September 30, 2005

Caminar es bueno

Un proyecto se enfoca en áreas de Chula Vista que tienen altos números de accidentes peatonales.

Por Pablo Jaime Sainz

Cuando Tina Zenzola le preguntó a las estudiantes de la clase de inglés como segundo idioma cuántas de ellas caminaban para llegar a la mayoría de sus destinos, más de la mitad de las 30 estudiantes levantó la mano.

Zenzola, una asesora con WalkSanDiego, una coalición regional que promueve comunidades caminables, estaba ofreciendo un taller a las estudiantes, la mayoría de ellas madres latinas, en la Escuela Primaria Rice, ubicada en Chula Vista.

La escuela fue seleccionada como sede del taller porque, de acuerdo a ingenieros civiles de Chula Vista, el área cercana a Rice tiene uno de los índices más altos de accidentes entre autos y peatones en el sur del Condado, indicó Zenzola. Otra área con una situación similar es el área de las escuelas Otay/Montgomery.

Así que cuando preguntó, “¿Tienen un problema de tráfico aquí?”, se escuchó un fuerte “¡Si!” como respuesta de las estudiantes.

Zenzola y Tanya Rovira-Osterwalder, una coordinadora de proyectos con el proyecto Healthy Eating, Active Communities (HEAC), estaban reclutando a padres que quisieran participar en un proyecto que tratará de convertir las áreas de las escuelas Rice y Otay/Montgomey en comunidades caminables.

“El propósito de las juntas con los padres de éstas escuelas es recibir sugerencias de los padres acerca de la situación del tráfico en éstas dos áreas así como reclutar padres para el proyecto”, indicó Rovira.

El proyecto incluirá una serie de talleres, caminatas y discusiones, añadió.

El resultado será un Reporte de Mejoras para Peatones que será presentado al Cabildo de Chula Vista.

“Para que éste proyecto tenga éxito y traer mejoras a los vecindarios, es importante que los residentes participen en el proceso y se adueñen de las soluciones”, afirmó Zenzola.

Aunque la sociedad moderna depende fuertemente de los carros como medio de transporte, Rovira dijo que caminar es la opción más saludable.

“Caminar era la forma de transporte más común en el pasado. Y como regla, menos caminata significa más problemas de salud”, afirmó.

Rovira añadió que hay dos factores que contribuyen a la obesidad infantil, especialmente entre los latinos: la mala alimentación y la falta de actividad fisica.

“Nuestros niños están comiendo papitas y comida chatarra en las escuelas, después se van a casa y no salen a jugar afuera porque nuestras calles no son seguras. En cambio, nuestros niños se quedan adentro jugando con sus computadoras y sus video juegos,” advirtió.

Zenzola dijo que una persona necesita por lo menos una caminata de 30 minutos, cinco días a la semana, para mantenerse más saludables.

“Una de las cosas más espantosas es que por primera vez, nuestros niños no tienen la misma expectativa de vida que nosotros”, afirmó.

Zenzola aseguró que una de las razones por las cuales la gente está caminando menos es porque las calles son menos accesibles para los peatones que nunca.

Las estudiantes en el taller dijeron que en el área de la Primaria Rice, la Calle L es un gran problema porque los automóviles aumentan su velocidad.

Muchas de las madres en el taller indicaron que es difícil –y peligroso—caminar con sus hijos a las escuelas debido a los conductores que manejan muy rápido.

“Si las comunidades son diseñadas para caminar, la gente camina. Si funciona”, afirmó Zenzola.

Ella añadió que caminar crea un sentido de comunidad al interactuar con los vecinos.

Para más información acerca de este programa, llame a Tina Zenzola de WalkSanDiego al (619) 281-1656, o a Tanya Rovira-Osterwaler de Healthy Eating, Active Communities (HEAC), al (619) 691-8801.

Return to the Frontpage