September 15, 2000


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Eduardo Salinas

HUD y FHA Siglas Que Podrían Abrirle la Puerta de su Propia Casa

No es un secreto que la mayoría de los 31 millones de hispanos que residimos en este país —según la más reciente cifra de la Oficina del Censo dada a conocer en agosto pasado—, llegamos a Estados Unidos con la única intención de mejorar nuestra situación económica y nuestro estilo de vida.

Labrar a pulso un futuro con oportunidades para nuestros hijos y adquirir un pedazo de tierra antes de ir al cielo es el gran sueño de casi todos nosotros.

Tan pronto llegamos al país y conseguimos un trabajo nos comprometemos a laborar largas jornadas para arrendar una vivienda y proporcionar a nuestros seres queridos la comida, el vestido y la educa-ción necesarios. En un principio la euforia de progresar rápidamente nos lleva en muchas ocasiones a contraer deudas que al cabo de unos años convierten nuestra vida en un constante desembolso que estanca el ansiado crecimiento económico.

Muchos de esos compromisos son necesarios, pero ¿cómo saber hasta cuando estamos invirtiendo nuestro dinero, y cuando estamos tirando nuestro salario?

Un ejemplo clásico está en la necesidad inicial de rentar un techo que nos albergue. Alternativa que si se posterga más de lo necesario nos llevaría en una sola década a desembolsar entre sesenta y 120 mil dólares aproximádamente.

Obviamente, no quiero decir que rentar un apartamento es tirar el dinero, pero, si no se toma en cuenta el margen de tiempo de arrendamiento podríamos estar viviendo en la frontera que divide la inversión y el derroche.

Un buen consejo para no ser víctima de esta pesadilla la dió a conocer Saúl Ramírez, subsecretario de Departamento de Vivienda Desarrolo Urbano (HUD por sus siglas en inglés), quien destacó que "comprar una vivienda es la forma inicial para desarrollar un patrimonio familiar. La base para crear estabilidad y solvencia económica. Los cimientos de los bienes que dejaremos a nuestros hijos".

Pero, ¿qué alternativas tenemos los hispanos para dar ese trascendental paso en aras de un mejor futuro?

De acuerdo con Ramírez "en los últimos tres años HUD ha desarrollado un proyecto nacional bilingüe que consejería tiene como meta informar a la comunidad hispana sobre las facilidades existentes para adquirir una casa".

Prueba de ello es la línea telefónica gratuita 1-800-569-4287, donde usted podrá adquirir información en inglés y español sobre los servicios de HUD. Otro servicio es la edición también en la lengua de Cervantes, del folleto: "100 preguntas y respuestas sobre como comprar una casa", publicación que guía al comprar potencial sobre los pasos a considerar antes de involucrarse en la compraventa, explica detalladamente la forma en que los programas de HUD y otras dependencias que podrían ayudarle en este proceso y al mismo tiempo le ofrece prácticos consejos para realizar una buena compra. Por cierto, usted podría recibir una copia gratuita de ese folleto por correo solicitándola al teléfono 1-800-483-7342.

El funcionario añadió, "para incentivar el objetivo de incrementar en un 50% el número de hispanos con casa propia, HUD cuenta con el apoyo de la Administración Federal de Viviendas (FHA), dependencia que pretende asegurar en los próximos tres años 765 mil préstamos hipotecarios para personas de la comunidad latina y habitantes de raza negra".

Recientemente la Univer-sidad de Georgia reveló un estudio donde afirma que el poder de compra de los hispanos se ha elevado el 70% en la última década, alcanzando los 452 mil millones de dólares. Desgraciadamente, esta expansión del mercado ha permitido que sólo el 45% de los latinos sean propietarios de la vivienda que habitan.

Bajo esa perspectiva "es importante que los inmigrantes consideremos las oportunidades que el gobierno estadounidense pone a nuestro alcance, y adoptemos una cultura de consumo que nos permita crecer financieramente", comentó el funcionario.

Oir hablar de prosperidad contagia a cualquiera. Sin embargo, ¿cuál es el camino más directo que le llevaría a la puerta de su casa propia?

"Un salario fijo, un historial aceptable de crédito y pocas deudas de largo plazo", destacó Ramírez.

Apoyado en esos tres puntos HUD juega un papel trascendental en la posibilidad de ser propietarios de una casa con préstamos para familias de bajos ingresos o moderados a través de su programa de seguro hipotecario del FHA. Paralelamente HUD cuenta con un proyecto nacional que pone a su alcance viviendas a precios atractivos.

"Por medio del FHD las familias interesadas en adquirir una vivienda podrían calificar para el préstamo hipotecario pagando únicamente el 3% del valor de la propiedad, como pago inicial. Además, el FHA cuenta con la alternativa de otorgar préstamos más accesibles que algunas entidades bancarias".

Además, "avalando el compromiso de incentivos para la compra de casas el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Andrew Cuomo, hizo el reconocimiento de un centenar de organizaciones que han unido fuerzas con el gobierno para incrementar en un 50% el número de personas pertenecientes a las minorías étnicas, en los próximos tres años", acotó Ramirez.

Finalmente el funcionario exhortó a la población hispana para que "aproveche las prioridades de FHA de asistir a personas hispanas intere-sadas en adquirir su primera vivienda y que por motivos diversos no cumplen con los requerimientos básicos que regula la política de préstamos en los bancos privados".

La sonrisa de nuestros hijos y la comodidad de vivir en una casa de nuestra propiedad es un estímulo que vale la pena, nos ayuda a superarnos y nos permite ahorrar impuestos. No dejemos que la falta de información o la barrera del idioma inhiba nuestro derecho de crecer como individuos con bases sólidas y estabilidad económica.

Las alternativas para lograr este y muchos otros ideales están al alcance de sus manos y en La Red Hispana estamos para ayudarle a que la ruta hacia sus metas sea más fácil. Comuníquese con nosotros al 1-888-787-2346 y permítamos guiarle los primeros pasos que habrá de llevarle a su propio hogar.

Regrese a la Portada