September 19, 2003

México del Norte

Por Jorge Mújica

El Grito del Presidente

¡Vivan los acuerdos!’, gritó Vicente Fox desde el balcón de Palacio Nacional, allá en México del Sur, la noche del 15 de septiembre. No precisó el presi de qué acuerdos se trata, y nosotros acá en México del Norte nos preguntamos si entre ellos se incluiría el de migración con Estados Unidos.

Clarito, clarito, Fox gritó por “los acuerdos para un México mejor”, por “el compromiso de todos con México” y por “la unión de todos los mexicanos”. Poco clarito quedó si el México mejor incluye a los migrantes. Es más, cualquiera diría que los migrantes precisamente agarraron rumbo al norte porque más bien eran lo peor de México.

Lo de la unión de todos los mexicanos está más a la interpretación, porque no nos han dejado unirnos a nuestras familias y a nuestro país. Sin tratado migratorio está difícil que millones de mexicanos del norte se unan a México, porque si lo hacen se tendrán que quedar en el sur. Pasar a sus familias pa’ que se unan a nosotros en el norte está caro y canijo, y sin derecho todavía a votar; una unión más política e ideológica tampoco es posible.

Pero lo del compromiso de todos con México segurito que si nos incluye, porque desde que comenzó el sexenio el gobierno ha tratado de echarnos el compromiso de que saquemos adelante al país. Primero Juan Hernández trató de sacarnos los dólares para adoptar municipios huerfanitos, y luego el mismo presi dijo en el informe que seguirá trabajando para garantizar que nuestras remesas lleguen a nuestras familias. Es más, ya hasta comenzó a privatizar al famoso Instituto de los Mexicanos en el Exterior, poniéndolo a disposición de la industria hotelera para sacarnos más lana, pero de eso hablaremos en alguna otra ocasión.

Vivan los héroes...

Lo que si está clarito es que Fox también en el grito habló de los migrantes, cuando exclamó: “Vivan los héroes que nos dieron patria!”. Porque de que damos, damos. Damos nuestros dolarotes y con ellos damos trabajo y esperanza a millones de familiares.

Nomás en la industria del turismo trabajan dos millones de mexicanos, y los migrantes somos 6 de cada diez visitantes al país, así que podríamos decir que más de un millón de chambeadores del turismo trabajan porque nosotros “damos”.

Y no nos vayan a salir con que se refería a alguien más. A los otros los nombró de nombre, a Hidalgo, a Morelos, a Allende, a doña Josefa y a Leona Vicario.

Ya nombrados los anteriores, no nos queda decir más, que la referencia fue clarita. Dijo a “los héroes”, y desde principio del sexenio quedó clarito que nosotros somos los “héroes”. Así lo dijo Fox el 21 de marzo del 2001 en California, y no somos quiénes para desmentirlo.

Ora nomás nos queda esperar que nuestra interpretación sea correcta y no se trate de un error que se corrige al siguiente grito. Todavía nos acordamos cómo Carlos Salinas de Gortari incluyó en el grito a los Niños Héroes, a la mejor por ser héroes, pero que en 1810 ni habían nacido ni menos eran héroes porque todavía eran niños en 1847.

Y esperamos también que no nos toque la suerte de la absoluta mayoría de héroes mexicanos, que todos perdieron. Ni Hidalgo ni Morelos ni los demás mencionados vieron la independencia, ni Cuauhtémoc triunfó contra Cortéz, ni Zapata alcanzó a ver el triunfo de la revolución.

Ora que los migrantes ya contamos hasta en el grito de independencia, esperamos que nos toque ver algún triunfo, ya sea el del acuerdo migratorio, el de la amnistía, el de Cruz Bustamante cuando haya plebiscito en California, o ya de perdida el de nuestras familias en México.

Return to the Frontpage