October 24, 2003

El halago en la parodia

Scary movie 3 repite su fórmula con nuevo director

Por Jose Daniel Bort

Para disgusto de muchos puristas, la parodia (la imitación burlesca de una obra artística seria) ha gozado de amplísima aceptación durante todas las épocas. Desde Aristófanes hasta Moliere, con Shakespeare y Lope incluídos en el meollo, la representación graciosa de hechos o historias conocidas han sido el placer culpable de eruditos y villanos.

Por supuesto, el cine no podía escapar a complacer a la audiencia, mientras tanto se paguen los costos. A principios de este siglo, Scary Movie (parodiando el título original de Scream en 1996), continuó la tradición de Mel Brooks y David Zucker, con sus creaciones Aeropuerto y The Naked Gun.

No es extraño que ante el “fracaso” de Scary Movie 2 (tan solo treinta millones de dólares de recaudación en taquilla), el productor de Miramax Harvey Weinstein le quitara la criatura de los brazos de sus creadores los hermanos Wayans (Keenan, Shawn y Marlon) y se la otorgara al productor y director Zucker.

El resultado es una parodia “bajo el libro”, clásicamente estúpida y estúpidamente elegante, limpia de la mayoría del innuendo sexual para satisfacer la clasificación PG-13 (para atraer a la juventud que sale al cine a ver este tipo de películas), y preparando lo que será la Scary Movie 4, que viene invariablemente, el próximo año.

“Al principio no sentía que este tipo de películas era mi estilo, las disfrutaba pero no se parecían a lo que yo estoy interesado en dirigir. Pero Harvey me presentó una idea que me funcionó, y de ahí en adelante pensé que podía hacer el proyecto”, exclamó el director Zucker.

La razón es que su tipo de comedia, a pesar de ser todo lo “baja” que se pueda considerar, trata en lo posible de evitar la violencia explícita o la extrema sexualidad. Su secreto es pedirle a los actores que reciten las líneas exactamente de la misma forma como si lo estuviesen haciendo en serio, pero las circunstancias que lo rodean lo hacen ver ridículo o extremo, por ende divertido.

Fans de las dos primeras películas de la serie verán un nuevo y completamente diferente acercamiento en esta versión, por lo que es probable que se sientan engañados. Ya que la lógica en estas películas no es una cualidad atenible, se notan las costuras o los “parches” en cualquier intento de continuidad cinematográfica. Depende del juicio del espectador, esto puede divertir o irritar al observador de detalles.

Lo verdaderamente difícil en este tipo de cine es lograr la amalgama en los estilos de actuación. Si bien actores consagrados como Queen Latifah o Leslie Nielsen (el papá de la parodia contemporánea, no hace falta conocer su nombre para identificar su cara) destacan en personajes cortos y sencillos, algunos nuevos “starlets” hacen lo imposible por lucirse sin lograrlo. El mejor ejemplo es el actor Anthony Anderson.

“Soy responsable del 98% de mi trabajo en escena” dijo el actor, parcialmente conocido por Barbershop y Kangaroo Jack. Anderson sufre de “estrellitis” y ya se considera más grande que la vida, transmitiendo su arrogancia en la pantalla. Pésima formula para el humor, donde la humildad es buena compañera.

Y humildad es lo que reflejan las “graduadas” de esta serie. Las actrices Anna Faris y Regina Hall son las únicas del elenco que han participado en las tres versiones, y su trabajo es una ola de frescura ante tanto ego comprimido. “Estamos trabajando en una comedia al estilo “buddies” (amigos) con protagonistas femeninas en vez de hombres. Tenemos mucha fe en esa idea”, dijo Faris, quien acaba de hacer una parodia magnífica en Lost in translation. La actuación de estas actrices salva a esta comedia de su fórmula evidente.

Scary Movie 3
Actuada por: Anna Faris, Leslie Nielsen, Anthony Anderson, Regina Hall
Dirigida por: David Zucker
Clasificación: PG-13
2 ½ de 5.

Return to the Frontpage