October 19, 2001

Encienda Una Vela
Mons. Jim Lisante
Director, The Christophers

Una Segunda Oportunidad

Ustedes reconocerían su cara inmediatamente. Es un actor que parece tener trabajo siempre. Algo excepcional, pues se trata de una profesión cuyos miembros parecen estar casi siempre desempleados. Los televidentes lo conocen como el Dr. David Hayward, el médico siniestro, lleno de maldad, en la telenovela "All My Children". Su nombre es Vincent Irizarry, y antes de que alcanzara tal popularidad, actuaba en la telenovela "Guiden Light", cuyo trabajo fue seleccionado como candidato para los premios Emmy de televisión. Y también Vincent Irizarry actuó en películas para televisión y cine, una vez haciendo el papel de un esposo abusivo, junto con Sissy Spacek, y también con Clint Eastwood.

Todo esto es el resultado de los esfuerzos de Irizarry desde su niñez. A la edad de once años se interesó en la fotografía. Luego aprendió a tocar el piano, y mientras hacía sus estudios universitarios de música descubrió su talento de actor. Sin duda, Vincent Irizarry es un ejemplo del camino al éxito.

Más aún, en medio de su carrera Vincent se enamoró. se casó y tuvo una hermosa hija. La gente diría que lo tenía todo: dinero, fama y familia. Pero Vincent sabía que no era así. Hace poco vino a nuestro programa de televisión "Christophers Closeup" y nos contó lo superficial que era su vida. Todo lo que tenía se basaba en los valores materiales de este mundo. Carecía de un fundamento espiritual, y cuando finalmente la tormenta se desató (como, tarde o temprano, le ocurre a todo ser humano), Vincente naufragó. A los tres años de haberse casado, su matrimonio fracasó. Y eso lo sacudió profundamente. Había crecido en un hogar donde el matrimonio era para siempre. Sus padres habían atravezado las dificultades de criar a seis hijos, y todos los contratiempos que ocurren en una familia. Vincent no podía entender que él no tuviera la misma estabilidad en su propia vida, en su propio hogar. El divorcio lo dejó deprimido y dolorido. Y se formó un sentido cínico del futuro, convencido de que la felicidad era sólo una ilusión.

Pero felizmente tuvo una segunda oportunidad, y Vincent decidió que esta vez sería diferente. Reconoció que en su primer intento permitió que las cosas, que son importantes según la sociedad, determinaran su estilo de vida. Pero ya no más. Ahora sabía que necesitaba una base más profunda. Y para Vincent esa base era el Señor y las Sagradas Escrituras. Y es así que se unió a un grupo de oración, y rezar y rendirle culto a Dios se convirtieron en parte de su vida diaria. Dios ya no fue un "agregado" sino una verdad central. Vincent se dio cuenta de que la fama y la fortuna no son, en sí mismas, el mal. Sino que depende de lo que uno haga con ellos.

Vincent nos contó que algunos de sus admiradores querían formar un club y un sitio web. Pero el renovado actor pensó que eso era superficial y sin razón de ser. Y se dió cuenta entonces de que la energía de sus admiradores se podía usar para juntar dinero para obras de caridad. Y fue así que autorizó la creación de "Amigos de Vincent Irizarry" para ayudar a una organización llamada "Esperanza para Nueva York". Y ayudando así a personas desamparadas sin vivienda, a enfermos de SIDA y a niños necesitados de educación, Vincent puso su fama a buen servicio.

Vincent ubica esta nueva generosiad totalmente en la fe. Reconoce que, en aquellos años de magnífico éxito, mucha gente no gustaba de él. Y duda que muchos le tuvieran algún cariño. Y no los culpa. Pero dándose cuenta de que hablándole a Dios uno siempre tiene una nueva oportunidad, pues Vincent cambió.

Dios siempre está a nuestro lado, y su misericordia es incondicional. Simplemente tenemos que estar dispuestos a aceptar ese abrazo cariñoso que está siempre allí, esperando que lo busquemos.

Para obtener una copia gratis de ECOS S-223 "Sanando las heridas de la vida", escriba a The Christophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regresar a la Portada