September 16, 2005

Una actuación débil de Jennifer López

La actriz no supera expectativas en la película “An unfinished life”

Por Jose Daniel Bort

Hace un par de años, durante el escándalo “Bennifer”, se anunció que la actriz Jennifer López podría tener su primer chance de ser nominada al Oscar a través de la película “An unfinished life”. El pedigree de su director Lasse Hallstrom (nominado anteriormente a la estatuilla en tres oportunidades) y la compañía de los actores Robert Redford y Morgan Freeman auguraban “temporada de premios” por todos lados.

El resultado no podía ser más insatisfactorio. No solo la actriz, quien no pega una durante toda la película, todo el proyecto en general se diluye en un canvas incapaz de soportar una trama digna del horario de las siete en las cadenas hispanas. En dramas como este, la trama sin mayores sorpresas muchas veces funciona a favor del actor, que satisface sus expectativas ante lo esperado. Aquí el trabajo se queda a medio camino.

López interpreta a Jeanne, abusada por su novio y lista a darle un futuro mejor a su hija Griff (Becca Gardner). Sin otro lugar adonde ir, Jeanne decide enfrentar su pasado en Wyoming. Su exsuegro Einar (Robert Redford), quien la culpa por la muerte de su hijo, hubiese querido no verla más, y le da la bienvenida con un “lárgate por donde viniste”.

Einar vive su vida en el peor estado de amargura. Abandonado por su esposa, tiene que lidiar con el cuidado de su mejor amigo Mitch (Morgan Freeman, en otro de esos personajes “segundón que se roba el show”) quien está semiparalizado por el ataque de un oso. Pero lo peor para Einar es haber perdido a su hijo, principal fruto de su alegría, quien descansa en su tumba con la inscripción “Una vida sin terminar”.

No, no son Bárbara Mori y Alberto Zurita, son López y Redford intercambiando insolencias hasta encontrarse “bonito” en la mitad del camino. Pero los actores no son el principal problema de la película, el tono y el equilibrio desarrollados por el genio del jabón cinematográfico Lasse Hallstrom hacen de esta un sueño de historia, por lo aburrida.

El director hizo lo que a mi juicio es una de las mejores películas hechas en los últimos veinticinco años. Realizada en Suecia en 1985, “Mi vida como un perro” ha sido el pináculo de la carrera de este cineasta, quien luego se mudó a Hollywood y fue abrazado por Miramax. Juntos llevaron “Cider House Rules” y “Chocolat” a tener nominaciones al Oscar.

Esto es relevante ya que las últimas dos películas del director (“The Shipping News” y ésta) parecieran intentar crear las condiciones necesarias para que la academia las reconozca. Sin embargo, se siente una falta de inspiración e individualidad por parte de su autor, tan maravillosamente efectuada en su trabajo anterior (What’s eating Gilbert Grape es otro ejemplo de ésta inspiración).

López perdió la perfecta oportunidad de añadir prestigio a su popular carrera. Pero al parecer Hollywood está lista para darle otra oportunidad. Después de dos años en el archivo de Miramax, es posible que Una vida sin acabar pase sin pena ni gloria, sin acabar ninguna de las carreras de sus protagonistas.

An Unfinished Life
Con: Robert Redford, Jennifer Lopez, Morgan Freeman.
Dirigida por: Lasse Hallstrom.
Clasificación: PG13
Chiles: 2 de 5.

Return to the Frontpage