Editorial

Los Enchilados

April 3, 2019

Por Francisco Barbosa

En el lenguaje popular la connotación “enchilado” se asume como estar muy enojado y tener el ánimo descompuesto. Es el preámbulo a la solución por la vía de la camorra; es un estar harto y sin interés en resolver conflictos por la vía de la negociación pacífica y constructiva.

En el mundo se percibe esa negativa atmósfera en todas las regiones. Los gobiernos están impedidos para orientar soluciones de fondo y se conforman con ir capoteando el día a día. Lo vemos en Inglaterra en donde a pesar de años de efectiva y ejemplar vida parlamentaria, nomas no logran solucionar un conflicto regional en el que se metieron por falta de habilidades y visón. Ahora, cualquier camino es inviable y dejará secuelas de las cuales no se puede advertir su alcance. País de estadistas, hoy sucumbe en la incompetencia y en la confrontación ideológica sin sentido.

Otro caso emblemático es el de Venezuela, país que por su riqueza petrolera debería estar gozando elevados niveles de bienestar, hoy se debate en la peor crisis de su historia moderna, arrastrada por un conflicto que causa hambre, desolación y una estéril lucha fratricida. Ni que decir del tirano que los domina con un demente proyecto personal que sólo acarrea el mal.

La región centroamericana refleja, con mayor nitidez, la insuficiencia de los actuales modelos de desarrollo. Su población ha sido explotada por grupos minoritarios que vía una corrupción rampante, explotan a sus pobladores para obtener beneficios personales de inmensa cuantía. Sin escrúpulos y con indiferencia supina alimentan la expulsión demográfica sin conmiseración generando una crisis humanitaria de graves consecuencias. Peregrinos sin rumbo, que deslumbrados ante la remota posibilidad de alcanzar mejores condiciones de vida, conforman caravanas de vergüenza social.

Ante ese fenómeno, que no puede ser resuelto sin el concurso amplio de la comunidad internacional, se convierten en una papa caliente que nadie quiere atender y a la cual se le rehúye a través de la imposición de medidas draconianas en una especie de lavadero de manos contumaz y desolador.

El horizonte que hoy se vislumbra es el de una mayor confrontación, que puede llegar a descomponer seriamente las relaciones de dos países, que a pesar de sus múltiples diferencias, han logrado coexistir en relativa armonía la que hasta hace poco era ejemplar con la construcción de un tratado comercial que parecía superar todas las barreras de entendimiento y generar sinergias jamás imaginadas. Hoy todo esta en riesgo de involución en una apuesta “perder-perder”.

Por el bien de la convivencia y la construcción de acuerdos viables, es el momento de los grandes líderes que se deben despojar de soberbias e inconsecuencias, y con elevado sentido de responsabilidad histórica, buscar enderezar el entuerto para bien de la región y los millones de seres humanos que hoy se encuentran en la peor indefensión.

Be Sociable, Share!
Be Sociable, Share!
  • cirquedusoleil.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • cirquedusoleil.com