September 10, 2004

Copia de Lujo

Criminal imita a “Nueve reinas”

Por Jose Daniel Bort

Rehacer una película tiene todas las de perder. Si la fuente es buena, es casi imposible de mejorar, y si es mala, no tiene sentido rehacerla. Esta es la realidad a la que se enfrenta “Criminal”, a estrenarse esta semana.

Criminal es una copia al carbón de la película argentina “Nueve Reinas” de Fabián Bielinsky, con un diferente marco social. La primera versión es vibrante, inteligente y sencilla a la vez, con una dirección vertiginosa. Su libreto sorprende por lo simple e ingenioso, una muestra maravillosa de cine como género literario. ‘Nueve reinas’ es una joya que merece ser más conocida.

Criminal se apoya en los mismos elementos y los maneja a convicción. Es el primer trabajo de Gregory Jacobs como director, un asistente de los grandes que cuenta entre sus padrinos a Steven Soderbergh (Traffic, Ocean’s Eleven) y George Clooney.

La razón fundamental para copiar una película es la posibilidad de jugar con sus variables. Aquí Jacobs le calza a Dieguito Luna con un personaje estupendo para l, (Rodrigo) y lo combina con uno de los actores más interesantes de la nueva generación de actores de caracter, John C. Reilly. La combinación funciona, y ambos saben meterse los dedos en las llagas mutuamente.

Un par de tramposos se identifican en la calle mientras embaucan a inocentes transeúntes. Richard (Reilly) es “lanzado” y agresivo, mientras que Rodrigo (Luna) es cerebral, con un estupendo uso de la persuasión. Juntos deciden unir fuerzas por el día a ver a quien pueden sacarle algo de dinero con sus tracalerías.

Ese día en particular presenta una increíble oportunidad. Un magnate extranjero está interesado en adquirir una letra del tesoro que un embaucador tiene, pero este no tiene el acceso al hotel donde se hospeda que Richard si tiene, ya que su hermana Valerie (Maggie Gyllenhall) trabaja allí. El problema es que Valerie odia con toda la fuerza de su corazón a su hermano, y mira con desprecio a Rodrigo simplemente por estar a su lado.

Luna se ve inferior físicamente y en experiencia de vida que Reilly y esto es fundamental para que su relación se despliegue en varias direcciones. No voy a adelantar los giros de la trama, pero estos sorprenden una y otra vez, dando el último porrazo que nadie vio venir por ningún lado. La sensación de sentirse embaucados deja a la audiencia con la boca abierta y riendo de satisfacción, al sentirse atrapados por la trama y generosamente entretenidos por la acción.

Jacobs escoge la ciudad de los Angeles como marco para la película, con su mezcla maravillosa de cul-turas. Esto añade a la trama una potente carga de tensión social. Cuando Richard no sabe como convencer a una señora latina para que le de la letra del tesoro que ella guarda celosamente, Rodrigo apela a la persuasión, entrándole “por debajito” haciéndose pasar por el mismo pueblo de donde viene y citando a personas influyentes de la zona. Entre latinos se entienden, y Richard paga el precio con una mordida al botín.

Criminal funciona. Vale la pena verla, especialmente por el trabajo de sus actores. Luna ha estrenado cuatro películas este año, y esta es en la que se ve más seguro y confiado en sus facultades. Ahora, si tan solo pudiera sacar “Dirty Dancing” de su resume, se vería impecable.

Criminal
Con: Diego Luna, John C. Reilly, Maggie Gyllenhall.
Dirigida por: Gregory Jacobs
Clasificación: R
Chiles: 3 ½ de 5

Return to the Frontpage