September 24, 2004

“Esta película me cambió la vida”

Gael García Bernal es el Che Guevara en Diarios de Motocicleta

Por Jose Daniel Bort

La historia se vuelve a repetir, esta vez gracias al cine. Gael García Bernal tenía exactamente la misma edad que Ernesto Guevara cuando este se embarcó con su amigo Rodrigo de la Serna en el viaje que cambiaría su vida. De la misma forma como al joven argentino le influyó profundamente la realidad latinoamericana a través del viaje real, el nuevo astro mexicano del cine se siente motivado y contemplando la vida de forma diferente, gracias al viaje cinematográfico.

“Eramos tantos de la misma edad que la escena del cumpleaños en Iquitos la filmamos tan sólo una semana antes que mi propio cumpleaños número 24, el cual pasé en la selva. El Amazonas es uno de los lugares más hermosos y salvajes que jamás he visto”, explico Bernal.

Filmada con la precisión de un relojero, la nueva película del director brasilero Walter Salles (aclamado por “Estación central”) nació en los laboratorios de Sundance, de la mano de Robert Redford. Es allí donde Salles descubrió la dramaturgia del autor puertorriqueño José Rivera y juntos desarrollaron la historia de los años mozos del icónico idealista que fuera instrumental en la revolución cubana y que fuera fusilado por un pelotón en Bolivia.

“Nunca me interesó el Che como el ícono pop que te intentan vender. No tenía un afiche y veía su legado como algo que no me interesaba creciendo. Pero cuando conoces al verdadero hombre y su búsqueda por una identidad latinoamericana te identificas bastante, no importa de que parte de Latinoamérica seas”, dijo Gael.

Che, El hombre

Antes de entrar a la escuela de medicina, el joven Ernesto decidió hacer un viaje por Latinoamérica que lo llevaría desde Buenos Aires hasta la Guajira Venezolana, para conocer el continente de los incas. Lo que vería en ese periplo resultaría instrumental en los hechos de su vida, cambiándola de una forma indeleble.

“Había un montón de recursos para investigar. En Argentina conocí a los familiares, entendí el marco en el que un joven de veintitrés anos se movía en su país. Pero más importante, tuve contacto con Alberto Granado, quien es quizá uno de los hombres más modernos de Latinoamérica”, dijo Gael.

Granado fue el acompañante del Che durante el viaje y el autor del libro en que se basa la película. “Creo que en la historia latinoamericana no ha habido documentación parecida de un hecho histórico como la que hizo Alberto. La necesidad de hacer esta película era grande”, dijo García Bernal.

Filmada con un ritmo parsimonioso que invita al público a observar en vez de participar en ella, Los diarios de motocicleta ganó tres premios en Cannes y estuvo nominada al gran premio del festival de la costa francesa. Con una visión universal, su director Salles sabe exactamente como imprimir la latinoamericanidad en celuloide.

“Esta es la primera película en que trabajo en que terminamos exactamente el mismo día en que estaba planeado. Se había decidido con anterioridad que el rodaje duraría cuatro meses, y Walter lo hizo exactamente en ese tiempo”, comentó Bernal entusiasmado, demostrando una profunda admiración en el trabajo del director Brasilero.

Gael está ahora en un excelente momento en su carrera. Ha trabajado con los mejores directores de cine arriba y abajo, a la derecha y a la izquierda de la geografía mexicana. Por eso el mantienen las opciones bien abiertas. “Me dejo llevar por los instintos, y siento que no tengo que renunciar a nada de lo que soy por el hecho de trabajar en algún lugar. Trabajo de acuerdo a mis necesidades, ya sean estas artísticas o la simple necesidad de hacer dinero. Por ejemplo, la nueva película que estoy filmando ahora, “The King” es muy chiquitita, pero los cineastas me convencieron porque son demasiado serios en su proyecto”.

“The King” está en pleno rodaje en Austin, Texas, donde la producción de películas ha florecido gracias a los estupendos incentivos que la oficina de cine del estado ofrece. De la misma forma como las ideas progresivas cambian la vida de las personas, Gael sintió en la experiencia de “Diarios de Motocicleta” una huella seminal en su existencia: “Puedo decir sin ningún problema, que esta película me cambió la vida”.

Return to the Frontpage