October 27, 2000


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Yhamel Catacora

SCHIP: Seguro de Salud Gratuito o a Bajo Costo Para Nuestra Niñez

El pasado mes de septiembre, Donna E. Shalala, Secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos, informó que hasta esa fecha 2.5 millones de niños y adolescentes se habían convertido en beneficiarios del Seguro de Salud Estatal para niños más conocido en inglés como S-SCHIP.

Considerando que somos más de 250 millones de habitantes, aquí en los Estados Unidos, una cifra de 2.5 millones parece insignificante, pero cuando pensamos en un ser querido, particularmente en una hija o en un hijo, esa vida es más preciada, para uno, que toda la población mundial. Es más, existen 10 millones de niños que podrían inscribirse al programa SCHIP o Medicaid.

El vivir sin seguro médico, es costoso. Pero no sólo se trata del costo monetario. Claro está, una visita al pediatra, por mínima que sea la enfermedad o el malestar, puede fácilmente acabar con la salud de nuestra cartera.

El dinero es quizás la preocupación más trivial. El afrontar la realidad que traemos al mundo a otro ser, sin poder satisfacer sus necesidades básicas, es quizás el pensamiento más torturador. La niñez y la adolescencia son períodos que acarrean todo tipo de accidentes, contagios, dolores, caídas; travesuras o deportes que pueden resultar en huesos quebrados, en lesiones graves que a su vez podrían conllevar terribles consecuencias.

Con todos estos problemas en mente, impulsados por la legítima preocupación de millones de padres y madres de todo el país, la administración del Presidente Bill Clinton y los gobernadores estados, trabajaron juntos para implementar el programa SCHIP, que brindaría a esos dos millones de niños antes mencionados la seguridad que su edad requiere, y a los padres la oportunidad de eliminar esa pesadilla que algún mal ataque a sus hijos sin contar con los medios para protegerlos o tratarlos. Es más, la mayor ambición de este programa es que estos niños, en suelo estadounidense, no carezcan de seguro médico.

Mientras el Medicaid viene beneficiando el seguro médico a familias de bajo ingresos, el SCHIP, su extensión, se ha concentrado en proveer seguro médico a los niños, hasta los 19 años, de familias que no califican para el medicaid, es decir para personas que tal vez, cuentan con los medios para subsistir, cuentan con el ingreso de un empleo, pero para quienes es imposible pagar un seguro médico privado, ya que como es de conocimiento gene-ral, no son nada baratos.

Al enterarnos sobre la implementación estatal del SCHIP, cientos de llamadas telefónicas inundaron la Línea Nacional de Recursos Hispanos, alertándonos de la angustia de esas familias, de esa carencia de seguro médico que afecta, significativamente a nuestra comunidad.

"Un sueño hecho realidad", es la frase común que expresan con un suspiro de alivio y felicidad, quienes finalmente pudieron brindar a sus hijos los beneficios que ofrece SCHIP; que aunque varían de estado a estado, cumplen con el objetivo común de hacer posible la obtención de un seguro de salud a bajo costo, si hubiera alguno, o gratis, no sólo para las emergencias; un plan de salud eficiente que satisface las necesidades básicas que la crianza de nuestros hijos requiere.

La buena salud o el cuidado médico, no debe ser un privilegio, pero la creación de un plan como SCHIP, demostró que así lo era para millones de familias en todos los Estados Unidos; generalmente hogares de nuestra comunidad hispana entre otras minorías.

Por todo un año, tanto las autoridades federales y estatales, encargadas del área de la salud, han trabajado incansablemente para mejorar y ampliar el seguro médico para niños y adolescentes. Nuestros niños son los arquitectos de la sociedad del nuevo milenio", mencionaba la secretaria Shalala, añadiendo que, "el futuro está en sus manos; sin embargo su futuro está mayormente en nuestras manos".

No podemos darnos el lujo de pensar que nuestro amor y nuestras preocupaciones protegerán a los nuestros de una enfermedad o de un accidente. Nuestro amor no puede reemplazar el cuidado médico profesional, ni el cuidado adecuado cuando se le necesita.

Si tus hijos no cuentan con un seguro de salud, están viviendo una situación precaria, y es importante que puedas remediarla. Una llamada gratis a la Línea Nacional de Recursos Hispanos puede poner fin a tus angustias y brindarte un suspiro de alivio. Llama hoy al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage