Editorial

La Migración

November 22, 2018

Por Francisco Barbosa

La historia de las migraciones es tan antigua como la propia historia de la humanidad. La necesidad de enfrentar condiciones climatológicas adversas y obtener sustento, propició que grupos humanos se desplazaran a través de todo el globo terráqueo.

Isaac Asimov, famoso y prolífico escritor, describió, magistralmente, en su ensayo “La Tierra: Nuestra Sobrepoblada Nave Espacial”, las causas y efectos de esos movimientos. Repasar su lectura es fascinante y primer paso para empezar a comprender, en el fondo, ese complejo fenómeno social, y como él advirtió evitar que “la violencia sea el último refugio de los incompetentes”.

Otro lectura obligada sobre el tema es Carlos Marx, quien aborda la historia como referente obligado para comprender la evolución de las sociedades. Para él, en el imaginario comunismo primitivo, las sociedades convivan en paz y armonía hasta que la competencia por el espacio territorial, producto del crecimiento demográfico, condujo a la confrontación y la lucha por la superveniencia. El vencedor (generalmente el más fuerte) se apropiaba el territorio conquistado, la riqueza acumulada y sometía al vencido a la esclavitud. Es esta la denominada “lucha del hombre contra el hombre”.

Remato mi revisión bibliográfica con un pensamiento del filósofo Marshall McLuhan en sus reflexiones sobre la “Aldea Global” para describir “la interconexión humana a escala global generada por los medios de comunicación”. Una manera de entender el efecto de la globalización y el empequeñecimiento del mundo.

Con ese herramental cognoscitivo, me concentro en el tema de la migración de centroamericanos que hoy están en el centro de la atención de los medio de comunicación y preocupa a los residentes de la zona geográfica en ambos lados de la frontera.

América Central es una pequeña región geográfica dentro del continente americano comprendida entre América del Norte y América del Sur. Está compuesta por siete países independientes — Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, y Belice, Guatemala y Panamá. Su extensión geográfica ronda los 500 mil kilómetros cuadrados y en la zona habitan alrededor de 50 millones de personas.

En los años 60, Centroamérica llamó la atención mundial la creación del primer Mercado Común Regional, adelantándose por mucho a los ejercicios de libre intercambio que han sido más efectivos en otras zonas del planeta. El experimento fracasó por la falta de complementariedad de sus economías, entre otras razones.

Su economía es fundamentalmente agrícola y turística. Su comercio es intrazonal con algunas vinculaciones con los países del caribe y maquiladoras de textiles. Otras de sus líneas de actividad son la exportación de frutas y algunos productos pesqueros. Panamá podría ser la joya de la corona por su función estratégica de conexión entre los dos océanos y sede de empresas financieras multinacionales. Pero también coexisten industrias perversas como las relacionadas a la producción de estupefacientes, comercio de armas y de seres humanos que son explotados por grupos de delincuencia organizada.

Los países centroamericanos han vivido décadas sumergidos en dictaduras sangrientas, guerras civiles y violencia propiciada por confrontaciones supuestamente ideológicas, que han generado toda clase de excesos y abusos. Hoy la región es una verdadera zona de desastre, luego entonces, no es de extrañar que el primer acto de sobrevivencia sea buscar refugio en otros espacios territoriales.

En las próximas entregas intentaremos ofrecer salidas a este problemática, que requiere acciones de orden inmediato, mediato y de largo plazo, so pena de que se estar generando una bola de nieve de consecuencias impredecibles. Por lo pronto es urgente serenarse y evitar confrontaciones que a muchos les conviene para obtener beneficios personales.

Be Sociable, Share!
  • www.telemundo20.com

Comments

No comments yet.

Leave a Reply

  • www.telemundo20.com