September 30, 2005

Las Matemáticas de la locura

Proof presenta una realidad única y tangible

Por Jose Daniel Bort

Llega a las carteleras ésta película que ha tardado casi un año en estrenarse debido a la controversia con respecto a la autoría de su casa distribuidora. “Proof” es una película de otoño, con aspiraciones de ser contada en el circuito de premios del próximo invierno, en especial gracias a la actuación de Gwyneth Paltrow como Catherine, la heroína de la historia.

Lo más probable es que, de la misma como le pasó con “Sylvia” la biografía de la poetisa Sylvia Plath, Paltrow sea marginada de los conteos finales como mejor actriz, y Proof tan solo figure en categorías menores. Sin embargo, ésta película no deja de tener encantos específicos en su historia.

Basada en la obra de teatro de David Auburn (que ganó el Pulitzer, el Tony y cuanto premio imaginable a la producción, el libreto y la actuación de la actriz en Broadway Mary Louise Parker), ésta película conserva mucho de la historia de forma fidedigna, y ésto basta para hacerlo fascinante.

Catherine (Paltrow) ha dejado su vida de lado para cuidar a su padre Robert (Anthony Hopkins, magistral cuando quiere, aquí por ejemplo). Robert es un catedrático en Matemáticas de Chicago que revolucionó tres campos del conocimiento cuando apenas tenía veintitrés años, haciéndolo uno de los aca-démicos más influyentes en su tiempo.

No más, ya que Robert murió a consecuencia de una lucha contra la demencia que lo dejó paralizado y prácticamente inútil por largos periodos de su vida. Catherine termina amargada y supeditada a dos fuerzas, la de su hermana Claire (Hope Davis, lo mejor de la película) quien prácticamente ya la tiene despachada para vivir con ella en Nueva York y la de Hal (Jake Gyllenhall, en su primer papel como adulto), quien se enamora de ella y le pide que se quede.

El título proviene de una ecuación matemática que comprueba un axioma (suficiente como para llenar un cuaderno completo de tesis) que tan solo es el trabajo de un genio. Catherine reclama su autoría, Hal la refuta, y la tesis de la película se plantea: ¿Contrajo Catherine la genialidad de su padre, su locura o ambas al mismo tiempo?

En comprobarlo, Catherine debe hacerse las preguntas más difíciles de su vida, preguntas que también le sirven para dejar atrás la amargura de los últimos años, perdonar a su padre y a si misma y darse una oportunidad para una nueva vida. Mucho del diálogo tiene una precisión matemática, y el uso de la lógica en el mismo permite brillar a sus actores.

Sin embargo, se siente a la obra de teatro como superior al filme en un producto terminado. Quienes hayan visto la pieza, pueden reconocer uno de los mejores textos del teatro universal de la década de los noventa, un texto que será recordado y remontado muchas veces en el futuro. La película, a pesar de que conserva parte de su genialidad, probablemente no tendrá el mismo destino.

Proof
Con: Gwyneth Paltrow, Anthony Hopkins, Jake Gyllenhall, Hope Davis.
Dirigida por: John Madden
Clasificación: PG-13
Chiles: 4 de 5

Return to the Frontpage