September 22, 2000


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Antonio Guernica

¿Quién Habrá Sido el Máximo Ganador del Grammy Latino?

Llega la noche del 13 de septiembre, decenas de limosinas comienzan a rodear la entrada principal del Staples Center de Los Angeles. Cientos de reporteros de espectáculos de diversos países aguardan al lado de centenares de personas la llegada de los músicos latinos de mayor proyección internacional.

Entre sonrisas y saludos, el resplandor del flash de las cámaras escolta a los artistas que caminan sobre la alfombra roja que por un lado les guía a la sede de la primera entrega de los premios de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación (LARAS por sus siglas en inglés), y por el otro pretende cubrir toda la polémi-ca que empaña la celebración del evento.

La casa del equipo de baloncesto profesional Lakers de Los Angeles transformada en un gigantesco foro de televisión. La cadena CBS sería el amo y señor de la producción, parte de la premiación sería televisada en vivo dentro del horario estelar y de mayor audiencia.

Con anterioridad la imagen del Grammy Latino se había visto afectada por las declaraciones de una de las empresas discográficas más reconocidas en la industria.

Sin embargo, resulta irónico ver como Fonovisa la misma casa disquera involucrada hace años en el escándalo del pago ilegal de gratificaciones a programadores de radio para que tocaran la música de sus artistas, fue ahora la que lanzó la primera piedra en una casa que resultó ser de cristal.

Fonovisa acusó a LARAS de discriminar en contra de la música regional mexicana y no darle las categorías que merece, además, señaló que detrás de esta marginación estaba Emilio Estefan Jr.

Desafortunadamente estas acusaciones no solo dividieron a la industria discográfica latina en Estados Unidos, y a varios músicos, sino que también afectó a un sector de la opinión pública, cada vez más apática a la idea de presenciar el evento por televisión, luego que la casa disquera conminara a sus artistas para que boicotearan el evento.

18:30 hora local, el nerviosismo aumenta. Es tiempo de comenzar, pero varias figuras estelares no llegan. Visiblemente molestos los miembros de LARAS deciden posponer 30 minutos el inicio de la función, no sin antes hacer un llamado de atención a los ejecutivos de las casas disqueras.

Superados esos escollos da inicio el espectáculo y frente a las cámaras de televisión se escucha la esperada frase que llenaría de orgullo a muchos "¿...y el ganador del Grammy Latino es?, ¡Juan Luis Guerra!". Los presentadores llaman al escenario al primer ganador de este reconocimiento en la historia de nuestra música, quien humildemente agradece en el estrado "a mi Dios, al público y a su sello discográfico".

Como en el boxeo, después del primer golpe el resto de la función transcurre rápidamente. Pero, al final de cuentas, ¿quién habría sido el triunfador de la noche?

En escenario Luis Miguel, Juan Luis Guerra y Carlos Santana fueron los artistas más galardonados por haber conseguido tres premios cada uno. Sin embargo, estas tres figuras también fueron el centro de otras polémicas que empañaron el evento.

Inicialmente Luis Miguel ni siquiera acudió al Staples Center, y como es costumbre en él, el llamado "sol de México", brilló por su ausencia.

El caso de Santana va un poco más allá. En primera instancia el guitarrista jalisciense se negó a participar en el homenaje a Tito Puente, luego de que le informaran que él no sería quien ocuparía el centro del estrado, Santana dijo que no actuaría.

En otro fuerte comentario, Santana afirmó que LARAS, la institución organizadora del evento, "estaría malversando los millonarios fondos que recibe por concepto de donaciones".

El guitarrista indicó que las irregularidades en LARAS comienzan con el estratosférico salario de su presidente y CEO Michael Greene, quien estaría recibiendo un salario anual de 1.3 millones de dólares, a pesar de que esa institución está registrada como una organizacion sin fines de lucro.

Al mismo tiempo el músico criticó a LARAS por cobrar 25 mil dólares por mesa, a los asistentes a la fiesta de honor que Michael Greene organizó para Emilio Estefan Jr., y no haber destinado parte del dinero recaudado a alguna organización educativa o de caridad como estaba previsto.

Al día siguiente de la transmisión de CBS, los ejecutivos de esa empresa son notificados de que el índice de teleaudiencia, según las mediciones de la compañía encuestadora Nielsen, alcanzó los 11.5 millones de personas en todo el país. El primer reporte indica que el Grammy Latino acaparó el mayor número de televidentes en las ciudades de Miami, San Antonio, Nueva York y Houston, batiendo a Telemundo y compartiendo créditos similares de audiencia con Univisión.

El segundo informe, resultó ser más excéptico y no generó comentarios triunfalistas. En el mercado general CBS fue el canal de televisión menos visto de las tres cadenas estadounidenses, a pesar de haber contado con las actuaciones de Carlos Santana, Christina Aguilera, Gloria Estefan y Ricky Martin, cuatro reconocidas figuras latinas en el mercado anglajón.

Viendo todo esto podríamos decir que es evidente y en parte lamentable que los organizadores pasaran por alto la música regional mexicana, pero, ¿no habría dado mejores resultados cooperar para que el evento tuviera mayor penetración y luego ventilar lo que no se pudo lograr en la mesa de negociaciones?

Hace dos años las disqueras latinas luchaban por que sus artistas fueran incluídos en 7 categorías del Grammy tradicional y nadie se atacaba. Ahora, con casi 40 categorías para los latinos y una premiación independiente todos tienen algo que decir.

Es halagador pensar que los latinos contamos ya con un Grammy. Sin embargo, hagamos que ese orgullo no llegue acompañado de divisiones y críticas que en vez de ayudar, solo perjudican nuestra imagen.

Para obtener más información sobre los derechos que tienes en este país y las organizaciones que trabajan en aras de mejorar el estilo de vida de nosotros los inmigrantes, La Red Hispana puede ayudarte. Comunícate gratuitamente con nosotros llamando al teléfono 1-888-SU-RADIO, o sea 1-888-787-2346.

Return to the Frontpage