October 18, 2002

Un Marinero Latino que se Convirtió en Maestro Ameniza la Clase Con Historias de Tierras Lejanas

Los maestros son como soldados: prestan servicios en forma diligente para asegurar un mejor mañana. Richard Bermúdez, Sr. entiende esta simple verdad porque él ha vivido ambas vidas. Un ex-operador de radio de primera clase de la Marina de los Estados Unidos, Bermúdez ahora está enseñando el sexto grado en la Escuela Elemental Palmer Way de National City, California.

Bermúdez es uno de varios ex miembros del personal militar que han pasado con éxito a la profesión de maestros con la ayuda de un singular programa militar nacional llamado Troops-To-Teachers (De la Tropa-A-Maestros). Su historia, aunque no es única, es importante e inspiradora.

“Al principio pensé que no podría hacerlo”, explica Bermúdez. “Cuando era joven, admiraba a mis maestros por su dedicación a su profesión y su conocimiento aparentemente infinito. Nunca pensé que podría hacer lo que ellos hacían tan bien”.

Sin embargo, con la ayuda de Troops-To-Teachers, Ber-múdez se dio cuenta que él tenía muchas habilidades que podrían transferirse perfectamente a la profesión de maestro.

“En la Marina, noté que metódicamente entrenaba a mis subordinados y lo hice bien”, continúa Bermúdez. “En poco tiempo, ellos podían hacer casi sin error lo que les enseñaba. La mayoría de estas personas apreciaron la manera en que les demostré cómo hacer sus trabajos. Esto fue una señal que por ahí yo tenía la paciencia, el conocimiento y las experiencias de vida para convertirme en maestro”.

Además, unirse a la Marina le proporcionó opciones y oportunidades que él no tenía antes. Los viajes a tierras al otro lado de los mares, tales como el Golfo Pérsico, España y las Filipinas, no solamente colmaron a Bermudez con las aventuras que él había soñado antes, sino que también le inculcaron un aprecio por la gente diversa. Estas experiencias le han servido mucho en el salón de clase.

“Puesto que me asignaron al exterior, llegué a entender las diferentes culturas, algunas de las cuales están representadas en mi salón de clase”, explica Bermúdez, cuyos estudiantes son predominantemente de origen mexicano y filipino. “Algunos de los lugares que estudiamos yo ya los he visitado y experimentado. En uno de mis viajes fuí personal activo a bordo de un portador nuclear, el USS Enterprise, durante su viaje alrededor del mundo. Estas aventuras hacen que mis lecciones tomen vida en el salón de clase”.

El año pasado, Bermúdez tuvo el honor de conocer a la Primera Dama Laura Bush durante una visita a las bases militares de California. La Primera Dama rindió homenaje al personal militar que se había pasado a la profesión de maestro.

“Mi mayor desafío es convertir lo negativo en positivo y lograr que mis estudiantes estén preparados para conquistar sus miedos; para convertirlos en mejores estudiantes ahora y padres responsables y contribuidores duraderos de la sociedad en el futuro”.

Debido a la seria falta de maestros capacitados que enfrenta el estado, la contratación de personas como Bermúdez que desean cambiar de carrera para convertirse en maestros es más vital que nunca. En la próxima década, California necesitará contratar a 195,000 personas para que se desempeñen como maestros en el sistema escolar público del jardín de infantes al grado doceavo.

En honor al Mes de la Herencia Hispana, del 15 de septiembre al 15 de octubre, el Centro para las Carreras Docentes de California se está asociando con Troops-To-Teachers para reconocer a las personas dedicadas que continúan prestando servicios a su patria a través de la enseñanza. Durante la campaña “Latinos en Acción, Enseñando para un Futuro Mejor”, se destacará a cuatro ex militares que ahora enseñan en el sistema del jardín de infantes al grado doceavo. Además, se distribuirá a las escuelas, organizaciones comunitarias y bibliotecas locales un marcador de libros conmemorativo.

Return to the Frontpage