September 24, 2004

Recordando lo que no pasó

‘Forgotten’ se aferra a unos cuantos trucos de cámara

Por Jose Daniel Bort

Nueva York es el escenario ideal para una historia sobre paranoia. Después de los ataques del once de septiembre, las heridas abiertas dejadas sangran toda clase de conspiraciones sobre la posible destrucción de la ciudad y sus habitantes. Cuando una de estas conspiraciones parece tocar la vida de una madre, ésta decide aferrarse a la realidad.

Este es el escenario en que se desenvuelve la nueva película de los productores de American Beauty, Dan Jinks y Bruce Cohen. Después de producir ese clásico del cine norteamericano contemporáneo, estos creadores han desarrollado proyectos muy diferentes entre sí. “Down with Love” fue una recreación de las películas Kitsch de los ‘60. “Big Fish” una recreación fantástica basada en el trabajo del director Tim Burton. Esta necesidad de reinventar los estilos cinematográficos que tocan es la mayor fortaleza y la debilidad en esta nueva película.

La extraordinaria actriz Julianne Moore es Telly Parreta (el nombre inspirado en telepatía). Telly está en proceso de recuperación por la perdida de su hijo Sam, quien murió en un accidente aéreo catorce meses atrás. Telly descubre que las fotos de su hijo han desaparecido y culpa a Jim (Anthony Edwards), su esposo, de querer borrar la memoria de su hijo.

Con la ayuda de su siquiatra (Gary Sinise), Jim le comunica a Telly que todo ha sido producto de su imaginación, y que su hijo nunca ha existido. Una condición conocida como Paramnesia le ha inducido a crear una realidad paralela, y que es hora de desechar el pasado. ¿Qué hace Telly? Pues lo esperado de ella. Correr.

Sigue una secuencia tras otra donde Telly corre y la persiguen. La convención cinematográfica mercuriana no sería un problema sino fuese tan ineptamente coreografiada por el director Joseph Rubén, un veterano de catorce películas y treinta años de trabajo que parece haber comenzado a dirigir ayer. Rubén trata de mantener un ritmo “andante”con largos comienzos y finales de escena que relentan la acción de forma inhumana.

La película trata de ser muchas cosas a la vez al mismo tiempo. Policial, teoría de conspiración, sobrenatural que pareciera sacado de los “X-Files” (la referencia es inevitable). Sin embargo, lo mejor del libreto de Gerald di Pego (quien escribió la película de la López, Ángel Eyes) es cuan concienzudamente sorprende con impresionantes giros de trama.

Telly se amiga con Ash Correll (Dominic West) un alcohólico al que ella le ayuda a recordar a su hija olvidada. Juntos tratan de descubrir las claves de la desaparición de sus hijos, tropezando con agentes del FBI, la policía y unos misteriosos personajes que aparecen y desaparecen. Si este libreto asumiera las opciones que ejercita con la convicción de quien se aferra al recuerdo de los seres queridos (olvidar es morir es el motto final de la historia), es probable que esta película hubiera sido trascendente.

Moore es quizá la mejor actriz trabajando como líder en este momento. Aquí demuestra su artistismo una vez mas, y esto es algo muy bueno para la película. Si tan solo los demás elementos la secundaran, Forgotten no se olvidara entre la marejada de películas que vienen este otoño.

Forgotten
Con: Julianne Moore, Dominic West.
Dirigida por: Joseph Rubén
Clasificación: PG-13
Chiles: 2 ½ de 5

Return to the Frontpage