September 16, 2005

La nueva meca del cine americano

El festival de Toronto eleva su perfil este año con la presencia de importantes figuras de la industria y sus estrellas

Por José Daniel Bort
Especial desde Toronto.

Desde hace ya algún tiempo el festival de Toronto se ha perfilado como uno de los mejores festivales del cine mundial. Este festival, que cumple treinta años de ininterrumpida labor, se perfila como el más influyente para los que manejan “La movida” en la industria.

La razón es la excelente selección de títulos que han sido escogidos para participar. También influye el apropiadísimo momento en que se celebra: la mayoría de los estudios en Hollywood todavía no han cerrado sus agendas para el próximo año, muchos de ellos no tenían claro el panorama de películas disponibles durante el festival de Cannes pasado.

Para el público presenta en esta multicultural, pintoresca y cosmopolita ciudad no puede pasar desapercibido la presencia de muchas de las más importantes estrellas de cine del momento, que vienen con un bajo perfil para promocionar sus películas.

La lista es larga: Kirsten Dunst, Claire Danes, Judi Dench, Viggo Mortensen, Helena Bonham Carter, Jodie Foster y los directores Terry William, Atom Egoyan y Neil Jordan. Sin embargo, ninguno de ellos acapara tanto interés como dos jóvenes que tienen en común tres películas con el mismo nombre: Johnny Depp y Orlando Bloom.

Ni siquiera los protagonistas de la película “Brokeback Mountain”, Heath Ledger y Jake Gyllenhall, frescos por el triunfo de la cinta en Venecia. La ciudad se paralizó durante la entrevista que Johnny Depp dio para apoyar su trabajo el filme “The Corpse Bride”, de su amigo Tim Burton.

“El grupo de chicas y chicos gritando allá afuera. Esos son mis jefes” declaró Johnny Depp en una conferencia de prensa en el Four Seasons, refiriéndose a lo importante que es el apoyo de la fanaticada en su carrera.

El compañero de Depp en la serie de “Los piratas del caribe” (que acaba de terminar un año de rodaje de la segunda y tercera parte en las Bahamas) es Orlando Bloom. El joven actor presenta, “Elizabethtown”, dirigida por Cameron Crowe, el mismo de “Jerry Maguire”. Se sabrá a ciencia cierta en Octubre si ésta nueva cinta hace por Bloom lo que hizo Maguire por Tom Cruise en su momento.

Ciudad de contrastes

El centro de la ciudad de Toronto cambia completamente gracias al festival. Los locales sienten la presión en el trabajo, pero le dan la bienvenida con el corazón abierto. El festival es uno de los músculos económicos de la ciudad.

“Se siente una energía única, una vitalidad en las calles gracias a la gran cantidad de amantes del cine que vienen a Toronto durante el festival”, dijo Sonja Zarzar, quien es dueña de un restaurant de comida típica caribeña en Yongue Ave. El centro del Downtown.

Para los ‘insiders” existe una gran cantidad de eventos especiales alrededor de las películas estrenadas. Prácticamente cada cinta im-portante tiene una barricada de publicistas atrayendo com-pradores de todas partes del mundo. Después de los estrenos, es muy probable que la fiesta en uno de los exclusivos locales de la ciudad den la bienvenida tan solo a un reducido grupo de privilegiados.

Los meros mortales deben pagar entradas que cuestan veinte dólares canadienses (unos dieciocho dólares americanos). Con la posibilidad de ver más de trescientas películas de todas partes del mundo.

Además, muchas películas aprovechan el hervidero comprador para presentar sus historias a los interesados en Toronto. Un tono general de “caos organizado” impera durante todo el festival.

“Hemos realizado cambios estructurales muy importantes que han permitido a los miembros de la industria del cine considerar a nuestro festival como el sitio de rigor a la hora de encontrarse con las fuerzas creativas internacionales más importantes”, dijo Noah Cowan, director del festival.

Toda ésta actividad permite concluir que éste festival de cine no parará de crecer en un futuro cercano, y su influencia determinará muchas de las opciones de entretenimiento en la pantalla grande para muchos amantes del cine, en todo el mundo.

Return to the Frontpage