October 28, 2005

Encuentre todo para el Día de los Muertos en este mercado

Por Pablo Jaime Sainz

Si este Día de Muertos usted quiere honrar a sus antepasados o seres queridos que han fallecido, en el Mercado Municipal, en la Calle Segunda, en el centro de Tijuana, usted podrá encontrar todos los materiales que se necesitan para construir un altar donde se rinda tributo este 2 de noviembre.

“Yo vengo aquí a comprar calaveritas para poner en el altar que le voy a construir a la memoria de mis abuelos”, señala Indira Ortiz, una residente de la ciudad que cada año hace su altar.

El Mercado Municipal es un callejón donde hay puestos que tienen desde el incienso hasta las imágenes religiosas, desde los dulces hasta las veladoras.

En las tiendas de hierbas, se puede comprar incienso, que se dice purifica el aire, así como también perritos de piedra o barro que se cree guían a los espíritus de regreso a Mictlán, la tierra del más allá.

Si usted entra al Mercado Municipal por la Calle Segunda, se topará con varias dulcerías llenas de abejas donde podrá encontrar varios artículos de Día de los Muertos.

Lo más obvio son las calaveritas de azúcar de varios tamaños, hay pequeñas de 10 pesos hasta las más grandes que pueden costar unos 50 pesos.

En las dulcerías también se encuentran pequeños platitos de barro que contienen comidita de los platillos favoritos del difunto.

“Estos son para altares pequeños”, indica Javier Hernández, un empleado de una de las dulcerías en el Mercado Municipal. “Son especiales si usted no tiene mucho espacio y quizá quiera armar su altar en la sala de su casa. También son buenos para enseñarles a los niños a construir sus propios altares”.

En los platitos en venta en el Mercado Municipal se encuentran tamales en miniatura, tortillas embarradas de fríjol y hasta unas flautas con verdura, todo en barro.

También se puede encontrar una variedad de piñatas con formas de brujas, calaveras y, por supuesto, calabazas.

Algunas personas también colocan dulces en sus altares así como el famoso pan de muerto, que sirve de postre para el difunto.

“Yo coloco algunos dulces Ricos Besos, porque esos eran los que le gustaban a mi abuelo”, afirma Fernanda Pérez, una joven de 17 años que está haciendo su altar como un proyecto en la preparatoria a la que asiste. “Es la primera vez que hago mi altar y es emocionante juntar todo el material que se necesita”.

En el Mercado Municipal también están las tiendas de artículos religiosos donde se pueden comprar las veladoras, el papel china con coloridos diseños y las imágenes de santos y vírgenes.

Delia Sierra, encargada de uno de estos negocios, dice que uno de los elementos que no deben faltar en un altar son la cruz y la imagen del santo de la devoción del difunto.

“Es una forma de mostrar la espiritualidad de la persona”, afirma.

Algo curioso sucede en el Mercado Municipal: los elementos del Día de los Muertos, una tradición mexicana, se mezclan con elementos de Halloween, una tradición con más arraigo en Estados Unidos.

Así se pueden encontrar disfraces para la noche de brujas al lado de bolsas de papel picado que se coloca en los altares del día de los difuntos.

El Mercado Municipal está abierto todo los días para que usted pueda comprar todo lo necesario para honrar la memoria de sus seres queridos que ya fallecieron.

Está ubicado en la Calle Segunda, entre las calles Constitución y Niños Heroes, en el centro de Tijuana.

Return to the Frontpage