September 22, 2000


La Gran Fiesta De Emilio Estefan Jr., y de La Academia Latina De Artes y Ciencia de la Grabación, Termino Siendo Un Velorio: Que Descansen En Paz

Por Efrain H. Logreira

Emilio Estefan Jr., con un andar triunfal, como toro de casta, se dirigía por el vestíbulo del lujoso Beverly Hilton Hotel en la ciudad de Beverly Hills, rumbo hacia su propio "ruedo". Esa noche, el cubanoestaudinense iba a ser homenajeado como la "Personalidad del Año" por Michael Green, presidente de la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación (NARAS, con sus siglas en Inglés) y de su correspondiente latina, LARAS.



Gloria Estefan and the Miami Sound Machine

Los "flashes" de las cámaras fotográficas, los micrófonos, los camarógrafos con sus nuevos "juguetes" digitales; las damas luciendo sus mejores ajuares y los hombres, aún usando esos "tuxedos" rentados trataban de fotografiar y de mirar, quizás por última vez, a "don" Emilio.

De pronto, se escuchó, "Estefan. ¿Por qué no le diste una entrevista a nuestro periódico?" La pregunta vino de un reportero del periódico La Opinión de Los Angeles al "hombre del año".

Yo no lo vi en ese instante, pero me lo imaginé que, detrás de los anteojos y la barba que usa como máscara, la cara de Emilio se debió tornar como color de tarde taurina: roja, el cual nos sucede a todos cuando tenemos que confrontar la verdad.

Estefan, sin vacilar, pero con una expresión austera le respondió. "¿Por qué no di la entrevista? Porque me encontraba en la Argentina". Con esa sóla pregunta, el reportero supo que podía desenmascarar a Emilio Estefan Jr. en Beverly Hills y en Los Angeles.

Las Consecuencias de la Mentira

Un psicólogo amigo mío dice que cuando se miente, el correr de la sangre por las venas de la cara se paraliza y ésta pierde su cause, y es por eso que hay indecisión en el habla. Y eso exactamente fue lo que le pasó a Emilio cuando el reportero lo agarró de sorpresa con su pregunta. La única alternativa de Estefan en ese instante fue: Mentir.

El problema de la famosa entrevista surgió, después de que Emilio no quiso dar declaraciones al prestigioso periódico angelino para que ofreciera una reacción a comentarios controversiales hechos en su contra y la compañía de discos Sony por el ejecutivo de la disquera Fonovisa, Gilberto Moreno.

En su declaración hecha al informativo, Moreno quiso decir en pocas palabras que, los "Grammy Latino" eran un monopolio y un compinche de mafia entre Estefan, la disquera Sony, y la Academia Latina.

En busca de una respuesta, para que defendiera su posición, La Opinión trató de ponerse en contacto con Emilio en Miami en varias ocasiones, pero Emilio nunca respondió, no obstante, sí concedió una entrevista exclusiva para el periódico el Miami Herald.

El reportero, sabiendo que Emilio había mentido cuando le hizo la primera pregunta, lo retó, como torero en el ruedo. "Señor, Estefan, nosotros tenemos un seguimiento por fax, mediante el cual, en efecto, se trató de localizarlo" (la primera respuesta que obtuvo La Opinión de la oficina de Estefan en Miami fue 48 horas después, con un mensaje que decía que "se pensaría la respuesta".). "...Inclusive, hay un fax de su compañía, Estefan Enterprice y enviado por Jorge A. Plasencia que dice textualmente lo siguiente: `Es política de nuestra empresa no responder a comentarios de esta índole'". El reportero le tiró otra "manoletina" diciéndole que la misma oficina de él en Miami, había comentado que él se encontraba en Puerto Rico.

"¿Cuál es la verdad?" Fue la estocada final del reportero.

Emilio, sin responder, retrocedió y se dio la vuelta como un toro herido y continuó su entrada - ya no tan triunfal - hacia el salón en donde se celebraba su fiesta. La herida y su orgullo sangraban, y algo en su interior le decía que las cosas iban a empeorar más desde su arribo a Los Angeles.

Esta ciudad no es Miami, en donde un personaje como Estefan puede manipular los sistemas informativos. Aquí en Los Angeles se investiga todo. De dónde vienes y para dónde vas.

La ciudad de Los Angeles tiene una característica muy peculiar, especialmente cuando se trata de asuntos relacionados con la farándula. Primero, observa la honestidad del artista - a la "estrella"- después, la impulsa al "estrellato total", pero si esa "estrella" es ingrata, la puede destrozar muy fácilmente y convertirla en un meteorito en la oscuridad.

La Premiación al "Personaje del Año"

A mí no me gusta cenar en ese tipo de banquetes, la comida me sabe a "hotel". Los discursos se pierden entre los comentarios de las damas hablando de las otras asistentes, y el de los hombres "devorando" a la mujer de su prójimo y comentando acerca de las que no estaban "chismoseando". En fin, lo típico de un banquete de hotel.

Debido al boicoteo provocado por Fonovisa y por otros artistas mexicanos y de otras partes de Latinoamérica a no asistir a la cena, el "Empire Ballroom" del hotel Hilton, tenía un clima de "qué podrá pasar", en otras palabras, había incertidumbre. La ausencia de estos artistas (cientos de ellos) se reflejó también en las ganancias que la Academia Latina no pudo percibir. El boleto (por invitación solamente) para la cena costaba mil quinientos dólares por persona.

Las adulaciones desde el tarimado se iban y venían. Las cámaras mostraron nueva-mente sus "flashes" incandescentes, como para darle al cerebro de los asistentes un toque alucinógeno de energía. La música sonaba casi sin armonía, y a las señoras los chismes ya no se le oían. Y llegó el momento esperado. Estefan tenía que brindarle a todos los invitados un discurso de agradecimiento por haber asistido y pagado por su fiesta.

En su inglés caribeño dijo una cosa que me hizo prestar más atención y, quizás al resto de la concurrencia. Emilio Estefan Jr. se "inclinó"- quizás como por arrepentimiento- para darle sus sinceros agradecimientos al Sr. Jorge Pinos, presidente de la división internacional de la agencia William Morris. "...Gracias, Jorge. Tú fuiste el que me abrió las puertas en Hollywood", le dijo Estefan.

No sólo Pinos les abrió las puertas a los Estefan en la Meca del entretenimiento, si no que fue Jorge, quien ayudó desde el comienzo al suceso de Emilio y Gloria Estefan con su abnegada entrega. Pero un día, "sin son ni ton" los Estefan abandonaron a Pinos. Nosotros, los que trabajamos en la industria vimos esa acción como una puñalada, con cuchillo de doble filo: Por la espalda y sin aviso previo. Finalmente, Emilio reconoció que no fue una persona de Miami, si no uno de los nuestros en Los Angeles, quien lo ayudó en su carrera artística.

La cena concluyó como finalizan todos estos eventos, aburrida. Lo diferente en éste banquete fue que se le dio un premio a alguien, y que sabemos quién se lo dio, pero no tenemos idea de por qué se le dio, o debido a qué se le dio.

El Día Después de la Fiesta

Emilio y su clan, incluyendo al presidente de la academia, estaban convencidos de que la prensa angelina iba a hacer comentarios espectaculares con relación a la "gran fiesta"del año. Sí, la prensa "habló" y en primera plana, pero para desacreditar a la Academia de los Grammy Latino y a su presidente Michael Green. Un artículo publicado por Los Angeles Times "bombardeó" a la organización por manipuladora y por mentirosa.

El artículo acusó al clan de Michael Green, sí, el mismo que homenajeó a Emilio con el galardón como el "hombre del año" de tergiversar los fondos de la academia. Green recibe un salario de más de un millón trescientos mil dólares al año por ser el presidente de la academia. Según el mismo artículo del L.A. Times, este hombre es el ejecutivo con el sueldo más alto de todas las organizaciones sin fines de lucros en el país.

La Academia de las Mentiras

Muchos ejecutivos de la industria disquera y otros líderes de la comunidad se quejaron de que habían sido víctimas de incesantes solicitudes por parte de la academia para que compraran una mesa para la gran fiesta, por un valor de $25,000. Según el mismo articulo de L.A. Times, "parte de la contribución" (para asistir a la cena), iba a ser destinada para beneficiar a "The Latin academy's educational outreach and human services programs", una entidad sin fines de lucro. Los potenciales donantes se enfurecieron al enterarse de que la academia no tiene establecida, ni opera ninguna entidad caritativa. (Los vivos o estúpidos de la academia pusieron al final del boleto de reservación para el evento (en un tipo de letra diminuto), un "descargo de responsabilidad" que decía en inglés, que su contribución no era deducible para los impuestos.)

El señor Green todavía no ha sido investigado por el IRS ( todos sabemos quienes son ellos), pero ya le van a caer. Este señor, es socio de Estefan, y es el presidente de nuestra nueva Academia Latina, y de los Premios Grammy Latino.

Ese fue el final de la gran fiesta en el Hotel Beverly Hilton, para galardonar a Emilio Estefan Jr. `Our Personality of The Year". Un velorio, en donde todavía no hemos visto las lágrimas correr, porque aún están enmascaradas. ¡Que descansen en paz!

Logreirais a former professional jazz musician, freelance writer, critic and composer.

¿Comentarios? Regrese a la Portada