September 12, 2003

Exquisita fascinación por los tramposos

“Matchstick Men” es la primera novela de Eric García que recibe tratamiento cinematográfico

Por Jose Daniel Bort

Eric García logró una acogida estupenda en el mundo literario gracias a las historias de “Rex”, un investigador privado de los Angeles el cual es verdaderamente un Tiranosaurio disfrazado de humano en las novelas “Anonymus Rex” (1999) y “Casual Rex” (2001). Sin embargo, es su tercera novela “Matchstick Men” la que consigue el primer crédito cinematográfico para el joven autor nacido en Miami, con residencia en California.

La cinta, protagonizada por Nicholas Cage y dirigida por Ridley Scott, fue concebida incluso antes de que la novela estuviese publicada. Cage personifica a Roy, un “Timador” con un pasado glorioso que se distrae en negocios pequeños, junto a su compañero de carrera sucia Frank, actuado por Sam Rockwell.


Eric García. Photo by Christopher Bierlein

“La gente está fascinada con estos individuos de la misma forma que con los mafiosos, por lo menos artísticamente. Hay algo en su naturaleza que hace que la gente les encante sus vidas”, expresó García, con respecto a sus motivaciones para trabajar estos personajes.

El humor es el fuerte de Eric. Su vívida imaginación le permite crear los personajes más insólitos. Roy, el personaje de Nicholas Cage, es un fumador empedernido con obsesiones compulsivas de limpieza que se preocupa por tener la alfombra sin una mota de impureza. Su agorafobia le impide pasar mucho tiempo en lugares abiertos y necesita tomar píldoras para no hiperventilar.

“Este personaje está lleno de contradicciones, pero es la posibilidad que tiene cualquier persona al ser despedido, o cuando no puede pagar el alquiler de casa haciendo un dinerito “fácil” lo que llama la atención de él. Todo esto cambia cuando entra su hija a la historia”.

Despues de catorce años sin tener relaciones románticas, Roy se entera de que tiene una hija. Al buscarla, Angela quiere entrar en la vida de él, destrozando el meticuloso orden establecido en su casa. Las cosas se ponen de mal en peor cuando Roy empieza a enseñarle a su hija adolescente los “trucos” de su profesión.

Construída en clave de comedia negra, con un gran cargamento de moralidad, la historia fluye sin mayor esfuerzo gracias a las inspiradas actuaciones de los dos protagonistas y de Alison Lohman como Angela. Esta actriz, realmente de 23 años, causó sensación con su personaje de hija adoptiva en “White Oleander” y otra vez destaca por su capacidad de actuar a una joven de 14 años sin mayor esfuerzo.

Pero es Nicholas Cage quien lleva el peso de la historia y la posibilidad de revelar un personaje a plenitud. Este actor puede estar sumamente errado en muchas de sus actuaciones como actor, con personajes unidimensionales en películas previsibles, pero ésta cinta desarrolla su rango actoral en todo su espectro. La mezcla de vulnerabilidad masculina acompañada de un caracter irascible y antipático (de la misma forma que hizo en ‘Leaving Las Vegas’ o ‘Adaptation’) hacen de Cage desde ahora un fuerte candidato para la entrega de premios el próximo año.

Por su parte, García no para de trabajar. Imbuído en una rutina que le obliga a trabajar dos veces al día (desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde, y desde las diez hasta las doce de la noche). Casado con Sabrina y padre de Bailey y de su perro Dachshund Oliver, el único tiempo libre que tiene lo utiliza para pasar tiempo con su hija.

Eso si, de septiembre a enero, todos los domingos en la tarde estará fielmente pegado a la televisión siguiendo los pasos de los delfines de Miami, de los cuales es hincha desde antes de que los dinosaurios existieran.

“Me reuno con un grupo de expatriados miameros que por razones de la ‘industria’ (del entretenimiento) nos hemos ido todos a vivir a California, pero que no nos perdemos un juego de los delfines por nada del mundo”, expresó el autor.

Las puertas se han seguido abriendo gracias a la promoción de la película. Ofertas de television y cine siguen llegando, tanto que García a duras penas se da abasto. “Y todo comenzó hace menos de cinco años, es prácticamente surreal”, dijo el autor, aunque no es tan surreal como cualquiera de sus escritos.

Return to the Frontpage