October 21, 2005

Un drama lleno de excelentes actuaciones

North Country abre los ojos al mundo de las mujeres mineras

Por Jose Daniel Bort

Tiene todos los elementos vistos una y otra vez en películas de su estilo, y sin embargo funciona. North Country es una amalgama de situaciones vistas en películas como “Silkwood” o “Norma Rae”, donde se discute la entrada a la fuerza de trabajo por parte de mujeres en puestos usualmente ocupados por hombres, con toda la fricción que esto significa.

Es muy fácil establecer un conflicto dramático entre estas posiciones. El héroe (en este caso, la heroína) se enfrenta a un sistema injusto que es superior en fuerza y tamaño. Este pequeño David, en una sociedad cambiante como la nuestra, tiene la posibilidad de enfrentarse al Goliat efectivamente mediante la razón y la astucia, lo que lo identifica con la audiencia de inmediato, especialmente si esta audiencia está dispuesta a juzgar sentimientos por encima de la fortaleza física.

Nada nuevo bajo el sol, pero sí la oportunidad para los actores de brillar con conmovedoras actuaciones. Y la directora Neozelandesa Niki Caro no pudo encontrar a nadie mejor que Charlize Theron para engendrar a su heroína, lo cual prueba ser la elección más inteligente de un actor para un personaje en mucho tiempo. Si hubiese un premio al casting del año, esta selección se la llevaría.

Como una despampanante belleza surafricana puede convertirse en una perdedora de las estepas de Minnesota explica mucho del talento de la Theron. La actriz estuvo a punto de pasar al olvido después de hacer siete u ocho películas de envergadura sin ningún tipo de identificación por parte del público hasta que la película “Monster” cayó en sus manos.

El resto es historia. La Theron se llevó el Oscar por su actuación y el renovado prestigio ante la industria y el público. En North Country, la actriz seguramente se consagrará como la mejor de su generación y le brindará una carrera brillante en el futuro, bien merecida por cierto. Theron es un camaleón capaz de conmover al más pintado con sus ojos grandes y sus facciones físicas, hermosas pero que no se imponen en sus interpretaciones.

Theron no es Michelle Pfeiffer o Cameron Díaz, quienes se ven de una clase aparte tan solo con su pre-sencia. Aquí, Charlize escoge un peinado circular y muy poco maquillaje para personificar a Josie Aimes, una madre soltera de dos hijos que decide volver a su pueblo natal después de sufrir suficientes humillaciones por parte de sus compañeros sentimentales.

Temprano Josie se da cuenta que haciendo el trabajo de “Mujeres” nunca conseguirá la estabilidad económica para darle a sus hijos un mejor futuro. La mina donde su padre trabaja le pagaría ocho veces mas, pero al entrar (junto a las siete otras mineras) Josie deberá ser tratada de la forma más humillante posible, ya que viene con “el paquete” del trabajo.

Cuando la situación es inaguantable (y el abuso en esta película es frecuente, directo e inhumano) Josie debe confiar en un hombre otra vez, el abogado Bill White (Woody Harrelson, otra excelente opción de ‘casting’) y convencer al resto de las personas a su alrededor, en especial sus compañeras de trabajo, que el riesgo de perder su trabajo en una batalla jurídica vale la pena a la hora de parar el abuso que lo precede. El resultado es la típica escena en el juzgado, pero que en este drama funciona, gracias a la presencia de la actriz principal.

Como también funcionan las actuaciones del elenco de apoyo, en especial Frances Mc Dormand (seguramente nominada al Oscar como actriz de reparto por este papel), Richard Jenkins como el padre de Josie y Sissy Spacek como la madre. Para los que disfrutan del drama en el cine, ésta es una excelente opción.

North Country
Con: Charlize Theron, Woody Harrelson, Richard Jenkins, Sissy Spacek
Dirigida por: Niki Caro
Clasificación: R
Chiles: 4 ½ de 5

Return to the Frontpage