October 29, 2004

El futuro de las relaciones entre México y Estados Unidos:

Entrevista con el Dr. Víctor Espinoza Valle

Por Luis Alonso Pérez

Las elecciones presidenciales están cerca. Esto es muy importante para México, especialmente para los temas migratorios, debido a la estrecha dependencia económica que tiene con Estados Unidos.

En una entrevista Víctor Espinoza Valle, secretario General Académico del Colegio de la Frontera Norte y especialista en procesos políticos regionales, habla sobre lo que puede esperar México después de las elecciones.

“En realidad no hay grandes expectativas para que las relaciones entre los dos países mejoren o de que los acuerdos progresen” comentó Espinoza. “Por más demócrata o republicano que sea el gobierno, Estados Unidos tiene intereses y si no existe un beneficio de por medio la situación no va a cambiar”.

Las propuestas de los candidatos

Por un lado en el segundo debate presidencial, Bush reiteró su propuesta de crear un programa de empleo temporal para trabajadores mexicanos. Sin embargo, para Espinoza esta es una promesa que se contrapone a las posturas políticas sostenidas durante su periodo presidencial.

Espinoza considera que en este periodo la relación ha avanzado lo que puede avanzar. La prueba está en que el secretario de relaciones exteriores de México acaba de anunciar que abandona todo intento de acuerdo migratorio con Estados Unidos, y que se va a integrar a un acuerdo global con otros países.

Esto es muy desmoralizante para los esfuerzos de México por regularizar la situación migratoria de los residentes mexicanos que llevan varios años viviendo indocumentados en Estados Unidos. Eso los hace más vulnerables a la deportación.

“A nuestro país le conviene que sus paisanos estén regularizados. Su regreso implicaría consecuencias catastróficas en términos de desempleo, además afectaría a la economía ya que los recursos que envían los emigrantes a México constituyen la primera fuente de ingresos del país”.

Algo que fue bien recibido en México fue el planteamiento de Kerry de una posibilidad de amnistía para los mexicanos viviendo ilegalmente en Estados Unidos.

“Eso hace que pueda pensarse, al menos en teoría, que pueda ser más beneficioso para México la llegada de John Kerry”.

Además, la historia ha demostrado que los demócratas siempre han tenido una postura mucho más liberal. Existen posibilidades de que su política de un giro y se pueda encontrar una unión para mejorar las relaciones.

La situación en la región fronteriza

Para las relaciones económi-cas entre ciudades fronterizas, el triunfo de Bush o Kerry no será tan relevante, ya que existe una interdependencia entre gobiernos locales, con necesi-dades específicas, que en ocasiones se contrapone a los intereses de Washington.

“Diariamente cruzan a trabajar o estudiar 40,000 mexicanos de Tijuana a San Diego. De forma que existe toda una dinámica regional que ejerce presión a los gobiernos estatales y nacionales para que mejoren las relaciones”.

Debido a la clara autonomía de los Estados, las políticas estatales hacen una mayor diferencia en cuanto a las disposiciones locales.

El inicio de la relación Bush-Fox

Todo empezó con una gran expectativa.

La victoria en el 2000 de Vicente Fox en México y de George Bush en Estados Unidos traía nuevas posibilidades para mejorar las relaciones entre los dos países, sobre todo en el tema de la migración.

“Se sentía un ambiente festivo, se creía que (los presidentes) se iban a entender. Los dos eran vaqueros. Hombres directos y al grano”.

Pero estas sólo eran expectativas mexicanas.

Para Estados Unidos la relación con su vecino del sur y la problemática migratoria no estaban contemplados dentro de sus prioridades.

Después del 11 de septiembre, la prioridad era la seguridad nacional. Existe una relación muy fuerte entre seguridad nacional y políticas migratorias, de forma que se reforzaron las fronteras ante el peligro del terrorismo.

“Gracias a esto los mexicanos nos vimos totalmente afectados. Los resultados los podemos ver aquí en la frontera norte de México. Se ha extendido y reforzado el alcance del operativo Guardián, así que las muertes siguen aumentando y no se ve que vaya a cambiar”.

Los resultados

Uno de los problemas que han provocado tensión en la relación entre los dos países, ha sido el uso de balas de goma por la patrulla fronteriza.

Pero la reacción de México fue muy tímida, ya que el uso de este tipo de dispositivo fue aprobado por la secretaría de relaciones exteriores de Mé-xico, durante la administración de Jorge Castañeda.

Paralelo a ello, se ha presionado al gobierno mexicano a que haga en su frontera sur, lo mismo que está haciendo Estados Unidos en su frontera con México. Como consecuencia la frontera con Guatemala y Belice se ha militarizado tremendamente.

“En términos económicos somos un país dependiente y la relación entre los dos países es asimétrica, por consecuencia si le va mal a Estados Unidos la va mal a México”.

Return to the Frontpage