September 13, 2002

Antiguo Asistente de Maestro Ahora Guía su Propia Clase

En un estado donde hay una carencia de 300,000 maestros nuevos para la siguiente década, los paraeducadores (personas que trabajan en una clase ayudando a los maestros mientras obtienen sus credenciales) representan indudablemente los mejores candidatos para maestro.


Maestro, Jose Rodriguez

Jose Rodriguez, un maestro de quinto grado de la Escuela Primaria Heliotrope de Maywood, California, es un ejemplo perfecto de un paraeducador que dio unos pasos más y logró llevar las riendas de su propia clase. En la universidad, después de una práctica profesional poco gratificante como ingeniero, Rodriguez comenzó a buscar diferentes opciones profesionales. Un amigo que trabajaba como paraeducador en la Escuela Primaria Heliotrope, le presentó la idea a Rodriguez. Después de un par de semanas, Rodriguez, quien estudiaba en Cal State Los Angeles, cambió su especialidad de ingeniería a desarrollo infantil.

“Una vez que estuve en la clase disfruté muchísimo”, exclama Rodriguez, quien ahora tiene su credencial, está en proceso de terminar su maestría y de buscar un programa para su doctorado. “Se me había olvidado cuánta diferencia puede causar una persona. Suena muy común, pero verdaderamente influencías la vida de estos niños de muchas formas distintas. Puedes hacerlos sentir que forman parte del mundo, haciéndoles ver que ellos pueden lograr las metas que se hayan fijado. Para mí eso es increíble”.

Para Rodriguez, un hijo de trabajadores inmigrantes de México, la transición de la ingeniería a la docencia fue incierta. No sabía cuáles eran los requisitos o qué esperar, especialmente después de tres años de llevar cursos relacionados con las matemáticas. Un programa de apoyo ofrecido a través del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles y llamado Escalera para la Carrera de Paraeducador (en inglés, Paraeducator Career Ladder) le ayudó a salir adelante con el difícil camino que separa a un paraeducador de un maestro con todas sus credenciales. Hoy en día, Rodriguez dirige algunos talleres en la Escalera para la Carrera de Paraeducador que él mismo llevó hace unos años atrás”.

De acuerdo con el director de Escalera para la Carrera de Paraeducador del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, Steve Brandickes, estos programas son invaluables para los maestros potenciales porque ofrecen apoyo a diferentes niveles.

“Nuestro programa provee guía, asistencia sobre el tema de los exámenes estatales obligatorios, costos de la enseñanza, reembolsos y asistencia para buscar empleo”, dijo Brandick. “La meta principal es ayudar a los paraeducadores a convertirse en maestros con credencial”.

En general, el compromiso de Rodriguez para enseñar y educar se hace evidente en la forma de dirigir sus clases. Ha desarrollado un fuerte lazo con sus estudiantes de quinto grado en los dos años en que les ha enseñado. Las prioridades de Rodriguez no son sólo presentarles a sus alumnos los conceptos requeridos por el estado para estudiantes de quinto grado, pero también inculcarles sobre todo la idea de que la educación ofrece opciones; las opciones que muchos de los niños de bajos recursos o de minorías en Maywood desafortunadamente no tienen. Rodriguez enseña esta valiosa lección usando ejemplos de la vida real.

“Dibujé un diagrama que muestra todos los niveles de educación desde kindergarten hasta un nivel avanzado”, explica Rodriguez. “Luego les pregunto: ‘si te graduaras sólo de enseñanza media, qué podrías hacer, y si fuera de escuela secundaria o de la universidad’. Me dan diferentes respuestas. Luego, les pregunto: ‘si tuvieran un doctorado, podrían aún vender elotes o paletas?’ Me contestan todos a la vez: ‘no’. Pero luego les explico: ‘sí, ustedes pueden, porque la educación les da la oportunidad de elegir. Ustedes no estarán limitados a una sola opción’”.

Rodriguez lleva a su clase de excursión a universidades locales como la UCLA o USC, poniendo en la mente de sus pequeños estudiantes la realidad de que todo es posible. “Una vez que ponen su pie en esas ciudades universitarias, se dan cuenta de que ellos pueden llegar allí. Ellos comienzan a pensar: ‘Ay, caray puedo vivir aquí”, dice. Esta actitud es lo que motiva a Rodriguez.

California enfrenta una carencia de maestros calificados originada en gran parte por el continuo aumento de estudiantes inscritos, la reducción obligatoria en el número de estudiantes por clase y el creciente envejecimiento de la fuerza laboral docente, ya que una enorme cantidad alcanza la edad para jubilarse.

El Centro para las Carreras Docentes de California (California Center for Teaching Careers or CalTeach) es un servicio centralizado de información, referencias y contratación para las personas interesadas en una carrera docente. Está administrado por la Oficina de la Rectoría de la Universidad del Estado de California y con la que se puede comunicar al teléfono 1-888-CALTEACH (225-8322) o por Internet en el sitio Web www.calteach.com. CalTeach también trabaja activamente con el Programa de Incentivos de California para Reclutar Maestros (California Teacher Recruitment Incentive Program o CalTRIP). Existen seis centros de atención al público en Sacramento, Tulare, San Bernardino, Los Angeles y San Diego. Estos centros proveen asistencia a quienes buscan trabajo, a través de la colaboración con distritos escolares locales, para asegurarse de que los maestros sean asignados a una clase como resultado de un cuidadoso y detallado proceso de contratación. Para obtener información sobre los centros de atención al público puede llamar a la línea de ayuda de CalTeach 1-888-CALTEACH (225-8322).

Return to the Frontpage