September 16, 2005

Comentario:

Ayudar a los Inmigrantes Indocumentados de la Costa del Golfo es la Obligación Moral de América

Por Hon. Robert Menendez (D - NJ) y
Hon. James E. Clyburn (D - SC)

América en estos momentos está refle-xionando tristemente por las ocurrencias de una de las tragedias más devastadoras en nuestra historia, debemos permanecer alertas en nuestros esfuerzos para ayudar a aquellos quienes lo necesitan. En ésta tragedia han sido frecuentemente pasados por alto los cientos de miles de inmigrantes indocumentados en la Costa del Golfo quienes han tenido sus vidas destruídas, inclusive si fueron lo suficientemente afortunados en haber sobrevivido el huracán y la inundación. Como inmigrantes, ellos se encuentran en un país extranjero, muchos son muy pobres y con poco conocimiento del inglés, ellos son unas de las víctimas más vulnerables del desastre. Han tenido sus hogares, posesiones, sustentos y comunidades destruidas, estos inmigrantes no documentados que carecen de un lugar a donde ir, o de personas quienes puedan ofrecerles apoyo y a veces pueden ser muy cautelosos hacia aquellos quienes son enviados para asistirlos. Como Americanos de toda clase de vocaciones, debemos hacer todo en nuestro poder para ayudar a ésta gente tan vulnerable para que vuelvan a ponerse de pie y continúen con sus vidas.

El huracán Katrina fue un desastre natural inevitable. El desastre que salió por los pobres esfuerzos de ayuda y la carencia de una respuesta urgente por parte de nuestro gobierno federal sí era evitable. Desafortunadamente, millones han sufrido sin necesidad debido a la ineptitud del gobierno. La administración Bush falló en una de las pruebas morales más importantes: proteger a aquellos que carecen de la capacidad de protegerse.

La hora llegará para aquellos que fallaron en la respuesta gubernamental para ser responsables de sus hechos. Pero por los momentos debemos ayudar a todos los que podamos y debemos enfocarnos en tener un plan de largo plazo para reconstruir las comunidades y resucitar la economía. Los Demócratas tienen varias proposiciones para ayudar a la gente de la Costa del Golfo:

· Comida y Nutrición - Bajo una legislación de la Cámara Democrática, todos los inmigrantes residentes legales podrán recibir asistencia alimentaria sin importar las reformas y restricciones del programa Bienestar (Welfare). Estas restricciones serán anuladas hasta por un año.

· Vivienda - Los Demócratas creen que éstas familias deben tener acceso a viviendas de emergencia temporales y trabajarán para expandir las facilidades federales como también la creación de un programa cupón.

· Economía - Los Demócratas creen que el programa Seguros de Desempleo por Desastre (Disaster Unemployment Insurance) deberá ser mejorado y expandido, incluyendo a todos aquellos quienes ya han agotado sus beneficios. Compañías pequeñas deben tener acceso oportuno para asistencia de desastres para ayudar a reconstruir la economía lo más pronto posible.

No hay cifras precisas, pero la mayoría de las estimaciones hablan de cientos de miles de inmigrantes indocumentados viviendo en las zonas afectadas de la Costa del Golfo. Los oficiales Hondureños estiman que unas 125,000 personas de ese país residen en Luisiana, principalmente en Nueva Orleáns. Se calcula que más de 40,000 Mexicanos, la mayoría siendo inmigrantes del estado de Yucatán, viven en Luisiana. Muchos de estos inmigrantes indocumentados de la costa del Golfo viven en pueblos pequeños que han sido destruidos completamente por el huracán.

Un pueblo en particular que fue destruído por el huracán es Bayou La Batre, la cual cogió fama por ser el pueblo pescador en la película Forrest Gump. Este pueblo de 3,000 personas está conformado por dos tercios de Hispanos y Vietnamitas, la mayoría son inmigrantes trabajando en los pueblos pesqueros. El huracán Katrina destruyó sus hogares, los barcos con las cuales pescaban y contaminó las aguas en donde pescaban.

Hay innumerables cantidades de cuentos de inmigrantes, quienes temen demasiado a las autoridades federales para aceptar asistencia y tienen que disimuladamente entrar y salir de los refugios para conseguir cualquier tipo de provisiones sin tomar el riesgo de ser descubiertos por las autoridades. Debemos darles la mano a estos inmigrantes y demostrarles que estamos tratando de ayudarlos. Debemos apoyar a esta gente, ayudarlos con comida y provisiones médicas y dejar que ellos se recuperen libres de persecución. Los errores ya se han cometido, pero debemos seguir adelante y asistir aquellos a quienes están en las sombras para que puedan recibir la ayuda que tanto necesitan.

Letters to the Editor Return to the Frontpage