October 25, 2002

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Yamel Catacora

Estudiando a la hermana

Es suficiente ser mujer para estremecerse ante el sólo pensar en que se nos diagnostique el cáncer del seno. Más de una habrá sentido esa sensación escalofriante al realizarse el primer auto-examen o bien, la primera mamografía. Nada se compara al alivio que produce un resultado negativo.

Sin embargo, ese alivio no llegará a más de 200,000 mujeres en las que se registrarán nuevos casos de cáncer del seno este año. Esas mujeres podrían ser nuestras amigas, nuestras vecinas, nuestras tías, nuestras primas, nuestras abuelas, nuestras madres o nuestras hermanas; mientras más se acerca el mal a nosotros es cuando más debemos preocuparnos y sobre todo actuar.

El mes de octubre llega todos los años para alertarnos de la responsabilidad que tenemos para hacerle frente a este mal y crear conciencia de la enfermedad. Eso es lo que pretende una nueva iniciativa del Instituto nacional de ciencias medioambientales, (NIEHS, por sus siglas en inglés) a través de una investigación denominada Sister Study o el Estudio de la hermana, que estudiará la función genética y el impacto del medio ambiente en el desarrollo del cáncer del seno.

Sister Study pretende reclutar a aproximadamente 50,000 mujeres, hermanas de pacientes del cáncer del seno que oscilen entre los 35 y los 74 años. El estudio comenzará en cuatro ciudades claves: Tampa, Florida; Phoenix, Arizona, St. Louis; Missouri, y Providence, en el estado de Rhode Island.  

Aunque se está urgiendo a que las mujeres hispanas participen en el estudio, las participantes deberán hablar y escribir inglés para poder participar en el estudio.

Para entender el estudio,  la Dra. Dale Sandler, Directora interina  de epidemiología del NIEHS, explicaba que las parientes de primer grado, tienen el doble de riesgo de desarrollar el cáncer del seno que una mujer promedio. Además, se citaba a la proximidad o similitud del ambiente al que las dos hermanas hubieran estado expuestas, ya sea durante su infancia o durante su vida adulta.

Por otro lado las características genéticas entre hermanas pueden ser compartidas, incluyendo aquellas que determinan la forma en la que sus organismos lidian con las células carcinógenas o reparan el ADN.

Las encuestas preliminares a Sister Study revelaron que las mujeres, hermanas de una paciente de cáncer del seno, independientemente de su nivel socioeconómico, raza, o estilo de vida, expresaban una preocupación común por la enfermedad. Esas mujeres, según los investigadores del estudio, estaban por lo tanto más dispuestas a participar, y a hacerlo por los diez años que dure el estudio.

Esos diez años del estudio conllevarán un sin fin de etapas, que incluyen cuestionarios preliminares y otros de larga duración. Otras fases incluirán exámenes biológicos y medio ambientales.

El cáncer del seno no es ajeno a nuestra comunidad hispana. Por lo dramáticas de las cifras, debemos poner la mano en el pecho este mes, y crear mayor conciencia sobre lo que cada uno de nosotros, hombres y mujeres podemos hacer frente a este mal.

  La detección temprana es fundamental, como es fundamental que nos informemos y sepamos comprender lo que conlleva la salud de nuestros senos. Pero junto con los auto-exámenes, el exámen clínico y las mamografías, debemos comprender la importancia de los estudios que se están realizando para encontrar las huellas que lleguen a la cura de esta enfermedad.

Sister Study es una de esas investigaciones y una en la que tu puedes tomar parte si tienes una hermana que padece o ha padecido del cáncer del seno. Llama ahora gratis y en español al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage