September 14, 2001

THE WHITE HOUSE

DÍA NACIONAL DE ORACIÓN Y RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DE LOS ATAQUES TERRORISTAS DEL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2001


PROCLAMACIÓN POR EL PRESIDENTE DE LOS

ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA

La mañana del martes, 11 de septiembre de 2001, los terroristas atacaron a los Estados Unidos en una serie de despreciables actos de guerra. Secuestraron a cuatro aviones de pasajeros, estrellaron dos de ellos contra las torres gemelas del World Trade Center y un tercero contra la sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos en el Pentágono, causando una gran pérdida de vidas y un daño tremendo. El cuarto avión se estrelló en el campo en Pennsylvania, matando a todos aquellos a bordo, pero quedándose bastante corto de su objetivo deseado, debido aparentemente a los heroicos esfuerzos de los pasajeros a bordo. Esta masacre, la cual causó el colapso de ambas torres del Trade Center y la destrucción de parte del Pentágono, mató a más de 250 pasajeros de avión y miles más en tierra.

Pueblos civilizados de todas partes del mundo denunciaron a los malhechores quienes planearon y ejecutaron estos terribles ataques. La justicia exige que aquellos que ayudaron o refugiaron a estos terroristas sean castigados - y castigados severamente. La enormidad de su maldad lo exige. Utilizaremos todos los recursos de los Estados Unidos y nuestros amigos y aliados en cooperación para ir tras aquellos responsables por esta maldad, hasta que se haga justicia.

Nos acongojamos con aquellos quienes han sufrido grandes y desastrosas pérdidas. Todos nuestros corazones han sido punzados por la toma repentina y absurda de vidas inocentes. Rezamos pidiendo consuelo y fortaleza para ayudarnos y animarnos unos a los otros con esperanza y fe.

Las escrituras dicen: "Bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados".

Hago un llamado a todas las familias estadounidense y a la familia de Estados Unidos a que observen un Día Nacional de Oración y Recuerdo, en honor a la memoria de las miles de víctimas de estos ataques brutales y para dar consuelo a aquellos quienes perdieron seres queridos. Perseveraremos al pasar por estos momentos de tragedia nacional y pérdidas personales. Con el tiempo, encontraremos el consuelo y la recuperación; y ante tanta maldad, permanecemos fuertes y unidos, "una Nación bajo Dios".

AHORA, POR LO TANTO, YO, GEORGE W. BUSH, Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, en virtud de la autoridad que se me confieren la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, por la presente proclamo el viernes, 14 de septiembre, un Día Nacional de Oración y Recuerdo de las Víctimas de los Ataques Terroristas del 11 de Septiembre de 2001. Pido que el pueblo de los Estados Unidos y los lugares de culto conmemoren este Día Nacional de Oración y Recuerdo con servicios conmemorativos al mediodía, el toque de las campanas a esa hora, y vigilias vespertinas de recuerdo bajo la luz de la vela. Exhorto a los empleadores que den tiempo libre a sus trabajadores durante la hora de almuerzo para asistir a los servicios para rezar por nuestro territorio.

Invito a los pueblos del mundo que comparten nuestro dolor a que se unan a nosotros en estas solemnes ceremonias.

EN FE DE LO CUAL, he suscrito la presente, este, el decimotercer día de septiembre del dos milésimo primer año del Señor y el ducentésimo vigésimo sexto año de la Independencia.

GEORGE W. BUSH

Regresar a la Portada