October 28, 2005

El archivo móvil de InSite visita la Junta de Conciliación y Arbitraje de Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

El archivo móvil transfronterizo del proyecto artístico InSite realizó una parada el pasado martes 18 de octubre frente el edificio de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCyA) instancia que está llevando a cabo el juicio laboral de los empleados de la maquiladora Industria Fronteriza despedidos injustificadamente hace más de tres años.

El archivo móvil es un vehículo de carga que contiene publicaciones de investigaciones o archivos de casos relacionados con temas laborales, migratorios, ambientales, culturales, sobre derechos humanos, laborales o de género, que ha sido adaptado para realizar visitas itinerantes a diversas organizaciones, centros educativos, bibliotecas o demás instituciones, de manera que el público en general pueda revisar el material existente sobre estos temas en sus diferentes formatos: textos, libros, fotografías, videos películas, interactivos, etc.

El objetivo del archivo móvil transfronterizo de InSite es crear un enlace entre investigadores y activistas, centros culturales y comunitarios, así como otras iniciativas relacionadas o enfocadas con temas fronterizos de la región de California – Baja California.

La visita al edificio de la JFCyA tuvo como objetivo “demostrar a las autoridades que la lucha sigue y que los trabajadores seguirán insistiendo, así como denunciar la complicidad de las autoridades con la empresa” comentó Margarita Ávalos Salas, una de las empleadas despedidas que está demandando a la empresa maquiladora.


Archivo Móvil de InSite afuera de la Junta de Conciliación y Arbitraje

Según Ávalos, cada que realizan manifestaciones o protestas afuera del edificio les mandan a policías para intimidarlos, pidiéndoles que se retiren y amenazándolos con arrestarlos. Esa mañana mandaron a personas vestidas de civiles para vigilar sus acciones, cuando llegó el vehículo del archivo transfronterizo llegó una patrulla y policías uniformados estuvieron vigilandolos.

Industria Fronteriza llevaba alrededor de 40 años en Tijuana. Inicialmente producían medias y en los últimos dos años maquilaban ropa interior y deportiva para dama.

La empresa era temida por sus trabajadores ya que violaban sus derechos mediante despidos injustificados, maltratos, humillaciones, condiciones de trabajo insalubre, acoso sexual, accidentes. La primera denuncia de los trabajadores registrada se realizó en 1974.

En el 2002, trabajadores de la empresa decidieron pedir su reparto de utilidades, una de las prestaciones que la ley laboral de México que contempla la repartición equitativa del 10% de las ganancias anuales de una empresa entre sus trabajadores.

La empresa llevaba años sin otorgar por completo esta prestación, ya que sólo les daba una compensación “miserable” según Margarita Ávalos, pero en el 2002 no les quería dar nada. Cuando los trabajadores exigieron su reparto, los directivos de la empresa se enojaron tanto que decidieron despedir a cinco trabajadores.

Cuando decidieron despedirlos, los encerraron en un cuarto a uno por uno para presionaron a firmar su renuncia, sin embargo cinco de ellos se negaron a firmar.

Cuatro de los trabajadores decidieron demandar a la empresa por despido injustificado y en marzo del 2003 ganaron ese juicio, pero la empresa realizó una serie de amparos ante esta resolución, así como una revisión del caso, en la cual el tribunal colegiado de Mexicali dictaminó a favor de la empresa, lo cual implica iniciar el proceso legal del juicio desde el principio, como si nunca se hubiera realizado ningún tipo de acción legal.

“Todo lo que hemos batallado durante los tres años y medio es como si no se hubiera hecho nada, tenemos que empezar como si ayer nos hubieran despedido” comentó Margarita Ávalos.

“Este es un claro ejemplo de cómo las autoridades laborales, tanto de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, el juzgado séptimo y el tribunal colegiado de Mexicali, junto con la empresa, el sindicato 7 de enero son cómplices para violar los derechos humanos y laborales de sus trabajadores” agregó Ávalos.

Los funcionarios son muy déspotas según Margarita, “varias de la veces que yo he venido a hacer trámites a esta instancia salgo llorando de impotencia porque no se que hacer ni que decir ante los malos tratos que tienen conmigo. Son personas déspotas, que me dejan hablando sola en la oficina y se van, cuando les pregunto algo no me contestan, me ignoran por completo”.

El año pasado acudieron a las oficinas de la Secretaría del Trabajo para denunciar la lentitud del proceso y el Procurador de Justicia les comentó que no podía hacer nada al respecto. “Hasta nos dijo que mejor nos fuéramos a buscar trabajo porque nada más estábamos perdiendo el tiempo” comentó Margarita Ávalos

El siguiente paso en la lucha legal es traducir la demanda a inglés y enviarla al consulado mexicano en San Diego para que vayan a notificar a la casa de los dueños de la empresa en Chula Vista, para que se presenten a las audiencias.

“Nosotros nada mas pedimos que se cumpla con la ley y que la empresa nos de lo que la ley establece, con eso nos damos por bien servidos. Ya llevamos más de tres años y vamos a seguir, no importa cuantos años nos tardemos” comentó Margarita Ávalos.

Si desea saber más sobre la lucha laboral de los trabajadores de la maquiladora Industria Fronteriza visite el sitio de Internet del Centro de Información para los Trabajadores y Trabajadoras A.C. www.cittac.org o al teléfono 011 52 (664). Para conocer el itinerario del Archivo Móvil Transfronterizo visite la página de InSite www.insite05.org

Return to the Frontpage