September 30, 2005

Comentario:

Apoyo Para Elección Compasiva

Por Rosalba Rodriguez M.D.
Internal Medicine & Medical Oncology

Lo único que la mayoría de las personas le temen más que a la muerte, es un sufrimiento prolongado previo a un final próximo.

Hemos tomado grandes pasos para avanzar en los cuidados al final de la vida, y hemos eliminado gran parte de la agonía que acompaña el proceso. Con los años, las técnicas para manejar el dolor han mejorado y los miembros de la profesión médica están poniendo más atención en el cuidado terminal de sus pacientes.

Por supuesto, sabemos que no todo el dolor puede ser controlado, y que el dolor es solo una clase de sufrimiento al morir. El mejor de los cuidados traería comodidad en solamente el 90% de los casos. Es casi seguro que alguno de nuestros seres queridos, quizás una madre, padre, o incluso uno mismo, tendrán que sufrir al llegar al final de sus días.

De la misma manera que dos familias o dos personas jamás serán idénticas, dos muertes tampoco serán exactamente iguales. Al acercarnos a la muerte, llegamos como los individuos que somos, y pasamos por el proceso con expectativas individuales, creencias personales y con nuestras propias decisiones.

Otros querrán controlar cuándo y cómo mueren. Deseando asignar su propio criterio a lo que es soportable, o cómo deberían pasar sus últimos días. Algunas personas simplemente dejan de comer debilitándose hasta su final , y otros pacientes, quienes debido al sufrimiento de su enfermedad, pedirán medicación para disminuir su dolor fisico y mental – llegando así a un final más rápido.

Hay una decisión más que una persona moribunda puede tomar y es pedir medicación que le permitirá morir en cuestión de horas, en vez de días. Esta opción se llama “elección compasiva.” Sabemos que algunos pacientes han elegido este camino, lo cual va contra la ley. Además, cuando un médico ha recetado esa medicina con el fin de acelerar una muerte, eso también es castigado por la ley. Por esto se está considerando la propuesta de ley llamada la elección compasiva para morir (compassionate choices).

Es una ley actualmente bajo consideración en la Legislatura del Estado de California llamada AB 651, la cual legalizaría y regularía la elección de un paciente con una enfermedad terminal y con una sobrevivencia de no más de seis meses para darle fin a su vida. Para proteger al paciente, AB 651 requiere que el paciente sea diagnosticado por dos médicos de dicha enfermedad de la cual el paciente sufre y los médicos deben confirmar que la sobre-vivencia de vida del paciente es menos de seis meses.

Y es entonces así que el paciente podrá honestamente consultar con su médico su opción para una muerte más rápida y digna. Además, para proteger al paciente, debe ser el paciente mismo que toma la medicación a su voluntad y siempre tendrá el derecho de cambiar su decisión en cualquier momento.

Personas con diferente fe y creencias están de acuerdo que la vida es sagrada, y que debe ser apreciada y preservada siempre que sea humanamente posible. Pero podemos también convenir que cuando la muerte es inminente, es enteramente respetuoso a la santidad de la vida permitir que una persona decida por sí misma cuándo y cómo pueden reducir su agonía de una manera digna.

En ésta decisión, ni el paciente ni el doctor deben ser castigados legalmente, ya que la ley reconocerá y respetará la individualidad de dicha decisión.

Este es el concepto simple y noble detrás de éste proyecto de ley. El cual parece ser apoyado por una mayoría de la población.

Aunque la legislación, AB 651, sería utilizada por una fracción pequeña de pacientes con enfermedades terminales, es una medida que nos afectará a muchos. AB 651 asegurará nuestra dignidad y protege nuestro derecho a tener ésta opción, por eso yo apoyo ésta propuesta de ley.

Dr. Rodriguez is a member of The American Medical Association and the California Medical Association, was “Physician of the Year” by the San Diego Medical Society (2000), and is a resident of San Diego.

Letters to the Editor Return to the Frontpage