desfachatez impresionante.

Al enterarse de sus declaraciones, los aficionados chinos que esperaban de Tevez goles y espectáculo, reventaron en las redes sociales.

Desde llamarlo rata, hasta desearle una desgracia, los agravios cayeron sobre el ladrón argentino.

Tevez es la fiel estampa de esos estafadores disfrazados de futbolistas que se pasean por el mundo cobrando dinerales sin dar nada a cambio.

Fingir lesiones, descuidarse físicamente y no sudar la camiseta en los partidos deberían ser causales de alevosía, premeditación y ventaja para fincar cargos de robo y fraude a futbolistas como Tevez.

En siete meses, Tevez cobró la cantidad de 28 millones de dólares.

En ese lapso, jugó 16 partidos y anotó cuatro goles.

Sin duda alguna, Tevez logró ejecutar el robo perfecto del siglo.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com