October 20, 2000


Crece el Apoyo Para Bares Sin Humo de Segunda Mano en California

Sacramento — La ley de bares sin humo de segunda mano de California está ganando popularidad entre los clientes de bares, según ha anunciado la Directora Estatal de Salud, Diana M. Bontá, RN., Dr. P.H.

Según una encuesta realizada este verano para el Departamento de Servicios de Salud de California (DHS), por Field Research Corporation, una firma independiente de investigación de la opinión pública, el 73 por ciento de los clientes de bares que participaron en la encuesta afirmó que aprueban la ley que prohibe fumar en bares. Esta cifra representa un aumento dramático del 24 por ciento en comparación con el 59 por ciento obtenido en 1998, cuando la ley entró en vigor y se realizó la primera encuesta de clientes de bares.

"Es muy bueno ver el aumento del apoyo a esta importante ley de salud pública en los últimos dos años y medio", dijo Bontá. "A pesar de repetidos intentos por parte de la industria del tabaco y sus aliados de abolir esta medida, la gran mayoría de los clientes de bares en California está de acuerdo en que desean sus bares sin humo de segunda mano".

La encuesta, realizada en los meses de junio y julio, muestra también que el 75 por ciento de los clientes de bares afirma que un ambiente sin humo de segunda mano dentro de los clubes, bares, salones y restaurantes con bares es "muy importante" o "un tanto importante". La cifra supone un aumento del 14 por ciento en comparación con el 66 por ciento obtenido en 1998. Además, el 72 por ciento de los clientes de bares afirman estar preocupados por los efectos derivados de respirar el humo de segunda en su salud, lo cual supone un aumento del 7 por ciento con respecto a 1998.

"El esfuerzo audaz de California de proteger a los clientes de bares, así como a sus empleados, contra los efectos derivados de respirar el humo de segunda mano está funcionando", declaró Bontá. "Si bien la industria del tabaco sigue afirmando que el humo de segunda mano es solamente un pequeño inconveniente y que los fumadores deben ser acogidos, la mayoría de los clientes de bares en California están diciéndonos que desean un ambiente sin humo de segunda mano y que aprueban la ley".

Entre los clientes de bares que fuman, la encuesta mostró un descenso significativo de la cantidad de ellos que afirmó que habían fumado en un área interior de un bar la última vez que estuvieron en uno. En la encuesta actual, solamente el 14 por ciento de los fumadores afirmaron haber fumado dentro del área del bar, lo cual supone una mejora con respecto al 25 por ciento obtenido en febrero de 1998.

"La mayoría de los clientes de bares, el 86 por ciento, están cumpliendo con la ley para beneficio de todos los que se encuentran en el bar, especialmente de los empleados", dijo Bontá.

Otros resultados clave de la encuesta son:

El 91 por ciento de los clientes de bares van a bares con mayor frecuencia o no han reducido la frecuencia de sus salidas a bares como resultado de la ley.

El 87 por ciento de los clientes de bares dicen que les gusta ir a los bares tanto como o, en la mayoría de los casos, más que antes, debido a la ley.

Como promedio, los clientes de bares se quedan más tiempo en ellos. El 68 por ciento de los clientes de bares declararon pasar al menos una hora en un bar en el 2000, lo cual supone un incremento de casi un 10 por ciento desde 1998.

El apoyo de la ley casi se duplicó entre los fumadores desde 1998, pasando del 24 por ciento al 44 por ciento.

Esta encuesta estatal fue realizada a una muestra de recientes clientes de bares, de 21 años o más, que residen en California. Es la tercera encuesta de este tipo realizado por Field Research Corporation para el DHS desde que la provisión de bares libres de humo de segunda mano de AB 13 entró en vigor en enero de 1998. Se entrevistó a un total de 1,000 clientes recientes de bares en sus residencias, usando una metodología de mercado digital al azar.

La ley de California ha requerido que casi todos los otros lugares de trabajo estén libres de humo de segunda mano desde el 1 de enero de 1995. El humo de segunda mano es la tercera causa principal de muerte evitable y está conectado científicamente a numerosas enfermedades, incluyendo el cáncer de pulmón, enfermedad de corazón, asma y otras enfermedades respiratorias.

Regrese a la Portada