Editorial, SPORTS

El Rey ha Muerto…

April 16, 2017

Por León Bravo

Sunil Gulati

Lejos están ya los tiempos en los que los empresarios poderosos de México dominaban las conciencias del resto de los miembros de la Concacaf.

Sin tener nombramientos oficiales, sin contar con ningún puesto, sin aparecer en los mandos de poder, Emilio Azcárraga y Guillermo Cañedo controlaban el futbol de Centro y Norteamérica.

Azcárraga, el fundador del emporio de comunicación más importante de Latinoamérica, que en sus inicios se llamó Telesistema Mexicano para después tomar el nombre de Televisa, era quien ponía el dinero para que el balón rodará de acuerdo a como él quería.

Cañedo, el fiel soldado de Azcárrag de toda la vida, era el que daba la cara públicamente para implementar los planes y las acciones que le ordenaba su jefe.

Fue esa mancuerna de Azcárraga-Cañedo la que emparentó con los jerarcas de la FIFA para llevar a México el Mundial de 1970.

Sin necesidad de que el gobierno federal pusiera un peso, Azcárraga financió con su propia riqueza el torneo.

A partir de ese momento, México se convirtió en en uno de los socios favoritos de la FIFA.

La FIFA sabía que tener de socio al conglomerado de comunicación más grande e importante del continente le ayudaría a expandir su imperio mercantil.

Fue así que la FIFA , Azcárraga, y Cañedo pactaron grandes negociaciones relacionadas con los derechos de transmisión de los mundiales de fútbol y entre todos ellos se ayudaron para hacer fortunas inconmensurables de dinero.

En 1986, México salvó a la FIFA del desastre financiero aventándose a organizar la Copa del Mundo después de que Colombia se echara para atrás apenas un año antes de que se jugará el partido inaugural.

Después de más de cuatro décadas de haber sido sostén financiero de la FIFA y el poder oculto detrás de la Concacaf, Televisa ya no tiene la fuerza para seguir mandando en la región.

Severos problemas financieros han hecho que la empresa que hoy maneja el hijo de Emilio Azcárraga haya perdido fuerza en muchos terrenos, incluyendo el fútbol.

Ese vació de poder y autoridad ha sido muy bien aprovechado por el presidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, Sunil Gulati.

Aprovechando el derrumbe financiero en Televisa y el sismo político que causó el escándalo de corrupción dentro de la FIFA, Gulati se ha convertido en el nuevo hombre fuerte de la Concacaf.

Aprovechando los grandes recursos que tiene a su disposición y la gran evolución del fútbol en Estados Unidos, Gulati es ahora el nuevo gran socio de la FIFA.

Fue por esa razón que el lunes pasado, Gulati hizo que los presidentes de las federaciones de México y Canadá viajaran a sus oficinas de Nueva York.

Fue en las instalaciones de U.S. Soccer donde Gulati le dio a conocer al mundo la candidatura conjunta de Estados Unidos México y Canadá para organizar el Mundial de 2026.

En el anuncio, Gulati explicó que de los 80 partidos de esa Copa del Mundo, la primera que se jugará con 48 selecciones, Estados Unidos organizará 60 encuentros, México será sede de solamente 10 juegos y Canadá de los otros 10.

Con esta repartición, queda muy claro que en la Concacaf ha nacido un nuevo gigante.

La figura de Gulati es en la actualidad la más grande, la más importante y la más determinante en la región.

El reinado de México y Televisa en el fútbol de la Concacaf ha terminado.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com