September 26, 2003

El Congreso No Puede Darse el Lujo de No Invertir en la Diversidad en las Facultades Médicas

Por la Dra. Elena Ríos

WASHINGTON, DC – Miles de estudiantes ingresaron a las facultades de medicina este otoño y notaron que entre sus compañeros de aula no existía suficiente diversidad, tal como lo define un fallo reciente de la Corte Suprema. En vez, se debatía más la diversidad en la educación superior, particularmente en las facultades de medicina de nuestra nación.

Es alarmante que, a medida que la sociedad se ha hecho más diversa, las facultades de medicina son cada día menos representativas de la población, a pesar de que la población hispana aumentó en casi 10 por ciento en apenas dos años. El número de estudiantes minoritarios que ingresan a las facultades de medicina, que de por sí están insuficientemente representados en las aulas, disminuyó en casi 12 por ciento del 1995 al 2001.

En hora de tomar medidas para revertir esta preocupante tendencia. En una sesión de información reciente ante el Congreso, la National Hispanic Medical Association (NHMA) y The California Endowment solicitaron que los congresistas asignen suficiente dinero a los programas de Health Careers Opportunities and Center of Excellence para aumentar el número de estudiantes de grupos minoritarios en las facultades de medicina. Al hacerlo, el Congreso cumplirá con un fallo reciente de la Corte Suprema sobre las políticas de admisión de la Facultad de Derecho en la University of Michigan.

Según la Corte Suprema, diversificar el alumnado es un asunto estatal y nacional apremiante, no sólo porque como nación diversa tenemos la necesidad de crear un entorno intelectual sino también porque, como dijo la Jueza Sandra Day O’Connor, “la participación eficaz por los miembros de todas las razas y grupos étnicos en la vida cívica de nuestro país es esencial si el sueño de una nación indivisible ha de hacerse realidad.

“Para desarrollar un conjunto de líderes que tengan legitimidad ante los ojos de la ciudadanía, es necesario que el camino al liderazgo esté visiblemente al alcance de las personas de talento y cualificadas de todas las razas y orígenes étnicos”, O’Connor escribió en nombre de la Corte.

No podría ser más cierto que en el caso de las profesiones médicas. Aunque los hispanos, las personas de raza negra y los indígenas americanos representan más de 25 por ciento de la población de Estados Unidos, constituyen menos de 14 por ciento de los médicos, 9 por ciento de los enfermeros y 5 por ciento de los dentistas.

Los hispanos en particular están siendo dejados atrás – y sufriendo las consecuencias de la inequidad en el acceso a la atención médica. Los 38.8 millones de hispanos del país representan 13.3 por ciento de nuestra población. Sin embargo, los hispanos constituyen solamente 5 por ciento de los médicos, 3.4 por ciento de los dentistas y 2 por ciento de los enfermeros.

En su decisión, el tribunal supremo de la nación declaró que la raza y el origen étnico son factores importantes en las políticas de admisiones, pero no los únicos, y que la representación de las diversas razas en las instituciones de educación superior tiene beneficios sociales y educativos.

Los estudiantes deben estar preparados académicamente para la enseñanza superior y satisfacer los requisitos de admisión de las instituciones. Deben tener disciplina y estar decididos a tener éxito. Y deben estar muy interesados en la educación superior para que puedan ampliar sus perspectivas sobre los problemas de la sociedad y ayudar a encontrarles solución.

Nuestra preocupación – que el número de profesionales de la medicina que pertenecen a grupos minoritarios es alarmantemente bajo – fue el punto importante de una sesión de información ante el Congreso el 24 de Septiembre. NHMA y The California Endowment promovieron programas para crear mayor diversidad entre los profesionales de la medicina, los cuales fueron respaldados por el Rep. Ciro Rodríguez, (D-TX), presidente del Congressional Hispanic Caucus; el Sen. Bill Frist (R-TN); y otros líderes de vanguardia. Instamos al Congreso a que se reclute a hispanos para las facultades de medicina, enfermería y odontología, ofrezca becas y cree programas de capacitación de líderes para aumentar las reservas de profesionales y profesores hispanos de medicina.

“Es hora de que la nación invierta proporcionalmente en la comunidad hispana”, dijo el Dr. Robert K. Ross, M.D., presidente y CEO de The California Endowment. “No hay razón por la cual los hispanos deban sufrir una carga desmedida de enfermedades, discapacidades y muertes en el país más poderoso del mundo. La diversidad en las profesiones de la medicina equivale a mejor atención médica para todos los estadounidenses”.

Eliminar la disparidad está a nuestro alcance. Primero debemos hacer que más hispanos se interesen en dichas profesiones al proporcionarles información desde temprana edad. En segundo lugar necesitamos darles los recursos académicos y el apoyo necesario para que tengan éxito: fondos, asesores y cursos y campamentos de verano.

En tercer lugar, necesitamos la ayuda del Congreso para crear y respaldar incentivos para que los médicos hispanos trabajen en zonas subatendidas donde estarán a la disposición de los más necesitados.

La sociedad puede poner de su parte. Necesitamos que nuestros profesionales de la medicina se hagan profesores, modelos a imitarse e investigadores. Necesitamos que estén al frente de la investigación para que puedan adquirir más conocimientos sobre los tratamientos y las intervenciones para nuestras comunidades hispanas.

Esta estrategia con varios componentes también requiere un cambio en el concepto que esta escasez crítica es apenas un problema de las minorías. No lo es. Afecta a cada persona que necesita de un médico, visita un dentista o compra medicamentos recetados.

La Corte Suprema ha tomado el primer paso. Ahora, nosotros los estadounidenses, nuestros líderes y las instituciones de educación superior necesitamos continuar la tarea al hacerse nuestra nación una sociedad más diversa.

La Dra. Ríos es presidenta de la National Hispanic Medical Association, organiza-ción sin fines de lucro que representa a médicos hispanos en los Estados Unidos. K St. NW, Oficina 200, Washington, DC 20005.

Return to the Frontpage