Commentary, SPORTS

Cómplices del Terror

November 9, 2017

Por Leon Bravo

Neymar y Lionel Messi estan entre los futbolistas que aparecen en las sadicas imagenes.

Sólo mentes desquiciadas que se esconden en las sombras del anonimato pueden ser capaces de elaborar tales amenazas.

Son hombres llenos de un odio incontrolable con el que buscan calmar su irracional sed de venganza derramando sangre inocente.

Son seres acostumbrados a matar sin remordimiento, a torturar sin miramientos, a violar sin compasión.

Son terroristas sin causa, malhechores sin corazón, ladrones desalmados, asesinos encarnizados, traicioneros de la razón.

Son ellos los que han desplegado una campaña cruel y grotesca en contra de las grandes estrellas que alumbrarán las canchas rusas en el próximo Mundial de fútbol.

Miembros del Estado Islámico se han dado a la tarea de publicar en redes sociales cruentos carteles para lanzar sus cobardes amenazas.

Lionel Messi llorando lágrimas de sangre dentro de una celda.

Cristiano Ronaldo con el rostro desencajado mientras un desalmado terrorista de ISIS le apunta a la cabeza con un AK-47.

Neymar con el cráneo rapado implorando compasión a su captor y llorando desconsolado mientras el cuerpo sin vida de Messi yace en el piso.

Esas son las imágenes que los terroristas han diseminado para advertirle al mundo que su locura es capaz de llegar a extremos infernales.

Sería un error no prestar atención a estas amenazas toda vez que lecciones del pasado nos han demostrado que los representantes del odio pueden ser protagonistas de escenas descarnadas.

Para que en el Mundial de Rusia no ocurra una tragedia, es necesario recordar los Juegos Olímpicos de Munich en 1972.

En esa ocasión, la Villa Olímpica fue invadida por un comando palestino cuyo objetivo era aniquilar a la delegación de 12 atletas israelíes.

Los fedayines se introdujeron al edificio que albergaba a los deportistas de la manera más fácil e inocente.

Se pusieron unos pants para hacerse pasar como deportistas y el guardia de la entrada los dejó pasar apoyado en la ingenuidad de aquella época.

Al penetrar las instalaciones, los palestinos subieron al cuarto de los israelíes y tocaron la puerta.

Un levantador de pesas de la delegación abrió el pórtico y de inmediato fue abatido a tiros.

Pocos minutos después, un hombre que cubría su rostro con un pasamontañas fue captado por las cámaras de televisión.

El personaje llevaba una metralleta colgada al hombro y desde el balcón del departamento vigilaba que ninguna autoridad se acercara al complejo olímpico.

Tras horas de negociaciones con la policía alemana, los terroristas lograron que se les facilitara un helicóptero para escapar.

Al llegar al aeropuerto de Munich, los terroristas y ocho atletas sobrevivientes al ataque, abordaron el helicóptero que presuntamente los llevaría a tierras palestinas.

Antes de despegar, la nave fue invadida por un comando de la policía alemana que dio muerte a los guerrilleros, pero también a los deportistas de Israel.

Escenas como las que que ocurrieron en Munich 1972 se pueden repetir en Rusia 2018.

Es responsabilidad de la comunidad internacional tomar muy en serio las amenazas de los terroristas islámicos.

La locura enfermiza de los extremistas religiosos puede convertir al Mundial de fútbol en la página más triste en la historia del deporte.

No cerremos los ojos a las amenazas que fluyen del odio exacerbado e irracional que envenena el corazón de los terroristas. Hacerlo, nos convertiría en cómplices de la tragedia.

Be Sociable, Share!
, , ,
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com